Anuncio
Share

El color de la autoridad: Policía de San Diego y agentes del sheriff atacan desproporcionadamente a las minorías

Agentes del Departamento de Policía de San Diego realizan una parada de tráfico
Agentes del Departamento de Policía de San Diego realizan una parada de tráfico en El Cajón Boulevard el 23 de junio de 2020 en San Diego.
(Sam Hodgson / The San Diego Union-Tribune)

Negros, latinos y nativos americanos se llevan la peor parte de los prejuicios raciales en la policía local

Mucho antes de que las protestas estallaran en todo el condado de San Diego por la muerte de George Floyd, un hombre negro que murió el pasado mes de mayo después de que un agente de policía de Minneapolis se arrodillara sobre su cuello durante casi nueve minutos, los líderes de la comunidad han pedido a los agentes policiales locales que aborden las persistentes disparidades raciales en la actuación policial.

Durante años, un estudio tras otro ha demostrado que las personas de color —especialmente los negros— son parados, registrados y detenidos en mayor proporción que sus homólogos blancos.

Racial breakdown of police, deputy stops

Anuncio

Un nuevo análisis realizado por The San Diego Union-Tribune de casi 500 mil paradas a conductores y peatones realizadas por la policía de San Diego y los agentes del sheriff muestra que las dos agencias policiales más importantes del condado tienen trabajo que hacer para ganarse la confianza de las comunidades minoritarias.

Casi una de cada cinco paradas iniciadas por el Departamento de Policía de San Diego desde julio de 2018 hasta diciembre de 2020 involucró a personas negras, a pesar de que representan menos del 6 por ciento de la población de la ciudad, mostró el análisis.

Los oficiales de San Diego también fueron más propensos a usar la fuerza en grupos minoritarios, incluidos los negros y los latinos, que los blancos, mientras que los agentes del sheriff fueron más propensos a usar la fuerza en los nativos americanos.

Ambos departamentos registraron a los negros y a los nativos americanos en mayor proporción que a los blancos. Según los datos del departamento del sheriff, estos dos grupos minoritarios tenían menos probabilidades de que se les encontrara contrabando que a los blancos que fueron registrados.

Anuncio
Percentage of people who were searched where contraband was found by race/ethnicity

La policía de San Diego también detuvo a nativos americanos, negros, isleños del Pacífico y latinos en mayor proporción que a los blancos.

Las dos mayores agencias policiales del condado de San Diego no son una anomalía.

Las personas negras en toda California fueron detenidas en más del doble de su proporción de la población en 2019, según los datos estatales. Y los negros, los latinos y los nativos americanos fueron todos registrados en tasas más altas a pesar de ser encontrados con contrabando con menos frecuencia que los blancos.

Anuncio

Los negros y los latinos en todo el estado también tuvieron más probabilidades de que se usara la fuerza contra ellos que los blancos, muestran los datos.

Christie Hill, subdirectora de defensa de la Unión Americana de Libertades Civiles de los condados de San Diego e Imperial (ACLU), dijo que el análisis del Union-Tribune “afirma lo que los miembros de la comunidad han estado diciendo durante años acerca de experimentar un tipo diferente de vigilancia policial en comparación con los blancos en nuestra región”.

Hill dijo que, aunque los estudios son útiles, los responsables políticos deben actuar.

“Hay ira, una ira justificada, por la falta de acción, no solo por parte de las fuerzas del orden, sino también de nuestros líderes electos, porque hubo estudios realizados a principios de la década de 2000 que encontraron disparidades en la forma en que la policía realizaba las paradas de tráfico”, dijo.

Anuncio

Los departamentos de policía locales han llevado a cabo algunas reformas, sobre todo desde los disturbios que se produjeron en todo el país la pasada primavera.

Inmediatamente después del asesinato de Floyd, todos los departamentos del condado prohibieron una controvertida sujeción del cuello conocida como sujeción carotídea. Esta táctica, destinada a someter a los sospechosos cortando el flujo de oxígeno a sus cerebros, se utilizaba de forma desproporcionada en personas de raza negra, según publicó previamente el Union-Tribune.

La policía de San Diego también reconfiguró el equipo de supresión de pandillas del departamento, en parte para reducir el impacto de la saturación de patrullas, que inundan ciertos barrios con agentes. La policía también ha adoptado nuevas políticas que limitan la actuación de los agentes durante las protestas.

Anuncio

Aun así, según los líderes de la comunidad, el sheriff y los jefes de policía del condado de San Diego se han abstenido de realizar cambios que aborden más directamente las disparidades raciales en la aplicación de la ley.

Grupos de supervisión como el Consejo Asesor de la Comunidad de la ciudad de San Diego y la ACLU de los condados de San Diego e Imperial han instado a las agencias de policía a prohibir los registros por consentimiento, cuando los agentes piden registrar a alguien a pesar de no haber pruebas de delito.

Los funcionarios de la policía de San Diego dijeron que sus normas de registro por consentimiento están siendo revisadas.

Los grupos comunitarios también quieren que la policía suspenda las paradas de pretexto, cuando los agentes utilizan cosas como infracciones de tráfico menores para detener a los conductores y registrar sus vehículos. Es una técnica que la policía ha defendido en el pasado como una importante herramienta de investigación.

Anuncio

“La gente no ha estado marchando y acudiendo a las reuniones del ayuntamiento para hablar durante 10 horas porque quieren que se cambie un aspecto de lo que se está haciendo”, dijo Hill. “La gente quiere ver una transformación en la forma en que nuestras ciudades están respondiendo a la seguridad pública y redefiniendo lo que eso significa”.

Para la ACLU y otros, esa transformación empieza por reducir el papel de la policía e invertir en soluciones de base comunitaria.

También significa diversificar aún más la plantilla de las fuerzas del orden. El Departamento de Policía de San Diego es un 59 por ciento blanco; el Departamento del Sheriff es un 54 por ciento blanco, muestran los registros.

Police academy graduates listened to San Diego police Chief David Nisleit last year.
En una ceremonia de graduación en el MCAS Miramar el año pasado, un grupo de nuevos graduados de la academia de policía escuchan al jefe de policía de San Diego David Nisleit (cerca de la derecha, sosteniendo un papel). A la izquierda de Nisleit está el exalcalde de San Diego, Kevin Faulconer. La generación de 58 nuevos oficiales juramentados marcó la mayor clase de graduados del departamento de policía en 25 años.
(Cortesía de la ciudad de San Diego)

Anuncio

El capitán de la policía de San Diego, Jeffrey Jordon, reconoció que la parcialidad de los agentes contribuye, en parte, a las disparidades policiales. Cuando se produce una parcialidad explícita, dijo, el departamento se compromete a tomar medidas correctivas inmediatas para eliminar ese comportamiento.

Jordon también dijo que los factores que escapan al control de los agentes son más responsables de las discrepancias raciales en la vigilancia policial que la parcialidad: situaciones como la falta de vivienda, las enfermedades mentales y la actividad delictiva.

“Yo no pondría la parcialidad de los agentes a la cabeza de la lista”, dijo. “Creo que hay otros factores de riesgo que tienen lugar y que causan impactos dispares en mucha mayor medida que los interpersonales”.

Anuncio

Patrullas de esclavos

Como la evidencia de la disparidad persiste, algunos expertos argumentan que las comunidades minoritarias no deberían tener que demostrar que los prejuicios raciales son la causa de esas discrepancias en los datos, sobre todo cuando la historia de la labor policial es profundamente racista.

Después de todo, la actividad policial en Estados Unidos se originó poco después de la revolución, cuando los sureños blancos se preocuparon por las rebeliones entre sus comunidades de esclavizados.

Los propietarios de las plantaciones organizaron las denominadas patrullas de esclavos para perseguir a los fugitivos, disuadir cualquier intento de rebelión y mantener la disciplina, según el historiador Gary Potter, de la Eastern Kentucky University.

“La historia del trabajo policial en el sur surge de esta temprana fascinación, por parte de los patrulleros blancos, por lo que hacían los esclavos afroamericanos”, escribió Potter. “La mayor parte de las actividades policiales eran, por definición, patrulleros blancos que vigilaban, atrapaban o golpeaban a los esclavos negros”.

Anuncio

Jack Glaser, profesor de la UC Berkeley y experto en la elaboración de perfiles raciales, dijo que una ola de profesionalización se extendió por los organismos policiales estadounidenses en la década de 1970, pero probablemente no erradicó los prejuicios en las filas.

Afirmó que los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley tienen que demostrar más plenamente que están trabajando para mejorar.

“La carga de la prueba no debería recaer en las personas que sostienen que hay prejuicios raciales” en la labor policial, dijo Glaser. “Creo que, como mínimo, debería haber una carga de la prueba igual y que las pruebas de disparidad deberían tomarse muy en serio”.

Utilizar los datos para sacar a la luz disparidades de larga duración en la aplicación de la ley es bastante sencillo. Es más difícil determinar si las desigualdades se derivan de la parcialidad o la animadversión de los agentes y los ayudantes.

Anuncio

A lo largo de los años, los investigadores han desarrollado pruebas para ayudar a identificar cuándo los prejuicios raciales juegan un papel en la policía local. Por ejemplo, el examen de las personas a las que los agentes deciden registrar con más frecuencia y la comparación de esos datos con los de las personas a las que se les encuentra más a menudo con contrabando, puede indicar la existencia de prejuicios.

Pero los expertos advierten de que incluso las pruebas estadísticas diseñadas para identificar los prejuicios pueden no ser precisas, aunque haya pruebas que sugieran la existencia de prejuicios.

La prueba veil of darkness o velo de oscuridad, por ejemplo, es utilizada por los investigadores de justicia penal de todo el país. Trata de identificar los perfiles raciales determinando si los agentes paran a los conductores de determinadas etnias con más frecuencia durante las horas de luz —cuando la raza es presumiblemente más visible— que al anochecer.

El análisis del veil of darkness hecho por el Union-Tribune de los datos de la policía y el sheriff de San Diego encontró pocas evidencias de prejuicios raciales manifiestos.

Anuncio

Por ejemplo, los conductores asiáticos fueron detenidos por los agentes del sheriff desde julio de 2018 hasta junio de 2020 con una frecuencia ligeramente mayor durante el día, mostró el análisis. Pero los expertos dijeron que no estaba claro si eso era atribuible al sesgo o a algún factor desconocido.

Las luces de la calle, por ejemplo, podrían permitir a los agentes observar la raza de una persona por la noche.

Los agentes también pueden hacer perfiles raciales de diferentes maneras al anochecer, haciendo suposiciones sobre la raza de una persona basándose en el auto que conduce, el barrio en el que se encuentra o la hora del día en que se produce la parada. Ninguna de estas tendencias puede reflejarse en los datos.

El exceso de vigilancia en las comunidades de color —que a menudo se traduce en una cantidad desproporcionada de actividad policial— también puede enmascarar los hallazgos de la prueba veil of darkness, dijo Glaser.

Anuncio

“La ausencia de disparidad es una prueba muy débil de la ausencia de prejuicio, y eso se debe en parte a que la policía puede hacer inferencias sobre la raza de los conductores en la oscuridad, por lo que la prueba no es pura en ese sentido”, dijo.

El profesor de UC Berkeley dijo que la encuesta sobre el veil of darkness es una prueba muy inteligente que ha sido cuidadosamente desarrollada por personas inteligentes.

“Es útil, pero, a fin de cuentas, es propensa a los falsos negativos”, dijo Glaser.

Cambiar la disparidad

Los resultados engañosos son una de las muchas razones por las que los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley deben prestar mucha atención a las disparidades estadísticas en las identificaciones policiales y otras actividades, independientemente de que se encuentren pruebas de prejuicios, dicen los investigadores.

Anuncio

Kent Lee es copresidente de la Coalición de Asiáticos e Isleños del Pacífico de San Diego, un grupo que se formó para denunciar el comportamiento racista hacia los asiáticos e isleños del Pacífico durante la pandemia.

Dijo que la posibilidad de prejuicio que se observa en los resultados del veil of darkness del Departamento del Sheriff no era particularmente sorprendente y señaló que muchas comunidades de color han trabajado durante años para llamar la atención sobre los niveles desiguales de la policía en sus barrios.

“Sabemos que los incidentes de prejuicio ya existen con regularidad, y solo es cuestión de que los veamos o no”, dijo Lee.

Algunos prejuicios fueron especialmente evidentes durante la pandemia, añadió.

Anuncio

Mucho antes de que se emitiera la orden estatal de permanencia en casa el pasado mes de marzo, los negocios propiedad de asiáticos e isleños del Pacífico vieron cómo se agotaban sus ingresos a medida que la preocupación por el coronavirus se extendía por todo Estados Unidos, dijeron los grupos empresariales locales.

Los asiáticos y los isleños del Pacífico también denunciaron haber sido víctimas de actos racistas y xenófobos.

“Creo que un estudio como éste es importante no solo para que la comunidad lo entienda, sino que también es una oportunidad para que las fuerzas del orden miren hacia dentro y vean qué oportunidades tienen para abordar los prejuicios o las disparidades”, dijo Lee. “Creo que, al final del día, todos deberíamos ver como algo beneficioso cuando hay una oportunidad de mejorar las prácticas y mejorar nuestras percepciones”.

Lee dijo que los dirigentes de las fuerzas del orden se han esforzado por acercarse a las comunidades minoritarias a lo largo de los años, tanto para diversificar sus propias fuerzas como para establecer relaciones más sólidas. Pero aún queda mucho trabajo por hacer, dijo.

Anuncio

Varias organizaciones y grupos de defensa están trabajando para ayudar a las fuerzas del orden a eliminar los prejuicios implícitos y manifiestos en sus filas.

Tanto el departamento de policía como el del sheriff de San Diego se han asociado con el Center for Policing Equity, una organización sin ánimo de lucro de la Universidad de Yale que utiliza datos para ayudar a los organismos policiales a identificar y eliminar los prejuicios.

Chris Burbank es el vicepresidente de estrategia policial del centro y antiguo jefe de policía de Salt Lake City, Utah. No quiso hablar de los resultados específicos del trabajo de su organización con los departamentos de policía y del sheriff de San Diego, pero dijo que el centro ve muchas de las mismas disparidades cuando se asocia con los departamentos.

“Creo que tenemos que empezar a decir: ‘Aquí está la disparidad. Ahora, ¿cómo cambiamos esa disparidad?’” dijo Burbank.

Anuncio

La reducción de los prejuicios en la aplicación de la ley comienza con el reconocimiento del problema y la adopción de estrategias y políticas para eliminarlo, dijo.

“Es muy específico para la dirección que se da a los agentes de policía, la forma en que patrullamos (y) donde estamos haciendo la aplicación de la ley”, dijo Burbank. "¿Cómo podrían los departamentos no hacer nada al respecto?”.

Y eso son solo los primeros pasos.

Cuando las estadísticas muestran dónde y cuándo se producen los prejuicios raciales, los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley y los líderes de la comunidad deben trazar juntos un camino a seguir, dijo Burbank.

Anuncio

En la mayoría de los casos, esto comienza con un análisis riguroso de los datos.


Anuncio