Advertisement
Share

Más de 80 réplicas por el sismo en Los Ángeles el lunes, pero “no produce señales de alarma”

A long crack splits the sidewalk at the Discovery Well Park in the SeaCliff area of Huntington Beach
Una grieta de un terremoto de 2014 divide la banqueta en Huntington Beach sobre la falla de Newport-Inglewood, la más cercana a donde ocurrió el evento del lunes.
(Allen J. Schaben / Los Angeles Times)

Cada vez que la tierra tiembla en California, los residentes no pueden evitar preguntarse: ¿Es este el Grande?

El grupo de sismos del lunes, que incluyó uno de magnitud 4.0 cerca de Inglewood, no ayudó mucho a calmar esos nervios. Los expertos dicen que el pánico no es necesario, pero la preparación nunca está de más. Esto es lo que sabemos sobre los últimos temblores de Los Ángeles.

Llegaron en grupo

Los primeros movimientos de tierra comenzaron a las 4:15 a.m., cuando se produjeron tres sismos cerca de Inglewood: uno de magnitud 2.1, otro de 2.4 y un tercero de 3.0, todos a unas tres millas entre sí, según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés).

Advertisement

El sismo más grande, de magnitud 4.0, se produjo cerca de Inglewood a las 4:44 a.m. y se sintió en todo el sur de California. Los residentes cercanos describieron fuertes sacudidas, con reportes de algunos libros y marcos de fotos cayendo de los estantes.

Hubo réplicas

En 24 horas, más de 80 réplicas sacudieron el área de Inglewood y Lennox, según el USGS. Aunque eso parece mucho, no es motivo de alarma, señaló el geofísico Don Blakeman del Centro Nacional de Información de Terremotos del USGS en Colorado.

“No produce señales de alarma”, dijo Blakeman. “No es inusual tener un grupo de terremotos casi todos pequeños”.

Advertisement

Cuanto más grande es el sismo, más duran las réplicas, señaló Blakeman. El terremoto de magnitud 7.1 en Ridgecrest de 2019 todavía produce algunas ocasionalmente.

La mayoría de las réplicas en el área de Inglewood hasta ahora han tenido una magnitud menor a 2.0.

“Un grupo como este no necesariamente indica que va a suceder algo grande y terrible, pero siempre hay una pequeña, mínima posibilidad, ya que en realidad no podemos predecir terremotos”, explicó Blakeman. “No podemos decirle con certeza qué va a pasar”.

Eran más profundos de lo habitual

Advertisement

El impacto principal fue “bastante profundo para California”, a unas 12 millas de fondo, indicó Paul Caruso, geofísico del Centro Nacional de Información sobre Terremotos del USGS.

Caruso señaló que los terremotos en el área de Los Ángeles suelen tener una profundidad de aproximadamente tres millas. Pero 12 millas está lejos de ser lo más hondo; los terremotos en Fiji y en otros lugares pueden llegar a tener una profundidad de 300 millas.

“Cuanto más profundo es el terremoto, menos fuerte lo siente la gente, porque están potencialmente más lejos de donde se libera la energía”, expuso Caruso.

Probablemente no estaban en una falla importante

Advertisement

Poco después del sismo, la experta Lucy Jones escribió en Twitter que el terremoto de 4.0 probablemente no se produjo en una falla mapeada porque tenía un mecanismo de empuje.

Robert Graves, un geofísico investigador del Centro de Ciencias de Terremotos del USGS, con sede en Pasadena, explicó: La falla de Newport-Inglewood, la más cercana al terremoto del lunes, es una falla de deslizamiento, lo que significa que los dos lados se mueven lateralmente durante un temblor. Este sismo tuvo un mecanismo de empuje, que ocurre cuando el movimiento de una falla se desliza sobre otra.

“Basado en eso, aunque estaba muy cerca de la falla de Newport-Inglewood, parece que probablemente esté en una estructura de falla subsidiaria, o algún tipo de estructura de falla secundaria”, explicó Graves.

Una forma sencilla de entenderlo es imaginar una rajadura en el parabrisas de un automóvil.

Advertisement

“Puede haber una gran rajadura principal, pero podría haber pequeñas aberturas secundarias aquí y allá”, señaló Graves, “y ese es el tipo de falla en la que probablemente se encuentre”.

Puede que hayan molestado a sus mascotas

Los animales a veces pueden sentir cuándo está a punto de producirse un temblor. Las primeras ondas que llegan de un sismo, las ondas P, son las más rápidas. Las ondas S, las subsecuentes, son las que provocan el temblor.

Esto podría explicar por qué algunos animales y personas parecen sentir que algo anda mal momentos antes de que comience el movimiento de tierra.

Advertisement

“A veces, lo que sucede, especialmente con los perros, es que la primera onda P es muy débil, pero en ocasiones se puede sentir”, señaló Blakeman. “Y luego lo que percibes como el terremoto es realmente la próxima serie de ondas que llegan”.

Son un recordatorio para estar preparado

Incluso si no sintió este pequeño terremoto, nunca se sabe cuándo va a golpear el Grande.

Prepárese siguiendo nuestra guía de cinco pasos de preparación para terremotos y construyendo un equipo de emergencia.

Advertisement

“Suena como un disco rayado, pero es cierto”, señaló Graves. “Tome esto como un recordatorio de que hay fallas activas y que ocurrirán grandes terremotos. Hay que estar preparado”.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí.


Advertisement