Anuncio
Share

En California siguen muriendo los trabajadores esenciales

Los investigadores encontraron un exceso significativo de mo
Los investigadores encontraron un exceso significativo de mortalidad entre los trabajadores de primera línea debido al COVID-19.
(Justin Sullivan/Getty Images)

En California y, a lo largo y ancho de Estados Unidos, la comunidad latina ha sido la mas afectada por la pandemia, y mucha de esta sigue muriendo a pesar de la baja en el números de casos de COVID-19 en varios estados.

Las familias y los activistas creen que las muertes pueden frenarse, si se aplica un estándar temporal de emergencia COVID-19 de forma rigurosa.

En California, por ejemplo, los investigadores encontraron un exceso significativo de mortandad entre los trabajadores de primera línea debido al COVID-19, un aumento del 39% en la mortalidad entre los trabajadores de la agricultura y la alimentación, un incremento del 28% entre los trabajadores de instalaciones y un alza del 27% entre los trabajadores de transporte / logística.

Anuncio

Las personas negras, latinas y nativas tienen más probabilidades de infectarse, más posibilidades de morir a causa de la enfermedad y están sobrerrepresentadas en las ocupaciones de primera línea donde los trabajadores se encuentran en mayor riesgo, se dio a conocer en una Manifestación Nacional virtual este 29 de abril para observar la Semana Conmemorativa de los Trabajadores.

Los activistas de seguridad dijeron que una nueva Norma Temporal de Emergencia COVID-19 (ETS) salvará vidas, pero debe ser “rápidamente aprobada y aplicada rigurosamente”.

La nueva norma requerirá que todos los empleadores creen planes de protección de COVID-19 con participación completa de sus trabajadores. La norma fue transmitida el 28 de abril por la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional de Estados Unidos (OSHA) a la Casa Blanca, para que lo revise la Oficina de Administración y Presupuesto (OMB).

Anuncio

“El movimiento de salud y seguridad ha estado luchando por una norma de COVID obligatoria en el lugar de trabajo desde que comenzó esta pandemia”, dijo Jessica Martínez, codirectora ejecutiva del Consejo Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional (COSH Nacional), que organizó la conmemoración nacional.

“Llevar el ETS a la Casa Blanca es una gran victoria; ahora tenemos que asegurarnos de que esta norma que salva vidas se apruebe rápidamente y se aplique rigurosamente”, dijo Martínez.

“Los trabajadores se van a casa al final de cada turno, por lo que, a menos que estemos seguros en el trabajo, tampoco lo estaremos en el hogar”, agregó.

Anuncio

Varios trabajadores afectados en toda la nación por la experiencia de perder a seres queridos dieron sus testimonios, que pudieron haber sido evitados.

“En el transcurso del año pasado, todas las enfermeras y trabajadores de la salud de mi unidad contrajeron Covid-19", reveló Pascaline Muhindura, enfermera del Centro Médico de Investigación de HCA en Kansas City, y miembro del Sindicato Nacional de Enfermeras. “Eso incluye a mi querida compañera de trabajo, Celia Yap Banago, quien murió en abril pasado después de atender a un paciente con COVID-19 en mi centro”, expuso la enfermera.

Jenifer Enamorado Ayala, recordando la caída evitable que le quitó la vida a su hermano Gustavo “Kike” Ramírez, de 16 años, en un sitio de construcción de Nashville el 23 de junio de 2020, expuso que Ramírez nunca recibió un arnés de seguridad de su empleador.

Anuncio

“Fue hace diez meses y todavía pienso en él todos los días”, dijo Ramirez. “Estamos luchando ahora para que el trabajo de todos sea más seguro, para que ninguna otra familia tenga que sufrir este tipo de tragedia”, manifestó Enamorado Ayala, quien se ha asociado con Dignidad Obrera en Nashville para reformar el código de construcción de la ciudad.

Hugo Flores, quien sobrevivió a una fuga mortal de nitrógeno líquido que cobró seis vidas en una planta avícola de Food Foundation Group en Gainesville, GA, describió una tragedia evitable, un intento de silenciar a una fuerza laboral mayoritariamente inmigrante y un empleador que trata a los trabajadores como prescindibles.

Las quejas de los trabajadores ante OSHA aumentaron en un 20% en 2020 en comparación con 2019, pero las inspecciones de seguridad se redujeron en un 50%.

Anuncio

“La pandemia de COVID-19 ha expuesto las consecuencias de la discriminación y la exclusión”, manifestó Martínez. “Al mismo tiempo, es una enfermedad que ha asolado a todas las comunidades en cualquier rincón del país. La forma de enfrentar este y otros peligros en el lugar de trabajo es unirnos, organizarnos y exigir que los espacios donde trabajamos sean lo seguro que nos merecemos”.

“Riesgos mortales, fallas costosas” está disponible en NationalCOSH.org.


Anuncio