Anuncio
Share

California lista para cancelar decenas de acciones de emergencia contra el COVID-19

Shoppers on S. Catalina Avenue in the Riviera Village  area of Redondo Beach
Clientes en South Catalina Avenue, en la zona de Riviera Village de Redondo Beach, el mes pasado.
(Jay L. Clendenin/Los Angeles Times)

California ha finalizado los planes para su plena reapertura económica, prevista para la próxima semana, comenzando el proceso de deshacer más de un año de restricciones y acciones de emergencia relacionadas con la pandemia, mientras continúa los esfuerzos para persuadir a los escépticos y reacios a vacunarse.

A partir del martes, el estado eliminará la mayoría de las restricciones restantes y relajará significativamente las normas del uso de mascarilla para los vacunados, dos esfuerzos significativos que han sido posibles gracias a la constante disminución de casos de COVID-19.

Y las autoridades dijeron el viernes que el gobernador Gavin Newsom también comenzará a rescindir docenas de medidas de emergencia que impuso por orden ejecutiva en respuesta a la pandemia, un proceso que se desarrollará durante varios meses.

El doble impacto de la reapertura y la relajación de las normas no sería posible “si no fuera por todo su duro trabajo, su resistencia, el notable esfuerzo que todos ustedes han hecho en el transcurso del último año”, según Newsom.

Anuncio

“Quiero dar las gracias a 40 millones de californianos por lo que han soportado, por el estrés y la ansiedad, por el miedo que mucha gente tenía”, dijo durante una sesión informativa el viernes. “Ha sido un momento muy difícil para todos, y estoy muy emocionado de que estemos donde estamos”.

California está ahora al borde de su vuelta a la normalidad más importante desde que comenzó la pandemia.

Las restricciones de capacidad relacionadas con el coronavirus y los requisitos de distanciamiento físico se levantarán en casi todas las empresas y otras instituciones a partir del martes.

Atrás quedará el sistema de niveles codificados por colores que durante meses mantuvo a los condados en vilo mientras esperaban noticias sobre la amplitud de la reanudación de las actividades. Los negocios que han funcionado durante mucho tiempo a una capacidad inferior a la completa podrán abrir sus puertas.

Anuncio

Y los californianos que estén totalmente vacunados contra el COVID-19 podrán desprenderse de sus mascarillas en la mayoría de las situaciones no laborales.

Pero mientras que las restricciones han dominado los titulares, las acciones ejecutivas de Newsom también han tenido un amplio impacto en las vidas de los californianos, aunque de manera no siempre evidente.

Newsom ha emitido 58 órdenes ejecutivas desde principios de marzo de 2020, cuando declaró el estado de emergencia debido al brote.

Estas órdenes permitieron que los gobiernos locales se reúnan y celebren audiencias por vía electrónica, suspendiendo la ley estatal que exige que esas reuniones estén físicamente abiertas al público, han proporcionado prórrogas para que las empresas declaren los impuestos estatales y han exigido a los distritos escolares que sigan pagando a los profesores y al personal, aunque los campus se encuentren cerrados y los alumnos estén bajo aprendizaje a distancia.

Anuncio

También prohibió que las agencias de agua cortaran el servicio a los clientes por no pagar sus facturas, permitió que los matrimonios se celebraran por videoconferencia y proporcionó protecciones de responsabilidad al personal sanitario que administraba las vacunas COVID-19. Ann Patterson, secretaria de asuntos legales de Newsom, dijo que la administración ha estado evaluando las disposiciones para determinar cuáles deben continuar y cuáles pueden terminar.

Muchas de las órdenes ejecutivas de Newsom tienen múltiples disposiciones que afectan a una variedad de agencias y servicios estatales. Docenas de ellas ya han expirado o han sido sustituidas por medidas legislativas. Pero la mayor parte aún permanece.

La mayoría serán rescatadas por Newsom el 30 de junio, incluyendo una exención de licencia para los fabricantes de California que producen bienes críticos necesarios para la respuesta a la pandemia. Otras, como la exención que permite la celebración de reuniones gubernamentales por Internet, seguirán vigentes hasta el 30 de septiembre.

El estado de emergencia oficial que Newsom declaró el 4 de marzo en respuesta a la pandemia seguirá vigente. Esa declaración se convirtió en la base de las casi cinco docenas de órdenes ejecutivas que Newsom emitió en los meses siguientes.

Anuncio

Los estados de emergencia se utilizan con frecuencia como respuesta a los incendios forestales o a las catástrofes naturales y son una de las herramientas que garantizan el acceso rápido a los recursos y al dinero en efectivo, incluidos los fondos para catástrofes proporcionados por el gobierno federal, así como los esfuerzos de recuperación a más largo plazo.

“La respuesta y la recuperación de las catástrofes no es algo lineal”, dijo Alex Pal, consejero jefe de la Oficina de Servicios de Emergencia del gobernador. “A menudo hay impactos continuos a más largo plazo que requieren que se mantenga el estado de emergencia”.

Algunas de las acciones de emergencia de Newsom perdurarán por un tiempo indeterminado, incluyendo una disposición que permite a algunos trabajadores de farmacia administrar vacunas.

Si bien el camino hacia la reapertura de California ha sido, como mínimo, complicado -dos intentos anteriores, la primavera y el otoño pasados, finalmente tuvieron que ser abandonados tras los correspondientes aumentos de infecciones, hospitalizaciones y muertes-, las autoridades y muchos expertos en salud confían en que el estado pueda evitar un destino similar esta vez.

Anuncio

California lleva varios meses registrando una de las tasas de casos de coronavirus más bajas del país, y ahora disfruta de un nivel de cobertura vacunal relativamente sólido.

Se han administrado casi 40 millones de vacunas COVID-19 en todo el estado, y el 68.5% de los californianos elegibles -de 12 años en adelante- han recibido al menos una dosis, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades federales.

Sin embargo, esa cobertura no es uniforme en todo el estado, y las autoridades señalan que las zonas o comunidades menos vacunadas seguirán siendo más vulnerables a los brotes.

“Nos encantaría que todos los californianos tomaran la decisión de vacunarse, pero también somos realistas en cuanto a la cantidad de personas que simplemente no están interesadas. No lo ven como una alternativa para ellos”, dijo el Dr. Mark Ghaly, secretario de salud y servicios humanos de California, durante una conversación virtual organizada por el Instituto de Políticas Públicas de California.

Anuncio

“Y hemos hecho un tremendo esfuerzo, con gran éxito, para conseguir que personas que podrían haber permanecido más tiempo al margen si no se les hubiera prestado la atención personal: responder a sus preguntas, llamar a su puerta, hacerlo conveniente y fácil”.

Entre los esfuerzos más visibles del estado se encuentra su recientemente lanzada lotería de vacunas COVID-19, cuyos últimos ganadores fueron seleccionados el viernes mediante un sorteo aleatorio.

En total, 30 californianos han sido seleccionados para ganar 50.000 dólares cada uno como parte del programa Vax for the Win. Los sorteos culminarán el martes con la selección de 10 ganadores del gran premio, cada uno de los cuales se llevará a casa 1.5 millones de dólares.

“Esto te incluye o no te incluye”, dijo Newsom. “Esa decisión la tomarás tú mismo. Los animo a que, si están indecisos, salgan y se vacunen antes del martes”.

Anuncio

Cualquier residente de California que haya recibido al menos una dosis de la vacuna entra automáticamente en el sorteo de los premios en efectivo, aunque el dinero no se pagará hasta que el ganador haya completado su serie de vacunación.

Las autoridades han dicho que el objetivo del programa de incentivos es sencillo: ganar al mayor número posible de rezagados y acercar al estado al nivel de inmunidad colectiva necesaria para derrotar finalmente la pandemia de COVID-19.

Tener una amplia franja de la población inoculada, dicen los funcionarios, ayudará a blindar a California contra cualquier posible nueva oleada.

“Esta enfermedad no se extingue sola”, manifestó Newsom. “Tenemos que trabajar para aumentar estas tasas de vacunación, y debemos seguir trabajando para asegurarnos de que se hace de manera equitativa”.

Anuncio

No todas las restricciones desaparecerán el martes. Aquellos que no estén totalmente vacunados tendrán que seguir llevando la mascarilla en los negocios y otros lugares públicos cerrados. Y todo el mundo, independientemente de su estado de vacunación, tendrá que utilizar cubierta facial mientras esté en centros de tránsito o a bordo del transporte público; en entornos sanitarios y centros de atención a largo plazo; en el interior de escuelas K-12, guarderías u otros entornos juveniles; en refugios para personas sin hogar, refugios de emergencia y centros de refrigeración; y en centros penitenciarios y de detención.

Los organizadores de eventos en recintos cerrados con más de 5.000 personas, como un partido de baloncesto, también estarán obligados a verificar que los asistentes están totalmente vacunados o han dado negativo en las 72 horas posteriores al inicio del evento.

Lo mismo se recomendará, pero no se exigirá, a los organizadores de eventos al aire libre con más de 10.000 asistentes. En esos casos, los locales tendrán la opción de permitir a los asistentes no vacunados y no sometidos a pruebas, siempre que lleven puesta su mascarilla en todo momento.

Los lugares de trabajo también seguirán estando sujetos a las normas pertinentes establecidas por la División de Seguridad y Salud Ocupacional de California, o Cal/OSHA.

Anuncio

Como subrayó Ghaly el viernes, “muchas cosas cambian” a partir del 15 de junio, “pero no nuestra vigilancia”.

“El 15 de junio significa, para mí, una gran palmadita en la espalda a tantos californianos por hacer sacrificios, ya sabes, por aguantar los golpes en algo que nunca hemos visto antes, al menos en nuestra vida”, dijo.

El redactor del Times Rong-Gong Lin II contribuyó a este informe.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio