Anuncio
Share

La variante Delta se extiende en California mientras la batalla contra el COVID-19 entra en una fase incierta

Barbara Ferrer wears a mask while speaking to the driver of a car
La variante Delta supone un gran riesgo para quienes siguen sin vacunarse, afirma la directora de Salud Pública del condado de Los Ángeles, Bárbara Ferrer.
(Francine Orr / Los Angeles Times)

La variante Delta del coronavirus está comenzando a extenderse en California, ofreciendo un adelanto de cómo va a cambiar la batalla contra la pandemia a medida que las autoridades se mueven para proteger a una minoría, cada vez más reducida, que sigue en riesgo por no haber sido vacunada.

La variante Delta puede ser dos veces más transmisible que la cepa convencional. Pero California y el resto del país están mucho más protegidos que nunca contra el COVID-19. California tiene una de las tasas de vacunación más altas del país, y Estados Unidos tienen una de las tasas de inoculación per cápita más altas del mundo.

Y se cree que las vacunas disponibles en EE.UU son eficaces contra la variante Delta, como lo han sido para todas las variantes conocidas. Pero eso sigue dejando a decenas de millones de personas sin vacunar potencialmente vulnerables.

“Si estás vacunado, no pasará nada”, dijo el Dr. George Rutherford, epidemiólogo de la UC San Francisco, sobre la variante Delta. “Si no estás vacunado, estás perdido”.

Las autoridades no esperan otra oleada mortal de COVID-19 similar a las que asolaron el país tres veces en los últimos 15 meses. El riesgo es más bien que la variante Delta arraigue en focos de comunidades no inmunizadas que no se hayan infectado previamente con el coronavirus.

Anuncio

Este es el futuro que esperan los expertos: uno en el que la mayoría de la población, que está vacunada, se encuentra bien protegida contra la peor pandemia del mundo en el último siglo, mientras que los riesgos permanecen para los que no están vacunados.

Ahora, “casi todas las muertes ocasionadas por el COVID-19 son especialmente trágicas”, dijo la Dra. Rochelle Walensky, directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU, “porque casi todos los decesos -especialmente entre los adultos- debidos al COVID-19 son, en este momento, totalmente prevenibles”.

California está especialmente bien situada para hacer frente a la variante Delta, ya que el 73% de los adultos del estado han recibido al menos una dosis de la vacuna -incluso mejor que la respetable tasa nacional del 66%- y porque muchos otros californianos han sobrevivido al COVID-19 de oleadas anteriores.

“No veremos las oleadas que abrumaron nuestro sistema hospitalario”, dijo el doctor Robert Kim-Farley, epidemiólogo médico y experto en enfermedades infecciosas de la Escuela de Salud Pública Fielding de la UCLA. “Simplemente no hay suficientes personas susceptibles en este momento para crear esas magnitudes de aumento”.

En todo el país, el número promedio de nuevos casos de coronavirus notificados diariamente ha descendido a unos 11.000, una de las cifras más bajas desde el comienzo de la pandemia y un descenso del 96% respecto al pico de más de 252.000 casos diarios registrado a principios de enero. En el momento álgido, unos 3.500 estadounidenses morían al día a causa del COVID-19, y ahora, menos de 300 estadounidenses fallecen al día.

El Dr. Anthony Fauci, principal experto en enfermedades infecciosas del gobierno de EE.UU, dijo que no creía que el recuento nacional de muertes diarias se acercara a los picos anteriores.

“No creo... que se vayan a ver cosas como 1.000 muertes al día. Pienso que eso es demasiado. Pero existe el peligro -un peligro real- de que, si persiste la reticencia a vacunarse, se produzcan repuntes localizados”, dijo Fauci. “Todo eso es total y completamente evitable vacunándose”.

Los expertos no esperan que vuelvan las órdenes de permanencia en el hogar que cerraron amplias franjas de la economía debido a la variante Delta, también conocida como B.1.617.2, que fue identificada por primera vez en la India.

“No. Absolutamente no. No, no, no, no”, dijo el Dr. Eric Topol, director del Scripps Research Translational Institute de La Jolla. “No vamos a volver atrás. Las vacunas realmente buenas, muy potentes y seguras, nos han colocado en una posición sólida”.

Ese optimismo es especialmente bienvenido en California, que la semana pasada reabrió por fin su economía tras más de un año de limitaciones y cierres motivados por el coronavirus.

Durante el punto álgido de la oleada del invierno pasado, cerca de 550 californianos murieron diariamente a causa del COVID-19. Ahora, California registra unos 20 decesos diarios por COVID-19.

Pero tan importante como el número de nuevos casos que se registran es el tipo de variantes que se están propagando a través de estas infecciones adicionales. La variante Delta está apareciendo con una frecuencia preocupante, lo que hace saltar las alarmas tanto a nivel estatal como federal.

“La variante Delta es actualmente la mayor amenaza en Estados Unidos para nuestro intento de eliminar el COVID-19", dijo Fauci.

En todo el país, entre el 9 y el 22 de mayo, la variante Delta representó menos del 3% de las muestras de coronavirus secuenciadas genómicamente. Pero entre el 6 y el 19 de junio, esa proporción aumentó a más del 20%.

Reino Unido, donde las autoridades se vieron obligadas recientemente a posponer la reducción prevista de las restricciones de COVID-19 debido a un aumento de los casos de coronavirus, ofrece un ejemplo de precaución sobre la extraordinaria capacidad de infección de la variante Delta.

A finales de marzo solo había un pequeño puñado de casos de la variante Delta en Reino Unido, pero a principios de mayo el número de casos había aumentado hasta un 25%. A mediados de junio, el 95% de los casos estaban relacionados con la variante Delta.

Sin embargo, el reciente aumento de casos y hospitalizaciones en Reino Unido sigue siendo muy leve en comparación con el incremento del invierno. Los casos diarios de coronavirus en Reino Unido se han reducido en más de un 80% con respecto al pico invernal, mientras que el número de personas hospitalizadas con COVID-19 sigue siendo inferior en un 97%.

Aunque se sabe que la variante Delta es considerablemente más infecciosa, los expertos difieren en cuanto a si creen que causa una enfermedad más grave que otras cepas de coronavirus.

Fauci dijo esta semana que la variante está asociada a una mayor gravedad de la enfermedad, como se refleja en el riesgo de hospitalización.

Topol se mostró de acuerdo: “Cada vez hay más jóvenes que se infectan y acaban en el hospital. Eso no es una buena señal”. En cambio, con las cepas convencionales, los jóvenes -que según Topol se refiere a los menores de 40 años- rara vez terminaban en el hospital.

Pero, añadió Topol, no hay pruebas de que la variante Delta tenga más probabilidades de causar la muerte que otras variantes.

Reino Unido sigue informando de menos de 15 decesos diarios por COVID-19 desde principios de mayo, lo que supone un descenso con respecto a las 1.300 muertes por día que se producían en el punto álgido de la pandemia.

No todos están convencidos de que la variante Delta tenga más probabilidades de causar una enfermedad más grave.

Las hospitalizaciones por COVID-19 en Reino Unido están creciendo más lentamente que los nuevos casos, lo que significa que se ha reducido la posibilidad de que una persona infectada sea hospitalizada, dijo la Dra. Mónica Gandhi, experta en enfermedades infecciosas de la UC San Francisco.

Otra señal prometedora, según Gandhi, es que no parece haber un mayor riesgo para los niños pequeños. Los niños pequeños ya son menos propensos a contraer el coronavirus porque tienen muchas menos proteínas llamadas receptores ACE2 en la nariz a las que el coronavirus necesita acceder para infectar el cuerpo.

En California, la variante Delta ha pasado de representar el 1.8% de las muestras de coronavirus analizadas en abril al 4.8% de ellas en mayo.

La variante Delta es ahora la cuarta variante más identificada en California. Sigue a la cabeza la variante Alfa, identificada por primera vez en Reino Unido (también conocida como B.1.1.7), que representa el 58.6% de las muestras.

Algunos condados informan de estos datos individualmente. El condado más poblado del norte de California, Santa Clara, por ejemplo, ha confirmado 58 casos de la variante Delta.

Y en el condado de Los Ángeles, las autoridades afirman haber identificado 64 casos de la variante entre los residentes desde finales de abril hasta principios de junio, la mayoría de ellos confirmados en las últimas semanas.

Delta “es la variante más infecciosa que se ha identificado hasta la fecha aquí en California”, dijo el martes la Directora de Salud Pública del Condado de Los Ángeles, Bárbara Ferrer. “Y eso significa que, para aquellas personas que no están vacunadas, va a suponer un gran riesgo”.

Ferrer señaló que gran parte de la transmisión documentada en el condado parece estar ocurriendo en los hogares, ya que 34 de los casos confirmados de la variante vivían con una o más personas vinculadas a otros casos.

Cuando el condado actualice de nuevo sus resultados de secuenciación, Ferrer dijo que está “segura de que veremos un aumento significativo de especímenes que dan positivo para la variante del Delta porque ... de hecho prolifera muy rápidamente”.

Las vacunas que han demostrado ser efectivas contra la variante Delta incluyen la vacuna de dos dosis de Pfizer-BioNTech y la inoculación de dos dosis de AstraZeneca -que aún no está autorizada para su uso en Estados Unidos pero que es de uso generalizado en Reino Unido y es similar a la fabricada por Johnson & Johnson.

“Tenemos las herramientas. Así que usémoslas y aplastemos el brote”, dijo Fauci.

Entre las vacunas disponibles en Estados Unidos, tanto la de Pfizer-BioNTech como la de Moderna requieren dos inyecciones, administradas con varias semanas de diferencia. La de Johnson & Johnson conlleva una única dosis.

Un estudio reciente descubrió que recibir las dos dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech era un 88% eficaz contra la enfermedad sintomática causada por la variante Delta y un 96% de protección contra la hospitalización.

Aunque el 73% de los californianos adultos han recibido al menos una dosis, solo alrededor del 59% están completamente vacunados hasta este momento, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Walensky advirtió que la variante Delta “representa un conjunto de mutaciones que podrían dar lugar a futuras mutaciones que evadan nuestra vacuna”, y añadió que “por eso es más importante que nunca vacunarse ahora para detener la cadena de infección, la cadena de mutaciones”.

Algunos expertos son optimistas en cuanto a que este coronavirus no mutará hasta el punto de superar nuestras vacunas.

“Después de estos 18 meses de evolución, no hemos visto nada que haya evadido la protección de nuestras vacunas”, dijo Topol, que recientemente escribió sobre el tema para la revista Nature Medicine. Pero, añadió, “tenemos que apresurarnos en el proceso de vacunación, porque esa es nuestra mejor defensa para evitar que ello ocurra”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio