Anuncio
Share

Las personas no vacunadas se enfrentan a un creciente peligro

A mother comforts her recently vaccinated son
Zuly Gómez, de 42 años, a la derecha, consuela a su hijo Dean, de 13 años, después de que recibiera su primera dosis de la vacuna COVID-19 de Pfizer-BioNTech de manos de la enfermera Mackenzie Waters, a la izquierda, el miércoles en el El Camino College de Torrance.
(Christina House / Los Angeles Times)

Las personas no vacunadas, tal vez con la esperanza de sobrevivir a la pandemia sin vacunarse ni enfermar, pueden estar jugando un juego de azar cada vez más arriesgado.

Los recientes incrementos de casos de coronavirus en el condado de Los Ángeles y en otros lugares de California ponen de manifiesto una divergencia pandémica, en la que los no vacunados se enfrentan a un peligro creciente, mientras que los vacunados pueden volver a sus actividades habituales sin temor a enfermar.

Algunos de los que no se han vacunado pueden haber esperado que el drástico descenso de los casos de COVID-19 esta primavera y verano -que los funcionarios atribuyen a una fuerte campaña de vacunación- sería suficiente para protegerlos sin necesidad de vacunarse. Pero con la propagación de la variante Delta, las infecciones han vuelto a aumentar, y las comunidades con bajas tasas de vacunación están en gran riesgo.

El condado de Los Ángeles informó de más de 3.000 nuevos casos de coronavirus acumulados en los últimos tres días. Es la primera vez desde principios de marzo que el condado registra tres días consecutivos con más de 1.000 nuevos casos.

Las hospitalizaciones por COVID-19 también han aumentado. El viernes, alcanzaron 373, la mayor cantidad desde principios de mayo y un 76% más que el mínimo histórico de 212 del 12 de junio. El sábado, el condado de Los Ángeles informó de 372 hospitalizaciones por COVID-19.

Las personas no vacunadas pueden estar jugando un juego de azar cada vez más arriesgado. La tasa de casos de coronavirus para los residentes no vacunados de California es ocho veces mayor que la de los residentes vacunados: Por cada 100.000 habitantes no vacunados, se infectan 4.9 al día, mientras que por cada 100.000 habitantes vacunados se infectan 0.6.

Anuncio

“En épocas anteriores, cuando veíamos que se producían repuntes, todo el mundo tenía que estar muy preocupado”, dijo el doctor Robert Kim-Farley, epidemiólogo médico y experto en enfermedades infecciosas de la Escuela de Salud Pública Fielding de la UCLA. “Sin embargo, en la situación actual, son realmente los que no están vacunados los que deben preocuparse seriamente”.

“Conclusión: no hay refugio seguro contra el COVID-19 si no estás vacunado”, añadió. “El virus te va a encontrar”.

Los funcionarios de salud no esperan que las condiciones se deterioren a los niveles vistos el invierno pasado, antes de que las vacunas estuvieran disponibles. Ni el gobernador Gavin Newsom ni los funcionarios del condado de Los Ángeles han sugerido imponer nuevas restricciones a los negocios u otros espacios públicos para frenar la propagación del coronavirus.

¿Deben las personas que recibieron la vacuna COVID-19 de Johnson & Johnson considerar la posibilidad de recibir una vacuna de refuerzo de Pfizer-BioNTech o Moderna?

Pero el aumento de las hospitalizaciones y de los casos, que coincide con la creciente circulación de la variante hipercontagiosa del Delta, significa que más personas deberían vacunarse.

“Todavía tenemos alrededor de 4 millones de residentes en el condado de Los Ángeles que aún no se han vacunado. El riesgo de que aumente la propagación sigue siendo muy alto”, dijo la directora de Salud Pública, Bárbara Ferrer. “La mejor forma de proteger a los que se encuentran en las comunidades más afectadas... es cerrando las brechas de vacunación”.

California ha sido uno de los estados más exitosos en cuanto a la vacunación: más del 59% de los residentes de todas las edades han recibido al menos una dosis, según los datos recopilados por el Times. Entre los adultos, el 76% se ha aplicado al menos una dosis, de acuerdo a los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU, lo que convierte a California en el décimo estado más vacunado.

Pero ese panorama positivo puede ser engañoso. Las tasas de vacunación difieren por condado, por comunidad, por edad y por grupo racial y étnico, e incluso las zonas con una sólida cobertura de vacunación pueden tener grupos de personas que siguen en riesgo. Esto se debe a que hay millones de individuos en California que aún no han recibido una dosis porque son demasiado jóvenes o porque no quieren.

“La primera línea de defensa para todos los que tienen 12 años o más es, obviamente, confiar en esta vacuna, obtener buena información y acudir lo antes posible a inocularse”, indicó Ferrer. “Y para los que aún no están vacunados, hay que volver a hacer lo que todos hacíamos antes de las vacunas”.

Una calculo científico sugiere que puede ser necesario que el 84% de una población esté inoculada o haya sobrevivido a una infección previa para alcanzar la inmunidad de grupo contra la variante Delta; por el contrario, el porcentaje baja al 71% para lograr dicho umbral de inmunidad contra cepas menos contagiosas.

En el condado de Los Ángeles, la variante Delta se ha propagado principalmente entre personas no vacunadas. Los primeros grupos atribuidos a Delta se identificaron entre al menos 49 residentes en Palmdale y Lancaster, incluidos 14 miembros de un hogar.

Alrededor del 59% de los residentes del condado de Los Ángeles de todas las edades han recibido al menos una dosis de la vacuna. Los residentes negros están entre los que menos se vacunan; el 45% de los habitantes negros de 16 años o más se han vacunado, en comparación con el 54% de los latinos, el 65% de los blancos y el 76% de los asiático-americanos.

Por eso, según los expertos, los residentes negros tienen más probabilidades de dar positivo en las pruebas del coronavirus o de ser hospitalizados con COVID-19. Entre el 13 y el 26 de junio, por cada 100.000 habitantes negros en el condado de Los Ángeles, 65 dieron positivo; en el caso de los latinos, la cifra fue de 26; en el de los residentes blancos, de 22; y en el de los asiático-americanos, de 10.

Dado que los niños menores de 12 años siguen sin poder recibir la vacuna COVID-19, ¿hasta qué punto deben preocuparse los padres por la variante Delta?

Durante el mismo período, por cada 100.000 residentes negros, 9.3 ingresaron en hospitales con COVID-19; en comparación con 5.4 latinos, 2.7 residentes blancos y 1.7 asiático-americanos.

Entre los residentes del condado de Los Ángeles mayores de 16 años, el 69% ha recibido como mínimo una dosis. Algunas comunidades tienen tasas más bajas; por ejemplo, menos del 55% en ese grupo de edad está vacunado al menos parcialmente en Westlake, Compton, Lancaster y partes del sur de L.A. Otras áreas tienen tasas más altas: Al menos el 80% se ha vacunado en El Segundo, Westchester, Manhattan Beach, South Pasadena, Rolling Hills Estates, Monterey Park, Culver City y Marina del Rey.

En el resto de California, los condados con las tasas de vacunación más altas, como Marín, San Francisco y Santa Clara, han logrado mantener las hospitalizaciones bajas y estables. Pero otros condados con tasas de vacunación ligeramente más bajas, como Alameda y Sonoma, han visto picos notables.

El condado de Alameda informa que el 70% de los residentes de todas las edades han recibido al menos una dosis, mientras que el condado de Sonoma informa del 66%. Las hospitalizaciones por COVID-19 en el condado de Alameda aumentaron de 37 el 29 de junio a 64 el sábado, y las del condado de Sonoma tuvieron un incremento de seis el 17 de junio a 37 el sábado.

El problema es el mismo en ambos condados: el virus se está extendiendo entre los no vacunados.

El incremento de casos en el condado de Sonoma se debe en parte a los contagios entre la población sin hogar. Se ha informado de un gran brote en el mayor refugio para personas en situación de calle del condado, en Santa Rosa, donde se han infectado 48. Son los primeros casos registrados allí desde el pico de la pandemia en enero.

“Este brote es único desde enero, ya que se trata de la variante Delta, a la que la comunidad de personas sin hogar es especialmente vulnerable”, escribió en un correo electrónico John Pavik, director adjunto de comunicaciones de Catholic Charities, la organización sin ánimo de lucro que administra el refugio para desamparados Samuel Jones Hall, propiedad de la ciudad.

Las tendencias en California reflejan en conjunto las del país, según los funcionarios federales.

La variante Delta está aumentando en zonas del país con bajas tasas de vacunación, dijo la directora de los CDC, la Dra. Rochelle Walensky. Muchas regiones en las que menos del 40% de los residentes se han vacunado “son los lugares en los que estamos viendo el alza en las hospitalizaciones y las muertes entre las personas no vacunadas”, expuso.

“Por un lado, hemos visto los éxitos de nuestro programa de vacunación... con casos, hospitalizaciones y muertes muy inferiores a los picos que tuvimos en enero”, dijo Walensky. “Sin embargo, por otro lado, estamos empezando a ver algunas tendencias nuevas y preocupantes. Sencillamente, en las zonas de baja cobertura de vacunación, los casos y las hospitalizaciones han aumentado”.

Con el despliegue de la vacuna en California hay cada vez más pruebas de la eficacia real de las mismas. Los estudios realizados en Reino Unido muestran que la vacuna de Pfizer-BioNTech ha tenido una efectividad del 96% en la prevención de las hospitalizaciones, y las autoridades creen que las vacunas de Moderna y Johnson & Johnson tienen una eficacia similar.

Los expertos señalan que las vacunas ofrecen el mayor nivel de protección solo cuando alguien ha recibido el régimen completo: una inyección de Johnson & Johnson o dos de Pfizer-BioNTech o Moderna.

Alrededor del 51% de los californianos están completamente vacunados. Pero algunos californianos que empezaron su proceso de inoculación aún no lo han completado, lo que les deja potencialmente expuestos a la infección, especialmente por el Delta. El intervalo recomendado entre las vacunas es de tres semanas en el caso de Pfizer-BioNTech y de cuatro semanas en el caso de Moderna, pero los expertos aconsejan completar la serie independientemente del tiempo transcurrido desde la primera dosis.

En el condado de San Diego, más de 140.000 residentes deben recibir su segunda dosis, según las autoridades. No está claro cuántos otros californianos están en la misma situación. El Departamento de Salud Pública del estado dijo que los datos sobre la morosidad de la segunda dosis no estaban disponibles inmediatamente el pasado viernes.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio