Anuncio
Share

Los Ángeles busca revertir con mascarillas casos de COVID-19: ‘Va a salvar vidas’

Varias personas utilizan mascarillas mientras recorren el distrito comercial en Hollywood.
(ASSOCIATED PRESS)

Los habitantes del condado Los Ángeles deben utilizar de nuevo mascarillas en espacios cerrados al margen de su estado de vacunación, debido a una nueva medida que empezó este fin de semana y con la que las autoridades sanitarias esperan revertir los más recientes aumentos de infecciones, hospitalizaciones y muertes por COVID-19.

La disposición entró en vigor el sábado en la noche en el condado más poblado de la nación, de 11 millones de habitantes, donde un agudo incremento en los casos de COVID-19 corresponden principalmente a la variante delta altamente transmisible.

La gran mayoría de las nuevas infecciones han ocurrido entre personas no vacunadas, dijo la supervisora del condado Los Ángeles, Hilda Solís.

Anuncio

“No me complace que tengamos que volver a utilizar mascarillas pero va a salvar vidas. Y en este momento para mí es lo más importante”, declaró Solis al programa “This Week” de la ABC.

California registra un aumento constante en las infecciones desde que el estado reabrió totalmente su economía el 15 de junio y suprimió los límites de aforo y el distanciamiento social.

Las autoridades sanitarias de la bahía de San Francisco exhortaron la semana pasada a las personas a que utilicen mascarillas en edificios públicos, oficinas o empresas independientemente de si están vacunadas.

Los condados San Francisco, Santa Clara, San Mateo, Marin, Alameda, Contra Costa y Sonoma así como la ciudad de Berkeley se abstuvieron de ordenar el uso de mascarillas en forma obligatoria.

Anuncio

Otros condados, como Sacramento y Yolo, también pidieron encarecidamente a las personas que utilicen mascarillas en interiores pero no en forma obligatoria.

La norma de la mascarilla en el condado Los Ángeles, anunciada el jueves, sigue a un invierno en el que la región tuvo un enorme aumento de infecciones y muertes, mientras los hospitales se llenaban de pacientes con COVID-19 y las ambulancias aguardaban afuera a la espera de que se desocupara alguna cama.

El condado Los Ángeles informó el domingo de 1.635 casos, el décimo día consecutivo con más de mil nuevas infecciones.

Anuncio

El 15 de junio, cuando el estado reanudó actividades, las autoridades de salud a nivel de condado informaron sólo de 210 casos nuevos.

Más de 525 personas fueron hospitalizadas el sábado con COVID-19 en el condado Los Ángeles, la cifra más alta desde el 14 de abril. El domingo se informó de cuatro nuevas muertes relacionadas con el virus.

“El nivel de transmisión del COVID-19 que estamos experimentando está causando aumentos importantes en enfermedades y hospitalizaciones graves, y nos obliga a adoptar medidas inmediatas para impedir la erosión de nuestros esfuerzos de recuperación”, dijo en un comunicado Barbara Ferrer, directora de salud pública del condado.

La también supervisora del condado Los Ángeles, Kathryn Barger, se pronunció en contra de la nueva disposición sobre las mascarillas y señaló que por apartarse de las normas estatales “creamos confusión y desavenencias a nivel local, lo que dificulta la confianza pública”.

Anuncio

El sheriff Alex Villanueva dijo que sus agentes no harán cumplir activamente la medida porque obligar a la gente vacunada a utilizar mascarilla “no tiene respaldo científico y contradice las directrices de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades”.


Anuncio