Anuncio
Share

¿Teme que Delta vuelva a poner la vida en pausa? Esta terapeuta tiene consejos para sobrellevarlo

An image of Courtney Tracy, also known as the Truth Doctor.
La nueva variante del coronavirus nos obliga a ralentizar otra vez. La famosa terapeuta de TikTok Courtney Tracy tiene algunas respuestas sobre cómo lidiar con la ansiedad ante todo esto.
(Ross May / Los Angeles Times)

El final del verano de 2021 cobró de muchas maneras las vibraciones caóticas de principios de 2020, cuando teníamos la sensación de que el COVID-19 cambiaría nuestras vidas drásticamente pero no sabíamos cómo, cuándo ni por cuánto tiempo. Ese familiar aguijón en el estómago, la confusión, el pánico y la incertidumbre, la locura de todo, regresó con fuerza gracias a la muy transmisible variante Delta.

Y ahora, dirían algunos, es aún peor.

Durante meses emprendimos un regreso a toda velocidad hacia una vida que parecía al menos vagamente familiar, avanzando hacia nuestro nuevo ideal de libertad. Ahora hemos hecho pausa nuevamente, y rezamos a los dioses de la pandemia para que no haya otro cierre total en el horizonte.

Anuncio

Durante el último año y medio, la doctora en psicología clínica y trabajadora social Courtney Tracy se convirtió en una de las voces líderes en una comunidad próspera de terapeutas de TikTok que brindan consejos sobre todo, desde cómo lidiar con pensamientos recurrentes hasta navegar las consecuencias emocionales del COVID-19 (también es una de las más satisfactorias de ver: después de todo, ¿a quién no le encanta ver a su terapeuta arrojar un insulto de vez en cuando, o bailar al ritmo de Soulja Boy?).

Bajo el nombre de @the.truth.doctor, la nativa del sur de California construyó una comunidad de más de 1.6 millones de seguidores en la aplicación con una disposición refrescante y personal, citando sus propias experiencias con la ansiedad severa, el uso de drogas y un trastorno límite de la personalidad cuando da consejos a sus seguidores.

Los mayores miedos y ansiedades que surgen en torno a la variante Delta se pueden atribuir al hecho de que a menudo es más difícil perder algo dos veces, explica Tracy.

“Existe un período de procesamiento que es necesario”, expuso. “Creo que hubo una sensación de esperanza en los últimos meses, de que íbamos a tener tiempo para procesar. Ahora, no solo estamos de vuelta en el dolor, sino que también hemos perdido la esperanza”.

La especialista dialogó con The Times para ayudarnos a atravesar la confusión emocional de esta nueva ola de la pandemia y para responder a la pregunta que subyace en la mente de todos: "¿Cómo afrontamos el miedo a que la vida vuelva a detenerse en cualquier momento?”.

1) ¿Cómo comenzamos a reconocer nuestras emociones en torno a la variante Delta?

Esto es, ha sido y probablemente seguirá siendo extremadamente abrumador. La razón principal es que, como especie, nuestro cerebro intenta tener estabilidad. Lo hacemos internamente con homeostasis, tratando de estabilizar nuestros sistemas -que nunca son perfectamente estables- y externamente, tratamos de manejarlo con lo que va a pasar a continuación, cuánto se asemeja el futuro al pasado y cómo vamos a sobrevivir. Durante esta pandemia, hemos perdido la capacidad de estabilizarnos. Lo que más nos golpea ante la variante Delta es que, a veces, es más difícil perder algo por segunda vez.

2) Por un tiempo pensamos que estábamos a salvo; ahora las cosas cambiaron. ¿Existe el latigazo emocional? ¿Cómo lidiamos con eso?

Por supuesto que existe. Trabajé en adicciones durante ocho años y una de las frases más poderosas es saber la diferencia entre lo que puedes y no puedes controlar, y aceptarlo. Realmente no hay una manera de superar este tiempo, que no sea generalmente aceptando que somos mortales y que existimos en un planeta que es incierto y en el cual suceden cosas sin precedentes.

Cuando rechazamos aquello que desearíamos que no sucediera, a menudo también rechazamos las emociones asociadas a ello. A medida que aceptamos lo que está pasando, al mismo tiempo abrimos la puerta para experimentar lo que sentimos al respecto, y eso no solo nos hace avanzar más en la dirección hacia la curación, sino que igualmente puede evitarnos el trauma.

3) ¿Cómo hacemos para sentirnos bien, incluso sin tener el control?

Hacemos cosas todo el día, todos los días, que creemos que están bajo nuestro control, pero en realidad no lo están. Así que, creo, parte de esto es darnos cuenta de que somos más capaces de aceptar aquello que está fuera de nuestro control, y de vivir y trabajar con ello, de lo que realmente pensábamos. Una vez que entendemos que realmente podemos vivir con cosas fuera de nuestro control, recuperamos nuestra capacidad de actuar.

4) La aparición de la variante Delta reactiva muchas de las pérdidas que sentimos en 2020. ¿Cuál es la mejor manera de procesar esto?

Definitivamente, tener un doble duelo es más difícil. Existe un período de procesamiento que es necesario, y creo que hubo una sensación de esperanza en los últimos meses, de que íbamos a tener tiempo para procesar todo lo ocurrido. Ahora, no solo estamos de vuelta en el dolor, sino que también hemos perdido la esperanza.

Debemos primero reconocer que estamos aquí, y luego aprender cuáles son esas etapas del duelo; eso es lo que normalizará la respuesta de cualquier persona a lo que está sucediendo.

5) Manejamos mensajes contradictorios todo el tiempo, por ejemplo, en las relaciones. ¿Cómo nos ocupamos de los mensajes contradictorios relacionados con la pandemia?

La forma en que me gusta describir nuestra relación con la sociedad y el gobierno es como si fueran nuestros padres. Y tenemos una relación [desordenada] con nuestros padres. Decididamente, estamos recibiendo mensajes contradictorios. No sabemos en qué dirección van a dar un paso para que sepamos el camino que vamos a tomar.

¿Necesitamos caminar de puntillas sobre terreno frágil o podemos ser completamente abiertos y transparentes? ¿Podemos confiar?

Cuando estamos saliendo con alguien y recibimos mensajes contradictorios, lo que generalmente nos hace decidir que no estamos interesados en esa relación es no obtener ningún sentido de apoyo, de amor y de ser visto y comprendido. Sin embargo, aquí lo difícil es que podemos dejar esa relación, y con nuestros padres reales, podríamos dejar de hablar con ellos si quisiéramos, pero no podemos dejar la pandemia.

6) ¿Cómo seguimos viviendo, a pesar de que lo que parece estar en juego es la vida?

Bueno, si estamos atrapados en una respuesta al trauma, es realmente difícil. Pero hay cosas muy pequeñas que podemos hacer. Los seres humanos estamos motivados por ciertos golpes de dopamina, generalmente a través de relaciones interpersonales, logros en el trabajo, cenas agradables en restaurantes y abrazos de las personas que amamos.

Cuando no tenemos acceso a todas esas cosas, a menudo perdemos la motivación. Tenemos que combatir eso simplemente poniéndonos en marcha; moviendo nuestro cuerpo.

7) ¿Cómo combatimos el impulso de hacer todo “mientras podamos”, y el agotamiento?

Eso me suena un poco a mentalidad de escasez. Y creo que realmente nos subestima. Cuando hacemos eso, vivimos en la desconfianza del mundo que nos rodea, y aunque debemos estar atentos a lo que ocurre a nuestro alrededor en nuestro entorno externo, también tenemos que encontrar formas de confiar en que las cosas mejorarán y construir esa esperanza… Necesitamos tener algo de esperanza.

8) ¿Cómo construimos esperanza cuando el futuro parece tan incierto?

Creo que todo comienza por encontrar vías de cosas buenas que siguen sucediendo en el mundo.

Siempre digo: “Cierra los ojos e imagina que todas estas cosas están sucediendo ahora mismo, en este segundo: hay un ciervo oliendo una flor, nace un bebé, hay gente que dice ‘te amo’ por primera vez, hay personas que se casan, hay otras que deciden quiénes son realmente en cuanto a su identidad y se sienten más libres que nunca”.

Podemos cambiar nuestra perspectiva de esta escasez, esta mentalidad llena de miedo y ansiosa, esa que nos dice: “Estamos en una pandemia global que nunca va a desaparecer”. Sí, estamos en una pandemia global, pero aún hay muchas cosas buenas en el mundo.

9) Entonces, ¿cómo afrontamos el miedo a que la vida vuelva a detenerse en cualquier momento?

Hay que darse cuenta de que no estamos experimentando esto solos. Ese es un punto de partida realmente importante, además de muchas otras cosas que se pueden hacer. Lo primero es tener una rutina diaria. Vivimos en la incertidumbre y la inestabilidad debido a que esta pandemia es tan incierta: una rutina diaria ayuda a aliviar la ansiedad y nos hace sentir que tenemos más control sobre nuestra supervivencia.

El ejercicio diario también es muy importante, y para las personas con discapacidades físicas, la respiración puede ayudar, el movimiento de los ojos puede ayudar. La razón de esto es que el miedo, ansiedad, ira, cualquier emoción que experimentemos, se almacena en el cuerpo tanto como en la mente.

Reducir el consumo de televisión en tiempos de COVID [es importante] igualmente, porque siempre que uno sepa las precauciones y lo que debe hacer, no es necesario mirar cómo aumentan los números. No es útil pasar por eso de nuevo.

Otra cosa: mantenerse conectado. Hablo mucho sobre crisis existenciales y la razón por la que las personas pasan por ellas es porque no hablamos lo suficiente sobre nuestra mortalidad. Debemos reconocer que estamos vivos, que existimos, y parte de eso es para que podamos conectarnos con otros humanos.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio