Anuncio
Share

Inmigrante mexicano favorece con banco de comida a personas de bajos recursos en L.A.

Desde 2010, José Salas distribuye alimentos gratis a familias necesitadas en el sur de Los Ángeles.
(Soudi Jiménez/Los Angeles Times en Español)

El servicio a los demás es una bendición que retorna de multiples maneras. Así define José Salas el trabajo que realiza en un banco de comida ubicado en el sur de Los Ángeles, en donde atienden completamente gratis a cualquier persona que acude por asistencia alimentaria.

“Me siento contento porque son bendiciones que llegan”, afirma este oriundo de Michoacán, México que llegó a California en 1983. “Lo que a nosotros nos gusta es que la gente se vaya contenta y que les sirva la comida que les damos, tratamos de darles lo mejor”.

Salas & Son’s Food es un banco de comida creado en 2010. Al principio, José recogía diferentes productos en un camión y el mismo día los distribuía en cuatro iglesias, favoreciendo a unas 600 familias.

María Yaneth visita este banco de comida una vez al mes.
María Yaneth visita este banco de comida una vez al mes. Los productos que recibe le alcanzan para compartir con otras personas necesitadas.
(Soudi Jiménez/Los Angeles Times en Español)

Ahora, cuenta con tres bodegas y los alimentos benefician a más de 10 mil familias cada mes. Al mismo tiempo, envía productos a Tijuana (México) y Guatemala. En pocas semanas, estará inaugurando un centro comuniario para adultos mayores en su natal Michoacán.

Anuncio

“En dos semanas nos entregan el local”, aseguró.

En ese centro, se van a atender con comida caliente a unas 300 personas, además servirá para darles un sano esparcimiento, ya que tendrán juegos, televisión y podrán compartir tiempo con otros de su edad.

Este banco de comida se fundó en 2015 y se atienden a 3 mil familias al mes con vegetales y frutas a bajo costo

José, de 57 años, es padre de dos hijos. Al llegar a Los Ángeles trabajó en una tortillería y también fue mecánico. Luego laboró en un banco de comida. Al fallecer el propietario, la viuda le sugirió a los empleados que tramitaran su permiso y cada quien hiciera lo mismo.

Fue así como en 2010 inició este proyecto. Ahora tiene, aparte de sus hijos, a tres colaboradores y la meta es conseguir una bodega más grande.

“Me gusta mucho que piensen en las personas que no tienen tantos recursos; claro que ayuda bastante, sobre todo por como está la economía”, comentó María Yaneth después de cargar su vehículo con cajas de vegetales, comida enlatada, cereales y frutas, entre otros productos.

“A mí me gusta guardar comida, porque la puedo regalar a otras personas, a ancianos. Yo uso lo que puedo y lo que no lo llevo para gente que la necesita”, agregó.

En este centro, las personas no pagan absolutamente nada. Los interesados pueden llegar entre las 8 a.m. y 3 p.m. Solo estacionan su vehículo y el personal se encarga de colocar los productos.

Los productos que distribuyen van desde frutas, leche, huevos, arroz, frijol, pollo, carne, comida enlatada y otros variados alimentos que cambian cada semana, según lo que recibe este centro comunitario.

Al perder sus empleos, Silvia Navas y Elba Argueta encontraron un trampolín para hacer fluir sus habilidades y crear su propio negocio de postres.

Desde hace tres años, Luis Salas ayuda a su padre manejando el montacargas, entregando alimentos y descargando productos de los camiones, entre otras tareas.

“Ayudo en todo”, dijo el joven de 21 años, detallando que es algo que le nació hacer sin que su progenitor lo empujara. A raíz de su propia experiencia, dice que se ha dado cuenta que se gana más en servir a los demás. “Le das una bendición a ellos y se te regresa”, aseveró.

Los productos que distribuyen son frutas, leche, huevos, arroz, frijol, pollo, carne y comida enlatada.
Los productos que distribuyen son frutas, leche, huevos, arroz, frijol, pollo, carne, comida enlatada y otros alimentos variados.
(Soudi Jiménez/Los Angeles Times en Español)

Todos los lunes, este banco regala alimentos en un parque ubicado en la esquina de la calle 54th y el bulevar Compton, entre las 8 y 10 a.m. Además, junto a una radio local organizan entregas en diferentes puntos de Los Ángeles, las cuales se llevan a cabo un miércoles al mes.

Este centro comunitario distribuye entre 40 mil y 50 mil libras de alimentos al mes, los cuales se entregan a cualquier persona que se presente a sus instalaciones.

“Aquí llega gente que tiene carros del año y eso no importa, lo que queremos es que se ayuden”, dijo Salas después de mostrar las bodegas que ahora le quedan pequeñas. “Vengan, aquí los atendemos como en su casa”, invitó a la comunidad.

Eulalia Chávez Huinac, originaria de Quetzaltenango, se coloca con hieleras y termos a vender sus productos en una acera del vecindario Westlake

A juicio de Salas, ayudar a otros es algo que le llena su corazón, pero su mayor satisfacción es que este proyecto podrá seguir aunque él no esté al frente.

“Mi satisfacción es ver a mis hijos que siguen mi camino”, concluyó.

Banco de comida Salas & Son’s Food
Horario: De lunes a viernes, de 8 a.m. a 3 p.m.
Dirección: 1658 Nadeau St, Los Ángeles
Admisión: Gratis


Anuncio