Anuncio
Share

Ante la crisis de vivienda, los votantes de Los Ángeles respaldan los dúplex en vecindarios unifamiliares

Una unidad de vivienda secundaria en construcción
Una unidad de vivienda secundaria en construcción en el vecindario de West Adams de Los Ángeles en febrero.
(Dania Maxwell / Los Angeles Times)

La mayoría de los votantes del condado de Los Ángeles respaldan dos nuevas leyes estatales diseñadas para estimular la construcción de viviendas, incluida una que cambia significativamente la zonificación tradicional de viviendas unifamiliares, según una nueva encuesta.

La encuesta, realizada por el Instituto del Consejo Empresarial de Los Ángeles y elaborada en cooperación con Los Angeles Times, proporciona una de las primeras pruebas de reacción pública a las nuevas leyes, que podrían provocar un cambio dramático en el panorama de desarrollo de California.

Las legislaciones, los Proyectos de Ley 9 y 10 del Senado, entran en vigor el 1 de enero.

Fueron la culminación de un debate de años en Sacramento sobre las restricciones de zonificación local que pueden reducir la producción de viviendas. La lucha provocó una intensa oposición entre los grupos de propietarios, especialmente en Los Ángeles, donde los opositores indicaban que las propuestas amenazaban con destruir vecindarios unifamiliares.

Anuncio

Hasta ahora, señala la encuesta, la mayoría de los votantes no ha adoptado ese terrible punto de vista.

En todo el condado, el 55% de los votantes apoyan el Proyecto de Ley 9 del Senado, que permite a los propietarios construir dúplex, y en algunos casos cuadrúplex, en la mayoría de los vecindarios de viviendas unifamiliares en todo el estado. Por el contrario, el 27% estaba en contra de la ley, mientras que el 18% estaba indeciso.

El Proyecto de Ley 10 del Senado, que permite a los ayuntamientos locales acelerar la construcción de complejos de apartamentos de hasta 10 unidades cerca de centros de tránsito y áreas urbanas de relleno, incluso en zonas de viviendas unifamiliares, obtiene un mayor apoyo. Tiene el respaldo del 68% de los votantes del condado, con el 13% en contra y el 19% indecisos.

La encuesta mostró una marcada diferencia entre propietarios e inquilinos, especialmente en el Proyecto de Ley 9. Los inquilinos respaldaron la legislación por más de 3 a 1, mientras que los propietarios estaban muy divididos, según los resultados de la encuesta.

Casi dos tercios de todas las residencias en la entidad son viviendas unifamiliares y hasta tres cuartas partes de la tierra urbanizable en el estado ahora están divididas en zonas solo para viviendas unifamiliares, según una encuesta del Centro Terner para la Innovación de Vivienda de UC Berkeley.

Los búngalos y los patios traseros también se han considerado durante mucho tiempo la clave del “sueño californiano” de una vida modesta de clase media.

Pero estas casas siguen siendo cada vez menos accesibles. El precio de venta medio de una vivienda unifamiliar existente en todo el estado fue de $798.440 en octubre, según la Asociación de California de Agentes Inmobiliarios, un incremento de más del 12% respecto al año pasado. En el condado de Los Ángeles, el precio de venta medio de $848.970 fue casi un 14% más alto que el año pasado.

Los defensores de las nuevas leyes sostienen que pueden ayudar a moderar los precios al estimular la construcción de hogares en áreas que han estado fuera de los límites del nuevo crecimiento.

“La crisis de asequibilidad de la vivienda está socavando el sueño de California para las familias en toda la entidad, amenazando nuestro crecimiento y prosperidad a largo plazo”, señaló el gobernador Gavin Newsom cuando firmó las leyes en septiembre.

“Lograr un impacto significativo en esta crisis requerirá inversiones audaces, una fuerte colaboración y el coraje político de nuestros líderes, así como comunidades, para hacer lo correcto y construir viviendas para todos”.

El apoyo de los inquilinos al Proyecto de Ley 9 probablemente se deba a la esperanza de que la legislación pueda facilitar la propiedad de viviendas, indicó Mark DiCamillo, director de encuestas del Instituto de Estudios Gubernamentales de UC Berkeley, quien actuó como consultor del Times en la nueva encuesta.

“Creo que muchos inquilinos están tratando de entrar en el ámbito de la propiedad de un hogar”, comentó DiCamillo. “Ven esto como una forma potencial de expandir la oferta y conseguir que unidades más pequeñas entren en el mercado”.

DiCamillo señaló que estaba sorprendido de que incluso una pluralidad de propietarios respaldara la nueva ley, dado su potencial para alterar los vecindarios de viviendas unifamiliares.

Los hallazgos, incluso entre los propietarios de viviendas, indicó, “tienen que ser alentadores para los defensores de la nueva ley”.

Building material on a truck is delivered to a housing construction site
Entrega de material de construcción en una obra de edificación de viviendas en Koreatown el 8 de octubre de 2020.
(Myung J. Chun/Los Angeles Times)

Entre los demócratas del condado de Los Ángeles, el 59% estaba a favor del Proyecto de Ley 9, según la encuesta. Los republicanos estaban estrechamente divididos, con oponentes que superaban ligeramente en número a los partidarios, lo que los convierte en el único grupo demográfico significativo en contra de la legislación, según el sondeo.

En el debate legislativo, sin embargo, las disputas sobre la nueva ley no fueron netamente partidistas.

El Ayuntamiento de Los Ángeles, donde 14 de los 15 representantes son demócratas, se opuso abrumadoramente a las dos leyes, y el concejal del oeste de Los Ángeles, Paul Koretz, un demócrata, puntualizó que “matarían a las comunidades y al medio ambiente”. Algunos defensores del sur de la ciudad se opusieron a las nuevas leyes con el argumento de que promoverían la gentrificación.

Algunos republicanos en la legislatura estatal apoyaron las dos leyes, argumentando que amplían los derechos de propiedad de los dueños.

Algunas ciudades en todo el estado ya están planificando políticas para mitigar los efectos del Proyecto de Ley 9. Algunas, por ejemplo, limitarían el tamaño y la altura de los nuevos desarrollos, exigirían lugares de estacionamiento y que se alquilaran unidades de vivienda adicionales solo a aquellos que tengan ingresos moderados o bajos.

Es probable que se presenten impugnaciones legales sobre tales medidas.

También es posible que las nuevas leyes no marquen una diferencia sustancial.

Las leyes no prohíben la construcción de nuevas viviendas unifamiliares. El Proyecto de Ley 9 permite a los propietarios construir un dúplex, o cuadrúplex, en su terreno si así lo desean, pero no requiere que nadie lo haga. Cualquier cambio inaugurado por el Proyecto de Ley 10 requiere la aprobación de un ayuntamiento primero.

Además, otros cambios de zonificación en los últimos años ya han facilitado mucho a los propietarios la construcción de casas secundarias más pequeñas, conocidas como apartamentos, casitas o unidades de vivienda accesorias, en parcelas divididas en zonas para hogares unifamiliares.

La encuesta se realizó entre el 27 de octubre y el 3 de noviembre, con la participación de 906 votantes registrados en el condado de Los Ángeles. La muestra se dividió para las preguntas sobre el Proyecto de Ley 9 y el 10; aproximadamente la mitad de los votantes preguntó sobre cada legislación. El margen de error de esos resultados es de 4.5 puntos porcentuales.


Anuncio