Anuncio
Share

Una querida filántropa, una leyenda de la música, y un asesinato que impacta a Beverly Hills

Guardias de seguridad patrullan
Guardias de seguridad patrullan detrás de la cinta policial instalada el miércoles pasado cerca de la casa de Trousdale Estates, donde Jacqueline Avant, una filántropa y esposa de la leyenda de la industria musical Clarence Avant, fue asesinada a tiros.

(Chris Pizzello / Associated Press)

Muchos titulares del miércoles se centraron en las estrechas relaciones de Jacqueline con hombres famosos, y ella dijo de sí misma en un perfil de The Times de 1980: “¿Mi papel en la vida? Bueno, todo hombre exitoso necesita un cierto tipo de mujer”.

Ella era una filántropa tranquila, una fuerza elegante que se movía detrás de escena. Él, una leyenda de la industria de la música, el “Padrino Negro”, con una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood.

El miércoles por la madrugada, al menos un sospechoso armado entró en la casa de Jacqueline y Clarence Avant, en Beverly Hills. Momentos después, Jacqueline yacía herida de muerte por un disparo y Clarence estaba desolado.

Durante una breve conferencia de prensa apenas un día después de su juramento, el jefe de policía de Beverly Hills, Mark Stainbrook, se mantuvo hermético. Se negó a divulgar la cantidad de sospechosos involucrados, información acerca de posibles testigos del ataque, o si este fue el último de una serie de robos violentos contra ricos y famosos en Los Ángeles y sus alrededores.

Anuncio

“Los motivos en este caso aún se desconocen y estamos investigando todas las posibilidades”, comentó Stainbrook a los periodistas, unas 12 horas después del ataque. “No especularemos sobre nada, incluso si se trató de un intento de robo o no”.

Lo que estaba claro, sin embargo, era el impacto que los Avant han tenido durante su larga vida juntos, en la política, los deportes y el entretenimiento, en objetivos tan elevados como los derechos civiles y tan humildes como llevar bicicletas a los niños desfavorecidos. Los tributos fluyeron, conmocionados y tiernos, durante todo el miércoles.

“Cuando pienso en toda la familia, así como en la propia Jackie, los amo, los respeto, los tengo en la más alta estima, por lo que significan, en el mundo y especialmente en la América negra”, comentó Magic Johnson en una entrevista. “Son como la realeza, en cierto sentido, por lo que han podido hacer para ayudar a otros a alcanzar sus metas y sueños”.

El ex presidente Clinton tuiteó que el tiroteo los dejó a él y a la ex secretaria de Estado, Hillary Clinton, “desconsolados”. “Jackie Avant fue una mujer maravillosa, una gran compañera de Clarence y madre de Alex y Nicole, una ciudadana activa y una querida amiga de Hillary y mía durante 30 años”, escribió. “Ella inspiró admiración, respeto y afecto en todos los que la conocieron”.

Los Avant tienen vínculos profundos con los Clinton, ya que su hija fue copresidenta de finanzas del ex presidente Obama en el sur de California durante su primer mandato en la Casa Blanca. Obama luego nombró a Nicole embajadora de Estados Unidos en las Bahamas. Ella está casada con Ted Sarandos, codirector ejecutivo de Netflix. Clarence, un gigante de la industria del entretenimiento, de 90 años, es reconocido por trabajar o asesorar a estrellas como Jimmy Smith, Lalo Schifrin, Babyface, Bill Withers, Sixto Rodríguez, la SOS Band y Cherelle.

En un perfil de The Times de 2007, Nicole habló sobre cómo sus padres se movían en círculos políticos enrarecidos. “El presidente Jimmy Carter y el alcalde de Los Ángeles Tom Bradley trabajaban en la sala de estar de la familia. [El futuro gobernador de California] Gray Davis, que acababa de comenzar su propia carrera política, tenía una pequeña oficina en los años 70 en la compañía discográfica de su padre. El gobernador Jerry Brown visitaba con frecuencia la propiedad de la familia en Beverly Hills”.

Jacqueline Avant y Clarence Avant
Jacqueline Avant y Clarence Avant en un evento relacionado con los Grammy, el 25 de enero, en Beverly Hills.

(Alberto E. Rodriguez / Getty Images)

Pero Jacqueline era una fuerza por derecho propio. Ese mismo artículo de The Times se tituló, “La anfitriona de Beverly Hills para dignatarios africanos”, y hablaba sobre sus planes de reunirse con un industrial de Tanzania. Ha sido una destacada filántropa de Los Ángeles durante décadas, en particular como apoyo del Centro de Estudiantes Internacionales de UCLA. En un momento se desempeñó como presidenta de los Neighbors of Watts, un grupo de apoyo para el South Central Community Child Care Center, y como presidenta de entretenimiento de la subasta de beneficios NOW.

Jacqueline, residente de Beverly Hills desde hace 55 años, formó parte del comité cultural de los Juegos Olímpicos de Verano de 1984 en Los Ángeles, “en un momento en que L.A. no se consideraba un centro cultural”, destacó Ken Solomon, presidente de Tennis Channel, quien se ha desempeñado como copresidente del Comité Nacional Demócrata.

Solomon también es amigo de la familia y dijo que Jacqueline “sabía todo sobre la cultura”. La pareja “circulaba sin esfuerzo entre artistas y reyes, y Jackie realmente era como la reina. Todos se sentían cómodos a su alrededor, todos querían hablar con ella. Siempre era la persona en la sala a la que la gente escuchaba”.

Pero ya no será así.

La policía de Beverly Hills recibió una llamada poco antes de las 2:30 a.m. sobre un tiroteo en la casa de los Avant, en Maytor Place. Cuando llegaron los oficiales, encontraron a Jacqueline, de 81 años, con una herida de bala. Una fuente dijo que estaba consciente cuando llegaron los paramédicos y la trasladaron al Cedars-Sinai Hospital.

Allí murió más tarde, precisó Stainbrook. Clarence y un guardia de seguridad también se encontraban en la casa durante el incidente, declaró durante la conferencia de prensa. Stainbrook no dijo dónde estaban ni si vieron el tiroteo, pero confirmó que no resultaron heridos. También consideró que es demasiado pronto para clasificar el ataque como una invasión de morada o un robo del domicilio.

“Alguien entró en la casa”, señaló. “Simplemente no sabemos cuál era el propósito... No creo que sea un ataque aleatorio, pero no puedo especular en este momento”.

Cuando se le preguntó si se había llevado algo de la casa, más tarde dijo a The Times: “No hay nada que indique eso en este momento. Es difícil saber, cuándo estás procesando la escena, notar si falta algo o no”.

El tiroteo se produce en medio de una creciente preocupación por una serie de robos a domicilio en vecindarios ricos en el área de Los Ángeles.

A Stainbrook se le preguntó repetidamente en la conferencia si el ataque a los Avant estaba relacionado con esos incidentes anteriores, pero él eludió las preguntas, contestando a cambio en defensa de la seguridad en una ciudad famosa por su extrema riqueza.

“Beverly Hills sigue siendo una de las ciudades más seguras de Estados Unidos”, enfatizó. “Este tipo de crimen en Beverly Hills es extremadamente inusual, aunque en este caso es muy desafortunado que le quitaran la vida a alguien que era una parte maravillosa de esta comunidad y que le dio tanto a todos los demás. Es terrible”.

En noviembre, un equipo de ladrones enmascarados siguió al actor y ex presentador de BET Terrence Jenkins hasta su casa, en Sherman Oaks, e intentó bloquear su automóvil con una camioneta, pero Jenkins pudo huir con su vehículo cuando comenzaron los disparos.

El mes anterior, ladrones enmascarados se llevaron hasta un millón de dólares en objetos de valor de la mansión de la estrella de “Real Housewives of Beverly Hills” Dorit Kemsley, en Encino.

La semana pasada, el jefe de policía de Los Ángeles, Michel Moore, anunció la creación de un grupo de trabajo para hacer frente a los robos a domicilio, diciendo que el departamento no había visto asaltos violentos “como estos en décadas”.

Al menos 133 robos de este tipo en áreas de Los Ángeles, incluidas Sunset Strip, Melrose Avenue, Jewelry District y las zonas comerciales del lado oeste, están actualmente bajo investigación, según el LAPD.

La tendencia, que apuntó a celebridades y restaurantes de lujo en los últimos meses, se volvió mortal en las horas previas al amanecer del 23 de noviembre, cuando un hombre fue asesinado a tiros durante un intento de robo frente al restaurante Bossa Nova, en Hollywood.

El miércoles, una cinta amarilla de la policía bloqueó el área alrededor de Maytor Place, donde las mansiones en el afable Trousdale Estates están ubicadas entre una densa vegetación y alejadas de la calle con largos caminos de entrada. El video aéreo de la escena mostraba una puerta corrediza en la casa de los Avant que parecía hecha añicos.

Vida Ardevilchi, quien reside en el vecindario, comentó que recientemente ha habido muchos robos, pero nunca un asesinato como este. A menudo veía a Jacqueline y Clarence Avant mientras salían a pasear, agregó. “Encantadora dama. Gente increíble”, dijo Ardevilchi. “No puedo creer que esto esté sucediendo. Que Dios cuide su alma”.

Los redactores de planta de The Times Meg James, Christie D’Zurilla y Randall Roberts contribuyeron con este informe.


Anuncio