Anuncio
Share

Reaccionan con malestar contra cónsul hondureña en L.A. por su sesgo político en elecciones presidenciales

María Fernanda Rivera, cónsul general de Honduras en Los Ángeles
María Fernanda Rivera, cónsul general de Honduras en Los Ángeles, en la inauguración de la ventanilla comunitaria realizada el 22 de abril.
(Soudi Jiménez/Los Angeles Times en Español)

La elección presidencial de Honduras dejó como ganadora a Xiomara Castro y ahora sus simpatizantes en Los Ángeles arremeten en contra de la cónsul general en L.A., María Fernanda Rivera, por expresar públicamente su apoyo a un candidato y utilizar su cargo para convocar eventos del aspirante del partido oficial.

“Eso deja mucho que desear de un cónsul”, lamentó Rick Sánchez, originario de San Pedro Sula, uno de los simpatizantes que se congregó el domingo para celebrar el triunfo de Castro. “Un cónsul es una persona nombrada a representar al país, no a un partido político”, añadió.

En las pasadas elecciones, el oficialista Partido Nacional, en el poder desde hace 12 años, tenía como candidato al alcalde de Tegucigalpa, Nasry Asfura, conocido como “Papi”. En las urnas, sin embargo, los votantes hondureños se inclinaron por Castro, la candidata del Partido Libertad y Refundación (LIBRE).

Xiomara Castro viene a romper con el machismo y el control que han ejercido en el poder los partidos tradicionales: Nacional y Liberal

Anuncio

Los simpatizantes de la presidenta electa cuestionan la falta de imparcialidad de la cónsul Rivera, quien utilizó su cuenta en Instragram, cinco días antes del evento electoral, para expresar su apoyo a Asfura en un mensaje que incluía una foto junto al candidato y la etiqueta #papiesdiferente, lema de campaña del candidato oficialista.

“No me cabe la menor duda de que @papialaorden es un gran ser humano y es el líder que Honduras necesita”, escribió Rivera el 23 de noviembre refiriéndose al candidato del Partido Nacional.

Esa publicación, dice José Bautista, originario del municipio de San Manuel, no le sorprende porque desde el golpe de Estado, en 2009, sus connacionales en el sur de California que simpatizan con la oposición no han sido tomados en cuenta en el consulado.

“No se tienen que seguir cometiendo los mismos errores”, dijo el activista que acudió a la Casa Roja junto a otros compatriotas a celebrar la llegada de la primera mujer a la presidencia de Honduras. “Quiero que haya cambios y cambios radicales”, demandó para la sede consular local.

Según los activistas, la publicación en redes sociales hecha por la cónsul general no es algo aislado.

El pasado 13 de julio, con el apoyo de Rivera, el candidato Asfura visitó la frontera junto a agentes de la Patrulla Fronteriza. Esto ocurrió un día después de sostener tres eventos con sus connacionales en Los Ángeles, cuya convocatoria en dos de esas reuniones estuvo a cargo de la cónsul general.

“De parte de la cónsul María Fernanda Rivera quería únicamente confirmar su participación el día de mañana (12 de julio) al evento en El Sazón K-Tracho”, se escucha en un audio, que posee Los Angeles Times en Español, en donde una mujer está invitando a líderes locales.

Las autoridades consulares estarán ofreciendo sus servicios en centros comunitarios en Wilmington, Bell y Los Ángeles

En esa jornada, Asfura tuvo un desayuno con siete personas, luego se reunió con líderes de organizaciones locales, en su mayoría afines al partido oficialista. En la noche, concluyó con una reunión junto a las bases del Partido Nacional, en un restaurante cerca del MacArthur Park.

Por imágenes que tiene este periódico, en los tres eventos estuvo presente la cónsul Rivera, la vicecónsul Violeta Sandino y Rafael Sierra, funcionario de la Embajada de Honduras en Washington.

“A mí me invitó la cónsul general”, confirmó Cecilia Rodríguez, presidenta de la Alianza Hondureña de Los Ángeles (AHLA), quien aceptó ir al evento para escuchar las propuestas de Asfura.

Leoncio Velásquez, presidente del Partido Nacional en L.A., considera que el evento con las organizaciones locales no fue proselitista, sino que fue más un evento comunitario en donde Asfura aprovechó para informar lo que haría si ganaba las elecciones.

“No les vino a decir: ‘Voten por mí’”, aseguró Velásquez.

Rivera, de 35 años, es cónsul general de Honduras en Los Ángeles desde agosto de 2019. Antes estuvo nueve años en el consulado en Atlanta, en donde comenzó su carrera diplomática en 2010 como consejera económica y en 2011 fue ascendida a vicecónsul, en el mandato de Porfirio Lobo.

En 2014, al llegar al poder Juan Orlando Hernández, la oriunda de Tegucigalpa fue ascendida a cónsul general.

“Me pidieron de favor si yo podía convocar a la comunidad”, reconoció la cónsul general sobre los eventos con las organizaciones locales.

Juan Francisco Sandoval salió de Guatemala por temor a perder la vida. El exfiscal fue removido después encontrar indicios de corrupción de personas cercanas al presidente de la República

La funcionaria, hija del actual embajador de Honduras en México, Alden Rivera, indicó que en esos días “había solicitado un permiso” a la Secretaría de Relaciones Exteriores.

En ese sentido, la Cancillería estaba enterada de la visita de Asfura a Los Ángeles, pero no de los eventos que ella organizó, aseguró la cónsul general.

“No creería que cualquier participación que tuve en estos eventos haya influído o tenido una consecuencia en el proceso electoral”, manifestó Rivera, quien no oculta su militancia en el Partido Nacional. “Como hondureña tengo derecho a tener mi afinidad política”.

¿Y el mensaje en Instagram no es proselitismo? Se le preguntó.

“No lo hice con esa intención, la verdad comparto muchas cosas en mis cuentas. Sí podría interpretarse de esa forma, pero no fue esa la intención”, argumentó la cónsul general.

María Fernanda Rivera lleva dos lustros en la diplomacia, antes de llegar a L.A. trabajó en Atlanta

Graco Pérez, experto en Relaciones Internacionales, consideró que a todas luces una funcionaria pública no debe involucrarse en un evento electoral.

“Es incorrecto total y absolutamente”, valoró el profesor de la Universidad Tecnológica Centroamericana (UNITEC).

“Es una falta grave la que ha cometido. Ella está en la obligación de mantenerse al margen del tema político, porque es una funcionaria pública de Honduras y su deber es trabajar con todos los hondureños”, agregó el académico.

“Si no toman las acciones correspondientes, entonces va a quedar en entredicho el trabajo de la Cancillería y seguramente el próximo gobierno va a tener que tomar medidas en ese tipo de situaciones”, valoró el experto en Derecho Internacional.

Pérez plantea que el reto de la presidenta electa, Xiomara Castro, es profesionalizar el servicio exterior para que esto no se repita.

Si no toman las acciones correspondientes, entonces va a quedar en entredicho el trabajo de la Cancillería y seguramente el próximo gobierno va a tener que tomar medidas en ese tipo de situaciones

Graco Pérez, profesor de Relaciones Internacionales en UNITEC

Según el analista, la diplomacia en Honduras “ha sido manejada como un botín político”. Es decir, que la mayoría de las personas que ocupan estos cargos “son producto del nepotismo, el compadrazgo y sectarismo político”.

Se solicitó una reacción al Departamento de Comunicaciones de la Cancillería hondureña, pero hasta el cierre de este artículo no se había tenido una respuesta.


Anuncio