Anuncio
Share

California adopta medidas para reducir los residuos de plástico, incluidas las bolsas de productos vegetales

A customer with mustard greens, daikon, and cilantro.
Un cliente lleva hojas de mostaza y daikon en bolsas de plástico. Estas bolsas tendrán que ser reusables según la legislación que espera la firma del gobernador.
(Dan Koeck / For The Times)

Dos meses después de que los legisladores estatales aprobaran una amplia legislación destinada a reducir los residuos de plástico, han puesto manos a la obra y han aprobado más de media docena de nuevos proyectos de ley que reducirán y limpiarán aún más el flujo de residuos de California.

Si el gobernador Gavin Newsom firma los proyectos de ley -y la mayoría de los observadores creen que lo hará-, una visita a la tienda de comestibles cambiará fundamentalmente para la mayoría de los residentes.

“Si cualquiera de estos proyectos de ley fuera aprobado, sería muy importante”, dijo Nick Lapis, director de promoción de los californianos contra los residuos. "¿Pero todos ellos juntos? Es increíble”.

Anuncio

Uno de los proyectos de ley más destacados afectará a las bolsas de plástico de las secciones de productos agrícolas y a granel de las tiendas de comestibles. A partir de 2025, esas bolsas tendrán que ser reutilizables, reciclables o ‘compostables’. Se produce seis años después de que California prohibiera las bolsas de un solo uso en las tiendas de comestibles y en los comercios minoristas.

Otro proyecto de ley se centra en los plásticos termoformados, es decir, los envases que se moldean con calor. Entre los artículos de plástico termoformado más comunes se encuentran los envases tipo “clamshell” para alimentos, las bandejas de plástico -como las que contienen pollo al horno-, los vasos y las tapas. Estos artículos tendrán que contener un determinado porcentaje -10% para 2025 y 30% para 2030- de plástico reciclado. Si no cumplen estos objetivos, la empresa que haya utilizado el plástico para envasar el artículo tendrá que pagar una multa anual en función de su déficit.

A propane cannister lies on the ground.
Un envase de propano tirado en el suelo. Un proyecto de ley que ha sido aprobado por la Legislatura de California prohibiría la venta de propano en envases de un solo uso, dando un impulso a los recipientes de propano recargables.
(Stuart Leavenworth / Los Angeles Times)

Otros proyectos de ley se centran en los residuos generados por las pilas, los aparatos electrónicos y las botellas de vino y licores, el mercurio que se encuentra en algunas bombillas fluorescentes y los tanques de propano de un solo uso, que se encuentran en las zonas de acampar de todo el estado. La venta de estos recipientes de propano desechables quedaría prohibida a partir de 2028, lo que daría un impulso a los recipientes recargables, cada vez más disponibles.

No es de extrañar que algunos de los proyectos de ley se encontraran con oposición. Los grupos comerciales de California que representan a los productores de manzanas, fresas y arándanos no estaban contentos con el proyecto de ley de termoformado.

Junto con la Cámara de Comercio de California, la Asociación de la Industria del Plástico y el Consejo Americano de Química, estas organizaciones de productores y otras asociaciones de la industria de servicios alimentarios dicen que el proyecto de ley es innecesario teniendo en cuenta la amplia legislación sobre plásticos que el estado aprobó a principios de este verano.

Anuncio

“Ahora tenemos una situación en la que los productores están sujetos a dos conjuntos de regulaciones y dos conjuntos de tarifas”, dijo una portavoz del American Chemistry Council en un comunicado.

También se incluye en la nueva legislación un proyecto de ley histórico que eliminará un crédito que los municipios utilizan ahora para gestionar los residuos.

La Ley de Gestión Integrada de Residuos de 1989 obliga a las ciudades y pueblos a desviar al menos el 50% de sus residuos de los vertederos hacia el reciclaje, el compostaje o alguna otra forma de reutilización. También les permite enviar hasta un 10% de esos residuos a las dos incineradoras de residuos sólidos que quedan en el estado: La planta de recuperación de recursos del sureste de Long Beach y Covanta Stanislaus, a las afueras de Modesto.

Anuncio

El nuevo proyecto de ley redefine la incineración como eliminación, lo que podría reducir el atractivo de esta forma de eliminación de residuos para las ciudades y pueblos.

“Estoy muy contenta de que se haya aprobado el proyecto de ley”, dijo Whitney Amaya, organizadora de incineradoras de la organización East Yard Communities for Environmental Justice, con sede en Commerce. “Va a redefinir la incineración como eliminación y nos acercará un poco más a un paisaje de cero residuos”.

Amaya ha vivido cerca de la incineradora de Long Beach desde que tenía 6 años. Y aunque no sufre enfermedades respiratorias, como muchos de sus vecinos, dijo que la contaminación del lugar puede ser insoportable.

Anuncio

“Hay días en los que respirar es difícil”, dijo. “Lo sientes cuando conduces con las ventanillas abajo. Está ahí".

Por último, hay un proyecto de ley que se centra en los residuos que generan los cadáveres humanos cuando son embalsamados o incinerados. Siguiendo el modelo de la ley de compostaje de cadáveres humanos de Washington, el proyecto de ley permitirá a los cementerios y crematorios de California adoptar prácticas más respetuosas con el medio ambiente, como la descomposición.

“Siempre he odiado la idea de que mi último acto en este mundo fuera o bien contaminar el aire o bien ser cubierto con productos químicos tóxicos y enterrado en un panteón con una enorme huella de carbono”, dijo Lapis. “La opción de que tu cuerpo se convierta en abono tras la muerte te da una última oportunidad de ayudar a dejar el mundo mejor de lo que lo encontraste”.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio