Anuncio

La sequía de California afecta a todos, pero las restricciones de agua son desiguales en las comunidades

Benita Pérez le enseña a su nieto, Nevaeh Pérez, de 1 año, cómo caminar en su edificio de apartamentos en Lincoln Heights.
Benita Pérez le enseña a su nieto, Nevaeh Pérez, de 1 año, cómo caminar en su edificio de apartamentos en Lincoln Heights. El área de la derecha, abajo, solía ser todo césped hasta hace un año, debido a la sequía.
(Mel Melcon/Los Angeles Times)
Share

Raúl Monterroso, residente en San Fernando, sabe que es poco lo que puede hacer para ayudar al jardín frente a su casa. Después de todo, se toma en serio las nuevas restricciones de agua.

“Aquí todo está seco, nosotros tenemos todo el sistema de irrigación cerrado, mi pobre señora anda llorando por sus plantas”, dijo el oriundo de Guatemala, quien dejó de regar el césped el 1 de junio cuando se emitieron instrucciones para reducir el riego en exteriores a una vez por semana.

La comunidad inmigrante guatemalteca en Los Ángeles le pide al presidente Alejandro Giammattei que implemente soluciones permanentes a un problema intermitente

Anuncio

Otras restricciones entraron en vigencia el 6 de septiembre, cuando se ordenó una prohibición de 15 días hasta el 20 de septiembre, debido a una reparación de emergencia que cerró la tubería Upper Feeder de 36 millas que lleva agua desde el río Colorado hasta el sur de California. El Distrito Metropolitano del Agua del Sur de California dijo que más de 4 millones de personas se ven afectadas por el cierre en toda la región, incluidos Beverly Hills, Malibu, Burbank, Glendale, Long Beach, Inglewood y una gran parte de South Bay, y otras áreas que se extienden tan al este como Pomona.

También bajo esta prohibición se encuentra la ciudad de San Fernando, en el extremo norte del Valle de San Fernando, donde el 92% de los 24,000 residentes son latinos.

“La realidad es que cuando te dan la alerta, uno tiene que ser consciente; hay que seguir las medidas, no queda otra opción”, dijo Monterroso.

Anuncio

En Long Beach, a una hora en auto al sur de San Fernando, la empresaria Sandy Cajas dijo que se necesitan medidas urgentes para mantener un flujo constante de agua y encontrar nuevas fuentes.

“Estamos experimentando la peor sequía en décadas”, dijo. “Aquí lo que va a pasar es que vamos a tener que reciclar el agua por la escasez que hay”.

Ese es un tema, entre muchos, en la agenda de la capital del estado. El mes pasado, un documento de 16 páginas publicado por el gobernador Gavin Newsom, “Estrategia de suministro de agua de California: adaptación a un futuro más cálido y seco”, indicó que el suministro de agua en el Estado Dorado se reducirá un 10% para 2040.

Anuncio

Entre otras medidas, el plan, respaldado por una inversión de miles de millones de dólares, exige reciclar más aguas residuales y desalinizar el agua de mar y el agua subterránea salada, así como acelerar el desarrollo de infraestructura e impulsar la conservación, con la esperanza de proporcionar agua suficiente para más de 8.4 millones de hogares para 2040.

Según Newsom, este “plan agresivo” garantizará que las generaciones futuras “continúen llamando hogar a California en este clima más cálido y seco”.

“La mejor ciencia nos dice que debemos actuar ahora para adaptarnos al futuro del agua de California. El cambio climático significa que la sequía no solo se mantendrá durante dos años como lo ha hecho históricamente: el clima extremo es la nueva normalidad aquí en el oeste de Estados Unidos y California se adaptará a esta nueva realidad”, dijo Newsom en un comunicado del 11 de agosto.

Anuncio

Sin embargo, la sequía se está desarrollando de manera desigual en las diferentes comunidades y entre los diferentes hogares. Desde el 1 de junio, alrededor de 6 millones de residentes en los condados de Los Ángeles, Ventura y San Bernardino han tenido que limitar el uso de agua al aire libre a una vez por semana. Pero no todos están cumpliendo.

El negocio de Víctor Villa fue reconocido en el 2021 por tener los mejores tacos, al ganar la competencia que realiza L.A. Taco, plataforma especializada en comida

Todos los días desde 2003, Álex Guzmán conduce una camioneta para ir a trabajar desde el Valle de San Fernando hasta Beverly Hills. El inmigrante mexicano trabaja para una empresa de jardinería. Su tarea es darle mantenimiento a los árboles y el césped de las mansiones. Pero, sobre todo, regar muchas, muchas plantas.

Anuncio

Al enterarse de que se han implementado restricciones adicionales en el uso del agua, Guzmán simplemente sonríe.

“Nunca hemos dejado de trabajar en Beverly Hills, nunca hemos dejado de regar los jardines de las mansiones debido a las restricciones”, dijo.

“Nosotros estamos trabajando normal, los patrones no nos han dicho nada de bajar el uso del agua”, agregó Guzmán.

Anuncio

Según lo ha informado LA Times, celebridades como Sylvester Stallone, Dwyane Wade, Kevin Hart, Kim y Kourtney Kardashian se encuentran entre los más de 2,000 clientes que han recibido “avisos de exceso” por superar el 150% de sus presupuestos mensuales de agua al menos cuatro veces desde que Las Virgenes Municipal Water District declaró emergencia por sequía a finales de 2021.

Esa disparidad en el seguimiento de las restricciones se manifiesta en muchos espacios públicos, dijo Patty López, exasambleísta del Distrito 39, señalando por ejemplo el contraste entre la ciudad independiente de San Fernando y Sylmar, vecindario que forma parte de la ciudad de Los Ángeles.

“Si miras el Veterans Memorial Community Regional Park en Sylmar está completamente verde, pero en los parques de nuestra área el pasto está muerto”, dijo López, residente de San Fernando, lamentando que no haya una aplicación clara y consistente de políticas, o riguroso seguimiento y aplicación, en toda la región.

Anuncio

En las condiciones actuales, si no se controla el uso del agua, las peores consecuencias no tardarán en llegar.

Samuel Sandoval Solís, profesor de gestión de recursos hídricos en UC Davis, dijo que California tiene el 30% de su agua almacenada en represas, lo que significa que, debido a los efectos de la sequía, el 70% de su capacidad se ha ido. El nivel del agua en el subsuelo ha bajado 25 pies desde 2016.

“Todo está pintando muy mal”, dijo el académico, quien lleva 20 años investigando, monitoreando y enseñando en el tema del agua.

Anuncio

Según un estudio de UC Berkeley, a medida que las temperaturas en California aumentaron entre 1960 y 1980, las precipitaciones también disminuyeron, según los registros climatológicos y el análisis de los núcleos de los árboles.

Dada la actual escasez de agua y las recientes olas de calor extremo en el Estado Dorado, incluso los aguaceros en la próxima temporada de lluvias no serían suficientes para compensar, dijo Sandoval Solís.

“No nos alcanza para llegar al siguiente año”, dijo.

El programa es ofrecido por East Los Angeles College (ELAC) en donde 75% de los alumnos son latinos, de ellos el 20% son centroamericanos

Anuncio

Sandoval Solís dijo que si los californianos no hacen más para conservar el agua, las autoridades tendrán que implementar restricciones como las impuestas durante una fase previa de sequía entre 2014 y 2016. En algunas ciudades, esas restricciones limitaron la cantidad de galones por persona a entre 12 y 15 todos los días.

Según el Departamento de Recursos Hídricos de California, el uso de agua residencial promedio actual en todo el estado es de 48 galones per cápita por día, y una cuarta parte de los hogares de California ya usan menos de 42 galones per cápita por día. El sitio web de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos establece que cada estadounidense usa un promedio de 82 galones por día en el hogar, incluido el consumo.

“Necesitamos crear conciencia de que todos debemos entrar en esto por igual”, dijo Sandoval Solís, “sin importar si vives en una casa de lujo o en un departamento, todos tenemos que reducir el consumo de agua”.

Anuncio

Haga clic en este enlace aquí para leer esta nota en inglés.


Anuncio