Anuncio

Las nuevas subvariantes de Ómicron BQ.1 y BQ.1.1 ganan terreno a medida que BA.5 retrocede

People take masks, pamphlets and boxes of COVID-19 tests from a woman working at a table outside
Las trabajadoras de salud comunitaria de Soledad Enrichment Action, Vivian Ramírez, a la izquierda, y María Mejía, a la derecha, distribuyen recursos relacionados con el COVID en un supermercado del bulevar Whittier de Los Ángeles la semana pasada.
(Carolyn Cole / Los Angeles Times)
Share

El aumento de nuevas subvariantes de coronavirus sigue erosionando el dominio que la cepa Ómicron BA.5 ha mantenido durante meses, lo que preocupa a las autoridades sanitarias, que temen que se produzca un resurgimiento invernal de COVID-19.

Un par de sus propios descendientes le están ganando terreno a la BA.5: BQ.1 y BQ.1.1. Al igual que el BA.5, ambas son subvariantes de la cepa original del coronavirus Ómicron que asaltó el mundo el pasado otoño e invierno.

Según los datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., la cepa BA.5 representa desde hace tiempo la gran mayoría de los nuevos casos de coronavirus en todo el país. Sin embargo, el hecho de que estas otras dos cepas estén aumentando su cuota de casos podría indicar que disfrutan de una ventaja de crecimiento adicional.

Anuncio

Pero aún está por ver lo que esto significa en última instancia para este otoño e invierno, un periodo en el que muchos expertos en salud ya han predicho cierto resurgimiento del COVID-19.

La directora de Salud Pública del condado de Los Ángeles, Barbara Ferrer, señaló recientemente que “las variantes y subvariantes emergentes del virus han desempeñado un papel importante en el impulso de los brotes anteriores”.

“Debemos prepararnos para la posibilidad de otra oleada invernal. Queremos ser realistas porque cada aumento del COVID conlleva un riesgo adicional”, dijo el jueves. “Sin embargo, también somos optimistas porque disponemos de poderosas herramientas, como la terapéutica y las nuevas vacunas reforzadores bivalentes, que pueden atenuar el impacto”.

Anuncio

En este momento, el BA.5 sigue siendo la versión más común del coronavirus en circulación en los Estados Unidos, y se estima que representa el 49,6% de los nuevos casos durante el período de una semana que terminó el sábado, según los datos de los CDC.

Hace un mes, las autoridades sanitarias federales estimaron que era el origen de casi el 82% de los nuevos casos.

Durante ese mismo tiempo, BQ.1 ha aumentado su cuota estimada del 1,2% al 14%, según los datos de los CDC. La BQ.1.1 ha pasado del 0,5% al 13,1%.

Anuncio

“Aunque no hay datos sobre la gravedad o el efecto inmunológico en humanos, BQ.1 [y sus sublinajes] están mostrando una ventaja de crecimiento significativa sobre otros sublinajes de Ómicron circulantes en muchos entornos, incluyendo Europa y Estados Unidos, y por lo tanto justifican una estrecha vigilancia”, según una declaración del jueves del Grupo Asesor Técnico de la Organización Mundial de la Salud sobre la Evolución del Virus SARS-CoV-2.

“Es probable”, prosigue el comunicado, “que estas mutaciones adicionales hayan conferido una ventaja de escape inmunológico sobre otros sublinajes de Ómicron en circulación, y por lo tanto un mayor riesgo de reinfección es una posibilidad que necesita más investigación”.

No hay datos epidemiológicos que sugieran actualmente que BQ.1 o sus descendientes estén asociados con una mayor gravedad de la enfermedad o que disminuyan significativamente la protección de la vacuna contra una manifestación más grave de la enfermedad según el comunicado.

Anuncio

Incluso si BQ.1 o BQ.1.1 no presenta efectos más graves que las cepas anteriores, eso no quiere decir que su aumento no tenga riesgos. Como se ha visto a lo largo de la pandemia, un mayor número de infecciones somete al sistema sanitario a una sobrecarga de trabajo adicional.

Los pacientes positivos al Coronavirus ya sean ingresados por la enfermedad COVID-19 o con una infección incidental, requieren una atención y unos recursos especiales para evitar que propaguen el virus a otras personas. La mayor transmisión en la comunidad también puede enfermar al personal sanitario, provocando interrupciones e incluso escasez de personal.

La circulación de otras enfermedades respiratorias -en concreto, la gripe y el virus respiratorio sincitial, o VRS- también podría agravar los problemas que plantea un rebote del coronavirus. Tanto el VRS como la gripe son mucho más activos ahora de lo que es habitual en esta época del año, un hecho que algunos temen que pueda presagiar temporadas especialmente graves.

Anuncio

“Sabemos que el invierno es una época en la que los virus como el COVID se propagan más fácilmente”, dijo la semana pasada el Dr. Ashish Jha, coordinador de la respuesta al COVID-19 de la Casa Blanca. “También estamos viendo un aumento de otros virus estacionales como la gripe y el VRS. Y sabemos que el COVID sigue evolucionando. Estamos viendo nuevas subvariantes. Estamos viendo un aumento de casos y hospitalizaciones en Europa”.

Pero aunque “hay algunos retos por delante”, dijo Jha, “la gran noticia es que, a diferencia de inviernos anteriores, ahora tenemos el control”.

“Tenemos las herramientas que necesitamos para garantizar que la gente tenga unas vacaciones seguras y saludables”, dijo. “Y la herramienta más importante es la vacuna COVID-19 actualizada”.

Anuncio

Dado que la protección de la vacuna disminuye con el tiempo, muchos podrían estar en mayor riesgo, dependiendo del tiempo que haya pasado desde la última vez que fueron inoculados.

A mediados de octubre, el Departamento de Salud Pública de California dijo que alrededor de 21,9 millones de personas -aproximadamente el 78% de todos los receptores vacunados- tenían al menos seis meses desde su última dosis.

La aceptación de los refuerzos bivalentes actualizados, diseñados para proteger no sólo contra la cepa original de coronavirus, sino también contra las subvariantes de Ómicron BA.5 y BA.4, también ha sido lenta.

Anuncio

Alrededor del 11,4% de los californianos elegibles han recibido la dosis adicional, según los datos del estado. En todo el país, la cobertura de la vacuna bivalente entre los receptores elegibles es del 7,3%, según los CDC.

En ese porcentaje se encuentra el presidente Biden, que se vacunó ante las cámaras la semana pasada para promocionar la vacuna actualizada.

“Es increíblemente eficaz, pero la verdad es que no ha habido suficiente gente que se la ponga”, dijo. “Tenemos que cambiar eso para que todos podamos pasar unas fiestas seguras y saludables”.

Anuncio

En cuanto a la cobertura de refuerzo, “no estamos ni de lejos donde deberíamos estar para entrar en los meses más fríos, con ese tipo de capa adicional de protección comunitaria”, dijo Ferrer.

“Tenemos mucha suerte de vivir en este país donde tenemos un amplio acceso a una de las mejores protecciones contra las graves consecuencias de la gripe o el COVID, y deberíamos vacunarnos”, dijo el jueves. “Nos gustaría asegurarnos de que todo el mundo entiende que no estamos indefensos. Y, en particular, no estamos indefensos a la hora de tratar de amortiguar el impacto que una gran transmisión puede tener en nuestro sistema sanitario”.

En el condado de Los Ángeles, los casos de coronavirus ya no están disminuyendo al ritmo observado durante el verano y parecen haberse estabilizado. En el periodo de siete días que terminó el lunes, el condado de Los Ángeles registró una media de 979 casos al día, un aumento del 7% respecto a la semana anterior. En términos per cápita, el condado de L.A. registra unos 68 casos a la semana por cada 100.000 residentes.

Anuncio

“Ya no estamos viendo un descenso constante de los casos”, dijo Ferrer. La tasa de casos del condado de L.A. comenzó a mostrar aumentos semanales justo después de mediados de octubre.

En todo el estado, los casos también pueden estar empezando a aumentar. El promedio diario de casos en California aumentó un 18% en la última semana de datos disponibles, de 2.681 a 3.152. Sobre una base per cápita, el estado estaba registrando 56 casos a la semana por cada 100.000 residentes.

Los niveles virales en las aguas residuales -una métrica clave, ya que muchos casos de coronavirus se auto diagnostican mediante pruebas caseras y no se comunican oficialmente a los departamentos de salud pública- también están aumentando en el condado de Los Ángeles. El nivel es ahora el 31% del pico de verano registrado en julio, frente al 21% de una semana antes.

Anuncio

Ferrer calificó el aumento de “leve” y “no es motivo de alarma”. No obstante, sugiere que “localmente ya no hay un descenso consistente en la transmisión del COVID-19”.

La tasa de mortalidad del condado de Los Ángeles se ha mantenido prácticamente estable durante el último mes, con un promedio de 65 a 84 muertes por COVID-19 a la semana. Esto supone una mejora con respecto al pico de verano de Ómicron de 122 muertes semanales, pero sigue estando muy por encima de la calma primaveral de mayo, cuando las muertes semanales cayeron a un mínimo de 24 muertes por COVID-19 a la semana.

En octubre, Estados Unidos registró una media de aproximadamente 400 muertes diarias por COVID-19, lo que supone un aumento con respecto a la pausa primaveral de unas 300 muertes diarias.

Anuncio

“Todavía tenemos cientos de personas que mueren cada día por COVID en este país. Es probable que esa cifra aumente este invierno”, dijo Biden. “Pero este año es diferente al pasado. Este año, casi todas las muertes son evitables”.

En el periodo de un año que finalizó el 26 de octubre, se ha informado de la muerte de aproximadamente 315.000 residentes de EE. UU. por COVID-19. Esta cifra es nueve veces superior a la media nacional de muertes por gripe al año, que es de unas 35.000.

Ferrer señaló que BQ.1 y BQ.1.1 han atraído una atención considerable “porque a nivel nacional se ha observado una duplicación en un periodo muy corto, y tenemos que prestar atención a eso”.

Anuncio

Sin embargo, hasta ahora ambas subvariantes se mantienen en niveles bajos en el condado de Los Ángeles. En la semana que terminó el 8 de octubre, ambas representaron sólo el 2,7% de los ejemplares analizados en el condado de Los Ángeles.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

https://www.latimes.com/california/story/2022-11-01/new-coronavirus-omicron-subvariants-bq1-bq11-ba5?fbclid=IwAR3MG1Y5JwZYYXuCzzwbpxrrxpn2BLA5V8x3rORvs61ERLFR09mOJk8uhKY

Anuncio


Anuncio