Anuncio

¿Podrá California evitar una tercera ola invernal de COVID-19? Hay señales de esperanza

A nurse administers a dose of the Moderna COVID-19 booster vaccine.
La enfermera Angela Tapia administra la vacuna de refuerzo Moderna COVID-19 a María Salazar, de 88 años, en su casa de Los Ángeles mientras su hijo Louis Salazar Jr. de 64 años, a la derecha, y el enfermero Bryan Phan observan.
(Mel Melcon / Los Angeles Times)
Share

En los dos últimos años, el Día de Acción de Gracias ha servido de recordatorio aleccionador del poder de permanencia de la pandemia del COVID-19.

En cada uno de ellos, la festividad marcó esencialmente el comienzo acelerado de la severa ola de COVID-19 de otoño e invierno, que en ambos casos dio lugar a las oleadas mortíferas de la pandemia, matando a miles de estadounidenses al día.

Sin embargo, existe un cierto optimismo de que este invierno podría ser diferente, o al menos no tan malo como las oleadas de 2020 y 2021.

Anuncio

“Nunca se puede decir definitivamente lo que se puede esperar”, dijo el Dr. Anthony Fauci, principal asesor médico del presidente Biden para la pandemia. “Pero es reconfortante saber que tenemos medios para mitigar cualquier cosa que se nos presente”.

Algunas de las ventajas que tenemos este año son la actualización de la vacuna de refuerzo COVID-19, que se ajusta bastante bien a las cepas circulantes del coronavirus, los amplios suministros de pruebas rápidas caseras y la concienciación general sobre las medidas que podemos tomar para evitar la enfermedad, como usar mascarillas en lugares públicos cerrados, quedarnos en casa cuando estemos enfermos y mejorar el flujo de aire llevando los eventos al exterior, abriendo las ventanas y encendiendo las unidades de filtración de aire.

En lo que respecta a las reuniones, “creo que hay formas de mejorar realmente la forma en que las hacemos, en lugar de dedicar nuestro tiempo a hablar de si debemos o no debemos”, dijo el Dr. Mark Ghaly, Secretario de Salud y Servicios Humanos de California.

Anuncio

Incluso hay noticias prometedoras sobre la incesante aparición de subvariantes del coronavirus, ninguna de las cuales ha hecho saltar las alarmas de forma tan dramática como lo hizo la cepa Ómicron original cuando irrumpió en el escenario mundial el pasado Día de Acción de Gracias.

Una nota de optimismo proviene de Singapur, que recientemente experimentó una gran ola de casos de coronavirus alimentada por la subvariante XBB de Ómicron, una combinación de las sublíneas BA.2.10.1 y BA.2.75. El XBB ha generado la preocupación de que las vacunas no sean tan eficaces contra él.

“Tuvieron [un] aumento de casos, pero no tuvieron un aumento importante de hospitalizaciones”, dijo Fauci el martes. “Así que esperamos que una combinación de personas que han sido infectadas y reforzadas y vacunadas - o personas que han sido vacunadas y reforzadas y no infectadas – nos dé suficiente protección que no vamos a ver una repetición de lo que vimos el año pasado en este momento.”

Anuncio

Otras dos subvariantes de Ómicron, BQ.1 y BQ.1.1, representaron alrededor del 57% de los casos estimados de coronavirus en la última semana disponible, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos. Ambas son descendientes de la BA.5, una cepa dominante desde hace mucho tiempo y que impulsó un aumento este verano.

Pero algunos expertos que ya habían advertido sobre el aumento de nuevas subvariantes de Ómicron dicen que los últimos datos parecen tranquilizadores por ahora. El estado de Nueva York, por ejemplo, tiene la mayor proporción de BQ.1.1 del país, pero no hay señales de que los ingresos hospitalarios hayan aumentado de la misma manera, dijo el Dr. Eric Topol, director del Scripps Research Translational Institute de La Jolla.

En California, sin embargo, las hospitalizaciones por coronavirus han aumentado. Hasta el miércoles, había 2.782 pacientes con coronavirus en los hospitales, un 84% más que el mínimo de otoño, que fue de 1.514, el 24 de octubre. El pico de este verano fue de 4.843, fijado el 26 de julio, y el del invierno pasado fue de 15.435, fijado el 21 de enero. El máximo de todos los tiempos, 21.938, se estableció durante el primer invierno pandémico, el 6 de enero de 2021, y el máximo de todos los tiempos del verano fue de 8.353, establecido el 31 de agosto de 2021.

Anuncio

A nivel nacional, cientos de estadounidenses siguen muriendo cada día de COVID-19, que sigue siendo una de las principales causas de muerte. Y hay indicios de que la transmisión está de nuevo en alza.

El condado de Los Ángeles registra una media de 2.337 casos de coronavirus al día en la semana que terminó el viernes, un 32% más que la semana anterior. Sobre una base per cápita, el condado de Los Ángeles está viendo 142 casos a la semana por cada 100.000 residentes. Una tasa de 100 o más se considera alta.

La tasa de casos de coronavirus en el condado de L.A. ha ido aumentando desde mediados de octubre, cuando alcanzó un mínimo otoñal de 60 casos semanales por cada 100.000 residentes. La última tasa de casos es la más alta desde el Día del Trabajo.

Anuncio

California está registrando 95 casos semanales de coronavirus por cada 100.000 residentes en el periodo de siete días que terminó el martes. La tasa del estado subió un 16% con respecto a la semana anterior.

Las estimaciones sugieren que la proporción de pacientes positivos al coronavirus admitidos en todo el estado que están en el hospital debido a la enfermedad del COVID-19 se ha mantenido relativamente estable, en torno al 45%, desde abril. Los demás pacientes están siendo tratados por cuestiones no relacionadas con el COVID-19.

BQ.1.1 ha sido preocupante debido a las evaluaciones de que era “una de las variantes de SARS-CoV-2 más agresivas hasta ahora vistas”, escribió Topol en una entrada de blog, incluyendo “la resistencia a todos los anticuerpos monoclonales disponibles”, refiriéndose a la medicina que puede ayudar a tratar a los pacientes infectados por el coronavirus o prevenir la infección.

Anuncio

“Esta es la primera vez en la pandemia que una variante con una clara y marcada evasión inmunológica no ha inducido una nueva ola importante”, escribió Topol. Por el contrario, varias de las subvariantes de Ómicron que se convirtieron en nombres conocidos, como la versión original, y luego la BA.2 y la BA.5, “provocaron grandes oleadas a nivel mundial”.

Podría ser que la inmunidad acumulada esté surtiendo efecto contra las últimas cepas.

“Bajo la presión de las infecciones anteriores, las vacunas, los refuerzos y las combinaciones de estos, el virus está teniendo más dificultades para encontrar nuevos huéspedes”, dijo Topol. “Hasta la fecha, BQ.1.1 no ha sido capaz de inducir una nueva oleada en dos países, una señal muy positiva”.

Anuncio

El optimismo no significa que “estemos fuera de peligro”, dijo Topol. Y no quiere decir que el auge de BQ.1.1 no tenga consecuencias.

La variante ya ha hecho que los anticuerpos monoclonales destinados a ser utilizados como medicina para tratar o prevenir la COVID-19 sean efectivamente inútiles. La Universidad de California en San Francisco dijo que está suspendiendo la administración de bebtelovimab y Evusheld debido a “un rápido aumento de la circulación de subvariantes de Ómicron que se prevé que presenten resistencia” contra los fármacos. Paxlovid, un medicamento oral antiviral, sigue siendo un tratamiento eficaz contra el COVID-19.

El ritmo de mutación del coronavirus ha aumentado un 30% en el último año, añadió Topol, por lo que todavía hay margen para que Ómicron “suponga una amenaza significativa”. Y sigue existiendo la posibilidad de que surjan variantes problemáticas en el futuro.

Anuncio

Gran parte del optimismo que rodea a este otoño e invierno se debe a la disponibilidad de las vacunas de refuerzo actualizadas de COVID-19. Los datos publicados esta semana muestran que las vacunas COVID-19 actualizadas ofrecen una “protección adicional significativa” contra la infección sintomática en personas que fueron vacunadas previamente o reforzadas con la formulación más antigua.

“Todo el mundo se preguntaba: ‘¿Dónde están los datos de eficacia clínica? Ahora han salido a la luz con el [informe] de los CDC de esta mañana”, dijo Fauci. “Sabemos que es eficaz”.

Sin embargo, la aceptación de estas dosis ha sido lenta.

En todo el estado, alrededor del 16% de los residentes elegibles han recibido el refuerzo actualizado.

Anuncio

“Hemos observado una baja aceptación del refuerzo bivalente”, dijo recientemente Ghaly. “Sé que tengo conversaciones todos los días con californianos que me preguntan si deberían obtenerla, si ahora es el momento adecuado. Y es un sí rotundo”.

El coronavirus no es el único problema de este invierno. La gripe está aumentando a un nivel que no se había visto en años, y el VRS sigue poniendo presión a los hospitales infantiles de California. Sin embargo, en lo que respecta a la gripe, la vacuna de esta temporada parece estar bien adaptada a las cepas que circulan actualmente.

A nivel nacional, las tasas de hospitalización relacionadas con el VRS -o virus sincitial respiratorio- son excepcionalmente altas, dijo el Dr. Theodore Ruel, jefe de la división de enfermedades infecciosas pediátricas y salud global de la UC San Francisco.

Anuncio

Además, el VRS sigue poniendo dificultades a la capacidad de la sala de urgencias del Hospital Infantil de Los Ángeles, lo que significa que el centro no siempre puede acomodar los traslados de pacientes desde otros lugares. El principal hospital pediátrico del condado de Orange está observando un elevado número de visitas diarias a la sala de urgencias, según la Agencia de Atención Sanitaria del condado.

El condado de Riverside informó de la muerte de un niño menor de 4 años, posiblemente a causa del VRS, en la parte oriental del condado, según informaron las autoridades el lunes. El niño murió después de una corta enfermedad en un hospital.

Las autoridades dicen que los bebés con alto riesgo de VRS grave - como los bebés prematuros y los niños pequeños con condiciones del corazón y los pulmones - pueden tomar un medicamento conocido como palivizumab para ayudar a protegerlos. “Si le preocupa el riesgo de que su hijo sufra una infección grave por el VRS, hable con el proveedor de atención médica de su hijo”, dijo la agencia de salud pública del condado de Riverside.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio