Anuncio

Se avecinan semanas peligrosas en el condado de Los Ángeles por el repentino aumento del coronavirus. ¿Por qué?

Commuters walk through Los Angeles Union Station.
Transeúntes con y sin mascarillas caminan por Los Angeles Union Station el martes.
(Irfan Khan / Los Angeles Times)
Share

Hace unas semanas, había un optimismo cauteloso de que este invierno no vería un aumento significativo de COVID-19.

Pero en el condado de Los Ángeles, eso ha cambiado. El recuento de casos está aumentando rápidamente, enviando a un número cada vez mayor de angelinos al hospital y planteando la posibilidad de un renovado mandato de mascarillas públicas en espacios interiores que podría llegar poco después del nuevo año.

Pero, ¿por qué el condado más poblado del país se enfrenta a un aumento tan significativo?

Anuncio

Entre los factores que pueden estar influyendo se incluye un periodo de incubación más corto para la última cepa Ómicron, lo que significa que habría un periodo más corto entre el momento en que alguien se expone al virus y el momento en que se infecta.

“La gente volvió de Acción de Gracias y enseguida dio positivo”, declaró Barbara Ferrer, directora de Salud Pública del condado. “Tuvimos más personas que dieron positivo justo después de Acción de Gracias de las que habíamos tenido antes”, y la transmisión se produjo durante las reuniones festivas, en lugar de en el trabajo.

“Un periodo de incubación más corto podría estar contribuyendo a un aumento más rápido de los casos a principios de diciembre que en los dos últimos años”, añadió.

Anuncio

BQ.1 y BQ.1.1 son ahora las versiones dominantes del coronavirus que circula por todo el país. Se dice que su cepa parental, BA.5, tiene un periodo de incubación de tres a cinco días.

Para la semana que terminó el martes, el Condado de Los Ángeles reportó un promedio de 3.829 nuevos casos de coronavirus por día - el doble de la tasa de Acción de Gracias. Sobre una base per cápita, eso es una tasa de 265 casos a la semana por cada 100.000 residentes. Una tasa de 100 o más se considera alta.

Hace un año, el condado registraba 112 nuevos casos a la semana por cada 100.000 residentes.

Anuncio

Las autoridades sanitarias llevan mucho tiempo señalando el Día de Acción de Gracias y la temporada de vacaciones de invierno como un posible punto de partida para un incremento. Con tantas reuniones programadas en tan sólo unas semanas, y muchas de ellas celebradas en interiores debido al frío, se dan las condiciones propicias para un repunte del coronavirus, como ha ocurrido en los dos últimos años.

El carácter multigeneracional de este tipo de eventos también influye, ya que los residentes de más edad corren más riesgo de desarrollar una enfermedad grave por COVID-19.

Ferrer dice que le preocupa que mucha gente haya dejado de preocuparse por la COVID-19. Pero si hay algún momento para empezar a prestar atención, es ahora, dijo.

Anuncio

“Estamos asistiendo de nuevo a una rápida aceleración”, afirmó Ferrer. “Es el momento de volver a ponerse la mascarilla”.

Las autoridades también insisten en la importancia de ponerse al día con la vacuna reforzada contra el COVID-19, que se introdujo en septiembre, e instan a los médicos a recetar medicamentos antivirales como Paxlovid a los pacientes que cumplan los requisitos.

“De este modo se alcanzaría uno de nuestros mayores objetivos”, afirmó Ferrer, que es reducir el número de personas que enferman gravemente.

Anuncio

E instó a la gente a no despreciar el hecho de que son las personas mayores las que tienen más probabilidades de morir por COVID-19. Medidas preventivas como el uso de mascarillas pueden reducir la enfermedad, afirmó.

Los acontecimientos festivos pueden dar lugar a brotes de coronavirus, pero tomar ciertas precauciones puede reducir el riesgo. Entre las estrategias que se pueden adoptar se encuentran la celebración de eventos al aire libre y el uso de mascarillas cuando no se esté comiendo o bebiendo activamente, según Ferrer.

En reuniones más pequeñas en hogares con amigos y familiares, los anfitriones pueden considerar que todos se sometan a una prueba rápida de coronavirus antes del evento, dijo Ferrer. Esto ayudará a identificar a los más propensos a ser infecciosos, incluso si son asintomáticos.

Anuncio

Pero una estrategia basada únicamente en pruebas no es perfecta, porque hay situaciones en las que algunas personas son contagiosas pero aún no dan positivo en una prueba rápida de coronavirus.

Y, por supuesto, las autoridades dicen que los residentes deben quedarse en casa si están enfermos.

“Se trata de personas reales, vidas reales, familias reales y comunidades reales en todo el estado, por lo que hacer su pequeña parte ayuda al estado, sin duda. Pero lo que es más importante, le ayuda a usted y a su familia a pasar unas fiestas lo más seguras posible”, declaró el Dr. Mark Ghaly, secretario de Salud y Servicios Humanos de California.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio