Anuncio
Share
Deportes

El Atlético no sale del bache; el Barcelona se estrella en Granada

Screen Shot 2019-09-21 at 3.55.11 PM.png
El centrocampista del Granada Álvaro Vadillo (c) celebra su gol, segundo del equipo ante el FC Barcelona, en el partido de LaLiga que se disputó en el estadio Nuevo Los Cármenes. EFE/miguel angel molina

El Atlético de Madrid y el Barcelona no acaban de arrancar en la Liga y viven en un particular bache después de empatar 0-0 ante el Celta en el estadio Wanda Metropolitano y de perder 2-0 ante el actual líder momentáneo, el Granada, que superó con rotundidad al equipo de Ernesto Valverde.

Si todos los focos apuntaban a la crisis del Real Madrid después de su errático inicio de Liga y de su derrota estrepitosa ante el París Saint-Germain esta semana, el conjunto blanco, si gana al Sevilla, podrá respirar más tranquilo por los pinchazos de sus dos máximos rivales.

El primero en dejar escapar puntos fue el Atlético, que no pasó del empate sin goles en su estadio ante el Celta. Después de perder 2-0 ante la Real Sociedad en Anoeta la pasada jornada, el equipo de Diego Simeone necesitaba recuperar la senda de la victoria para confirmar las buenas sensaciones del inicio de curso.

Sin embargo, el conjunto rojiblanco no salió del bache y se estrelló ante la figura del portero Rubén Blanco, que hizo varias paradas meritorias que frenaron la victoria rojiblanca.

Anuncio

Sumó una a Felipe Augusto tras un remate del brasileño a bocajarro, otra a un zapatazo de su compatriota Renan Lodi, una tercera a un remate del portugués Joao Félix y una cuarta a un intento de Koke Resurrección.

Sin duda, fue el protagonista de un duelo en el que Joao Félix volvió a ser sustituido por Simeone después de firmar un duelo desubicado sobre el césped del Wanda Metropolitano en el que el Celta, con una propuesta ordenada, pudo con el conformismo atlético del principio y con su arreón del segundo tramo del duelo. El punto fue justo y el cuadro rojiblanco presenta síntomas de debilidad.

Ricardo La Volpe, técnico argentino del Toluca, aceptó ser el responsable del penúltimo lugar que ocupa su equipo en el Apertura aunque esgrimió que así es el fútbol, porque, dijo, también hay equipos en la Liga MX que juegan horrible y están en los primeros lugares.

Peor le fue al Barcelona, que después de su goleada al Valencia (5-2), se presentó en el estadio de Los Cármenes con Lionel Messi y con Ansu Fati en el banquillo desde el inicio del choque. De esa propuesta, salió líder el Granada, uno de los recién ascendidos que ha dado la sorpresa de los primeros compases del curso.

El cuadro andaluz disfrutará de unas horas en la primera posición ante un equipo que no gana a domicilio desde el mes de abril, cuando superó al Alavés en 0-2 en Mendizorroza. El equipo de Ernesto Valverde ni vence ni convence y tiró a la basura los 90 minutos en los que disparó entre los tres palos por primera vez en el minuto 80.

Anuncio

El cuadro azulgrana fue superado desde el segundo minuto, cuando el nigeriano Ramon Azeez abrió el marcador tras rematar con la cabeza un centro de Antonio Puertas que rebotó en Gerard Piqué. Su tanto fue el preludio de una serie de ocasiones que pudieron aumentar el marcador, pero ni el mismo Puertas ni el venezolano Darwin Machís en un contragolpe, pudieron hacer el segundo.

Sí lo hizo Álvaro Vadillo, que marcó su primer gol en Primera División después de transformar un penalti por mano del chileno Arturo Vidal. Era el minuto 66 y Messi y Ansu Fati ya estaban sobre el terreno de juego.

Nada cambió con su presencia. El Granada se convirtió en un líder merecido y el Barcelona demostró que tiene un problema lejos del Camp Nou. Por tercer partido seguido en la presente Liga, no gana fuera de su estadio. Un sólo tiro entre los tres palos delató su falta de acierto. El campeón se pasea errático.

La jornada del sábado comenzó en el Estadio de la Cerámica con una victoria del Villarreal sobre el Valladolid. El conjunto castellonense asciende en la tabla gracias a los cambios de Javi Calleja que revolucionaron un partido que parecía atascado.

La entrada al campo de Javier Ontiveros y del nigeriano Samuel Chukwueze dio alas al Villarreal, que hasta la última media hora dominó con poca intensidad a su rival. El Valladolid, incluso disfrutó en las botas de Óscar Plano de un mano a mano para adelantarse en el marcador que desvió Sergio Asenjo.

Sin embargo, con Ontiveros y con Chukwueze en el terreno de juego, el Villarreal reaccionó y, después de un disparo al palo de Sandro, hizo el primero desde el punto de penalti por medio de Santi Cazorla, uno de los más brillantes del partido. Después, Ontiveros, tras un centro de Chukwueze, selló el destino del Valladolid, que se mantiene en la zona media de la tabla con cinco puntos.

El otro encuentro del sábado, el que disputaron Levante y Eibar, acabó sin goles en el estadio Ciudad de Valencia. El protagonismo se lo llevaron los porteros, Aitor Fernández por los locales y el serbio Marko Dmirovic por los visitantes.

Ambos fueron muros insalvables y el que sufrió fue el japonés Takashi Inui, que se encontró en dos ocasiones con el portero del Levante. Mientras, Dmitrovic se empleó a fondo a disparos de José Luis Morales y de Borja Mayoral. Al final, el empate fue el resultado más justo a un encuentro entretenido que no encontró el premio del gol.


Anuncio