Anuncio

Vuelve la Liga Europa y el fútbol continental

Bruno Fernandes del Manchester United celebra con sus compañeros tras anotar un gol de penal.
Bruno Fernandes del Manchester United celebra con sus compañeros tras anotar un gol de penal en el partido de la Liga Premier (Oli Scarff/Pool vía AP)
(ASSOCIATED PRESS)

DÜSSELDORF, Alemania (AP) — Han transcurrido cinco meses desde los últimos partidos, pero el fútbol continental en Europa finalmente vuelve a la acción. La Liga Europea se reanuda el miércoles con sus octavos de final.

Manchester United y Bayer Leverkusen sobresalen dentro de los equipos que disputarán los partidos de vueltas de eliminatorias que quedaron pendiente cuando la pandemia de coronavirus provocó la paralización.

Esos duelos de vuelta se jugarán en los estadios del conjunto local, y los ganadores de inmediato embarcarán hacia Alemania para participar en el nuevo formato de eliminación directa del torneo. Todos los partidos se jugarán sin público.

El Getafe de España y el Inter de Milán serán de los primeros equipos que jugarán en los escenarios alemanes del torneo de la UEFA, midiéndose el miércoles en Gelsenkirchen.

Anuncio

Definirán su cruce de octavos a un solo partido debido a que no pudieron disputar la ida en marzo. Otro tanto ocurre con el Sevilla-Roma, pautado para el jueves en Duisburgo.

PARTIDOS DE VUELTA

Con un 5-0 a favor ante el LASK Linz austríaco, el equipo de Ole Gunnar Solskjaer no debe complicarse mucho al jugar el miércoles en Old Trafford.

El Shakhtar Donetsk de Ucrania saldrá a sentenciar la ventaja 2-1 que sacó ante el Wolfsburgo alemán, mientras que el Basaksehir turco buscará hacer valer un 1-0 sobre el Copenhague.

Anuncio

Además, el jueves, el Wolverhampton del delantero mexicano Raúl Jiménez intentará prolongar su mejor campaña europea desde que alcanzó la final de la entonces Copa UEFA en 1972. Por ahora, los ingleses están empatados 1-1 con el Olympiakos griego tras la ida.

El Leverkusen, por su parte, tratará de liquidar el 3-1 que mantiene sobre el Rangers escocés.

Apenas tres días después de jugar el lunes en la liga suiza, el Basilea saldrá a defender un 3-0 ante un Eintracht Frankfurt que se presenta con varias semanas de descanso.

VIAJES Y PRUEBAS

Anuncio

Aunque las ligas domésticas en toda Europa pudieron reanudarse en medio de la pandemia — con Francia, Holanda y Escocia como excepciones al cancelar las suyas — los desplazamientos internacionales que conllevan la Liga Europa y la Liga de Campeones eran un persistente problema de logística.

Los equipos se han acostumbrado a someterse a las pruebas de coronavirus, y al menos un jugador quedó descartado para la Liga Europa tras dar positivo.

Wolfsburgo informó el lunes que su zaguero suizo Kevin Mbabu no les acompañará para enfrentar a Shakhtar Donetsk. Mbabu dio positivo por COVID-19 el mes pasado.

Nemanja Gudelj, volante del Sevilla, también se perdería la cita de octavos ante la Roma tras un resultado positivo. Está en cuarentena en su casa, pero podría reaparecer si el Sevilla avanza a cuartos.

Anuncio

LA PROMESA DE LA CHAMPIONS

Cuando la UEFA decidió en 2015 darle una plaza de la Champions al ganador de la Liga Europa, pareció ser una buena idea. Ahora es un dolor de cabeza.

La promesa de clasificarse mediante esa vía a la Champions motiva a los grandes clubes a que se tomen en serio la Liga Europa. En una temporada truncada por el coronavirus, la situación puede alterar el calendario.

La UEFA ha tenido que retrasar algunas de las rondas previas de la edición de 2020-21 hasta que se completen las competiciones de esta temporada, y se pueda dilucidar quiénes disputarán cada competición.

Anuncio

Si el ganador de la Liga Europa resulta ser un club que ya tiene el boleto asegurado para la Champions League — Manchester United o el Inter de Milán — entonces la UEFA procederá en darle el boleto al tercero de la liga francesa, el Rennes.

SEDES

El torneo de la UEFA se jugará en cuatro estadios en el oeste de Alemania, sede de clubes que atraviesan penurias económicas. El Sevilla-Roma será en el fuedo del Duisburgo, club que navega en la tercera división en medio de persistentes problemas financieros.

Anuncio

El estadio de la ciudad industrial de Gelsenkirchen es donde juega el Schalke, que ha recortado el gasto tras el declive de ingresos provocado por quedar fuera de la Champions. El estadio de Düsseldorf es el feudo de un club que acaba de descender a la segunda división.

La final se jugará el 21 de agosto en Colonia, cuyos hinchas al menos tuvieron el consuelo de que su equipo siga en la Bundesliga, pero muy lejos de su era dorada entre las décadas de los 60 y 80, cuando solía ser un animador de ligas y copas.


Anuncio