Anuncio
Share

La peleadora mexicana de UFC, Alexa Grasso, dijo que subir de peso le ha quitado las “limitantes”

Alexa Grasso.
(ROBERTO CORTES/ESPECIAL PARA LA TIMES EN ESP.)

Tras haber fallado en la báscula en enero, cuando estaba a punto de enfrentar a Cláudia Gadelha, la mexicana y su equipo decidieron dar el salto de peso paja a mosca

Alexa Grasso no quiere dar excusas, ni volver a fallar en la báscula, como le pasó en enero cuando estaba a punto de enfrentar a Cláudia Gadelha. La pelea estaba pactada en las 115 libras con un límite de una libra, sin embargo, la mexicana se fue muy por encima del peso con 5.5 libras, por lo que no pudo enfrentar a la brasileña.

“Tuve problemas para hacer mi corte de peso, pero mi cuerpo no estaba siendo capaz de hacerlo”, explicó Grasso en una videollamada el miércoles. “Antes de empezar mi carrera internacional yo era peso mosca, entonces mi equipo y yo decidimos bajar a 115 libras porque era clase de peso más popular, pero ahora que la UFC agregó la división mosca, estoy muy emocionada para mostrarles a todos lo que puedo hacer. Me siento más joven, más fuerte, más feliz”.

Grasso dijo estar contenta al regresar a su peso natural, pues le permite hacer más trabajo en su cuerpo, algo que quiere mostrar ante la surcoreana Ji Yeon Kim (9-2-2), este sábado en la velada de UFC Fight Night, en el Apex de Las Vegas (Preliminares a las 3 p.m. y cartelera principal a las 6 p.m., ESPN/ESPN+).

“Obviamente hubo muchísimos cambios”, señaló la jalisciense. “Ya no tengo los limites de los pesos porque antes era igual, era una limitante de que no podía crecerme el músculo porque tenía que hacer un impulso más grande. Cada pelea te vas haciendo más rápida, más fuerte, entonces tienes que aumentar los estímulos y era un freno muy duro con el ‘uy, no levantes tanto peso, pero oye no’, entonces ahora no estoy limitada y duro más tiempo entrenando”.

Desde que hizo el cambio, Grasso asegura ver algunos de los beneficios de esa decisión.

Anuncio

“Me siento asombrosa, entiendo que las lesiones son parte de los entrenamientos, pero estaba teniendo muchas, muchas lesiones y ahora que se viene esta pelea, no tuve ni una lesión, entonces pensé ‘Dios mío, ¿qué está pasando?’”, dijo. “Mientras te mantengas más saludable, tu presentación será mejor y por supuesto, tu cuerpo”.

Debido a los protocolos impuestos por UFC, Grasso no pudo contar con todo el equipo completo para esta pelea, de igual forma asegura que estará lista para el combate.

“Me pone triste no haber podido traer a mi papá y mi otro coach, pero la tarea se hizo, la meta está super clara para este debut en las 125 libras y ya quiero que vean todo lo que hemos hecho”, dijo Grasso.


Anuncio