Anuncio

Columna: Anthony Davis saca su Kobe interior para salvar a los Lakers con un ‘Mamba Shot’

Lakers forward Anthony Davis celebrates after the team's 105-103 victory.
(Mark J. Terrill / Associated Press)

Los Lakers estaban a punto de perder en el segundo juego contra los Denver Nuggets antes de que Anthony Davis lanzara lo que siempre se conocerá como “The Mamba Shot”.

La pelota penetró, sonó el timbre y Anthony Davis se tambaleó por la cancha. Se golpeó el pecho con el puño. Gritó lo que todo Los Ángeles estaba pensando.

"¡Kobe!”, gritó, una y otra vez. "¡Kobe!”.

Al final de una angustiosa noche de domingo en el Juego 2 de las finales de la Conferencia Oeste de la NBA, un gigante silencioso convocó a un dios de los Lakers mientras se unía en compañía.

En un momento que a Kobe Bryant le hubiera encantado, disparando un tiro que Bryant habría hecho, todo mientras vestía un uniforme negro que Bryant diseñó, Davis se abrió camino en la tradición de los Lakers al anotar un triple con oficialmente 00.0 segundos restantes para darle a los Lakers una victoria 105-103 sobre los Denver Nuggets.

Anuncio

Sienta la piel de gallina. Sumérjase en sus recuerdos. Dígale adiós a los superados Nuggets, que ahora están dos juegos a cero después de desperdiciar probablemente su mejor oportunidad para dar una sorpresa.

No fue solo un disparo, fue una daga, y Dios… a Kobe le hubiera encantado.

"Él (Kobe) acertó innumerables tiros como ese para ganar partidos... es un gran sueño”, dijo Davis.

En una jugada dentro del campo con 2.1 segundos restantes y los Lakers perdiendo por uno, Davis corrió detrás de un sofocado LeBron James, recibió el pase de rebote de Rajon Rondo y lanzó el tiro sobre el brazo extendido de Nikola Jokic, igual de grande. Después de que murmuró (Kobe), Davis se giró y corrió a los brazos de sus compañeros de equipo, saltando a un abrazo masivo con tal fuerza que incluso tiró a Talen Horton-Tucker al suelo. Luego se alejó y comenzó a gritar el nombre que describía perfectamente el momento.

Anuncio

“Ese es un tiro que Kobe Bryant haría”, dijo el entrenador de los Lakers, Frank Vogel. “Para mí, A.D. viene volando hacia el ala así, atrapa y dispara con el juego más importante en la línea de la temporada, nada más que la red, es un tiro de ‘Mamba’”.

Ahí está. Será conocido para siempre como ‘The Mamba Shot’ y se unirá a otros jugadores de playoffs en la leyenda de los Lakers.

Esto se parecía a ‘The Horry Shot’, la bomba de Robert Horry que venció a Sacramento en las finales de conferencia de 2002. Se sintió como el ‘Point-Four-Shot’, la jugada de Derek Fisher que le robó una victoria a los San Antonio Spurs en las semifinales de conferencia de 2004. Y, por supuesto, eso imitó muchos de los tiros de Bryant a lo largo de sus 20 años como uno de los mejores jugadores en la historia de la NBA.

“Un momento especial para mí y para el equipo”, dijo Davis, y luego señaló: “Hacer algo así y con la camiseta que usamos esta noche, lo hace aún más especial”.

Anuncio

El escenario estaba realmente preparado con la camiseta. Los Lakers habían perdido una ventaja de 16 puntos en los últimos ocho minutos cuando Vogel los llamó al banco y les recordó lo que estaban usando. "Él dijo: ‘Miren las camisetas que tienen puestas, él habría hecho jugadas importantes, así que es hora de que hagamos nosotros jugadas importantes”, relató Davis.

En lo que se convirtió en su adoctrinamiento oficial en la familia de la franquicia - ahora es un Laker, amigos - Davis cumplió al hacerse cargo y anotar los últimos 10 puntos del juego. Esta fue la producción que todos esperaban desde que fue cambiado aquí el verano pasado, fue su primera oportunidad real de convertirse en un héroe de los playoffs y estos fueron, finalmente, los fuegos artificiales que se habían prometido.

“Lo he visto en él todo el año”, manifestó Vogel. “No me sorprende. No es una sorpresa para nuestro grupo”.

Anuncio

Sí, pero cuando se trata de salvar a tu equipo en un partido de playoffs de la NBA, no hay mejor momento como la primera vez, y se podía escuchar en los gritos de Davis.

“Son momentos especiales como ese los que guardas para siempre”, dijo.

El momento comenzó, como suelen suceder estos triunfos, con el fracaso. Con 20.8 segundos restantes, los Nuggets tomaron la delantera cuando Jokic hizo retroceder a Davis y anotó con un tiro de gancho sobre él.

×

Highlights from the Lakers’ 105-103 victory over the Denver Nuggets in Game 2 on Sunday.

Anuncio

“Estaba un poco molesto porque soy un mejor jugador defensivo que eso”, comentó Davis, quien luego relató un consejo especial que recibió. “Rondo me dijo: ‘Está bien, te marcó, ahora contestale’”.

Y así lo hizo, con un tiro que nació del ajetreo. En los segundos finales, Alex Caruso falló un triple, pero Danny Green agarró el rebote y lanzó un tiro que Jamal Murray bloqueó fuera de límites. Si los Nuggets hubieran obtenido ese rebote el juego termina ahí.

“La mayoría de la gente renunciaría a más jugadas”, dijo Davis. “Fue un gran rebote ofensivo”.

Fue un disparo también nacido de la bravuconería. Antes de la jugada límite, Rondo básicamente se abrió camino en el juego como pasador.

Anuncio

“Cuando estaba a punto de buscarlo, se acercó y dijo: '¿Diferente pasador?’”, relató Vogel. “Estoy como, diablos, sí, vamos, vamos a meterla”.

Efectivamente, Rondo era la persona perfecta para el trabajo. Cuando vio que James estaba cubierto por Jokic, encontró a Davis corriendo libre y conectado.

“Simplemente miré e hicimos contacto visual”, dijo Davis. “Hizo un gran pase”.

Y Davis hizo un gran movimiento, notando que Mason Plumlee estaba más preocupado por ayudar a marcar a James que por defenderlo, corriendo de par en par para que estuviera momentáneamente abierto para el tiro antes de que Jokic se acercara.

Anuncio

“Sabía que si iba alrededor de ellos, preocupados con ‘Bron, probablemente tendría un tiro limpio”, dijo Davis.

Así que la pelota de baloncesto se salió maravillosamente y cayó perfectamente, de las manos de Davis a la memoria de Kobe Bryant, de la pérdida al renacimiento, de los vítores a los escalofríos.

Ahora y siempre, ‘The Mamba Shot’.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio