Anuncio
Share

Columna: La histórica victoria de Hideki Matsuyama en el Masters tiene un peso diferente en Japón

Hideki Matsuyama throws his arms in the air and grins while wearing the winner's green jack at the Masters
Hideki Matsuyama, de Japón, celebra después de ponerse el saco verde de campeón tras su victoria en el Masters el domingo en Augusta, Ga.
(Gregory Bull / Associated Press)

El triunfo del Masters de Hideki Matsuyama lo convirtió en un símbolo de la recuperación de la región de Tohoku y del éxito de los atletas japoneses en los deportes populares.

Hideki Matsuyama parecía estar luchando contra las lágrimas.

Arrugó la cara, miró hacia abajo y parpadeó.

La pregunta del entrevistador japonés que provocó la involuntaria respuesta física no fue sobre su victoria en el Masters a primera hora del domingo, sino sobre su primera participación en el torneo.

“Creo que todo cambió cuando me permitieron venir aquí hace 10 años”, dijo Matsuyama en japonés durante una entrevista a distancia con el programa “Hiruobi” del Tokyo Broadcasting System.

Anuncio

“Me alegro de poder dar noticias positivas a la gente que me impulsó entonces. Gracias”.

Con la cara aún roja, Matsuyama se inclinó ante la cámara.

Hideki Matsuyama tees off during the final round of the Masters.
Hideki Matsuyama, de Japón, sale durante la ronda final del Masters el domingo en Augusta, Ga.
(Matt Slocum / Associated Press)

La primera vez que Matsuyama fue invitado al Masters, estuvo a punto de no presentarse. Por aquel entonces, era un estudiante universitario de 19 años que se encontraba en la región de Tohoku, que un mes antes había sido devastada por un terremoto de 9 grados de magnitud y un tsunami posterior que mató a más de 20.000 personas.

Anuncio

Matsuyama, que consiguió una plaza en el Masters al ganar el Campeonato Amateur de Asia-Pacífico, se encontraba en un campo de entrenamiento en Australia cuando el terremoto y el tsunami asolaron la región. Al regresar a la Universidad Tohoku Fukushi, experimentó los efectos de la destrucción de primera mano, perdiendo peso mientras sobrevivía con una dieta de ramen instantáneo.

“No sabía si era apropiado irse”, dijo el entrenador de golf de Tohoku Fukushi, Yasuhiko Abe, en “Hiruobi”.

Mientras Matsuyama se debatía entre participar o no en el Masters, empezó a recibir cartas y faxes de personas de la región de Tohoku que le animaban a aceptar la invitación. Matsuyama les hizo caso, llevándose las más de 200 piezas de correspondencia, que leyó a lo largo del torneo.

Matsuyama se convirtió en el primer golfista japonés en obtener honores de amateur en el Masters, terminando en un empate en el puesto 27 de la lista general con el campeón del Masters del año anterior, Phil Mickelson. Una década más tarde, el domingo, se convirtió en el primer golfista japonés en coronarse campeón del Masters.

Anuncio

×

How Hideki Matsuyama won the 2021 Masters.

También se ha convertido en un símbolo de la recuperación de la región de Tohoku, junto con el patinador artístico Yuzuru Hanyu y el jugador de béisbol Rouki Sasaki.

Hanyu estaba practicando en su pista de patinaje de la prefectura de Sendai cuando se produjo el terremoto. Salió a la calle con sus patines y se vio obligado a pasar tres días en un refugio de emergencia. Más tarde se convirtió en dos veces medallista de oro olímpico.

Sasaki, que es de la costa de Iwate, perdió a su padre y a sus abuelos en el tsunami. En lugar de aceptar una invitación para jugar en una potencia del béisbol, Sasaki asistió al instituto en la misma ciudad en la que él y su familia reconstruyeron sus vidas. Allí lanzó una bola rápida de 101 millas por hora que lo convirtió en el lanzador más codiciado del país desde Shohei Ohtani. Sasaki, que ahora tiene 19 años, juega en los Chiba Lotte Marines.

Anuncio

Aunque el triunfo de Matsuyama fue el primero para Japón, no fue el mismo calibre de avance que, por ejemplo, el debut de Hideo Nomo con los Dodgers. Desde que Nomo se trasladó a Estados Unidos en 1995, los atletas japoneses se han vuelto gradualmente más competitivos en la escena mundial. No piensan a nivel nacional, como hacían los atletas de generaciones anteriores. Piensan globalmente, como fue el caso de Matsuyama, que soñaba con jugar en el Masters después de ver a Tiger Woods ganar el torneo de 1997.

Japón exporta regularmente jugadores a la Major League Baseball y a las ligas de futbol europeas. Ha ganado dos Clásicos Mundiales de Béisbol y una Copa Mundial Femenina. Naomi Osaka es cuatro veces campeona de Grand Slams. Naoya Inoue está considerado uno de los mejores boxeadores del mundo. Y en los últimos cuatro años, dos de sus velocistas han roto la antes impenetrable barrera de los 10 segundos.

El logro de Matsuyama fue un paso hacia una mayor distinción en deportes más populares, por ejemplo, que Ohtani se convierta en un jugador de dos vías tan dominante para los Ángeles como lo fue para los Nippon-Ham Fighters, o que el prodigio adolescente Takefusa Kubo lleve a la selección nacional de futbol masculina a la gloria de la Copa Mundial.

Sin embargo, en un país que se obsesiona con una cosa antes de pasar rápidamente a la siguiente, Matsuyama está disfrutando de su tiempo como el hombre del momento. Durante el fin de semana, Japón estuvo obsesionado con la nadadora Rikako Ikee, una joven de 20 años superviviente de leucemia que ganó cuatro pruebas en los ensayos olímpicos. Ahora, es el turno de Matsuyama, como en su día lo fue de Inoue o Rui Hachimura o de la selección nacional de rugby.

Anuncio

Sea cual sea la opinión de la sociedad sobre sus logros, el lugar de Matsuyama en la historia del golf japonés está asegurado. En un país que celebra las diferencias regionales, también lo es su lugar en la mitología de Tohoku.

La página principal del sitio web de la Universidad de Tohoku Fukushi incluye cuatro gráficos rotativos. Uno de ellos es de Matsuyama.

“Los graduados desafían al mundo con el corazón del bienestar”, se lee en inglés.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí.

Anuncio

×

Every shot from Hideki Matsuyama’s final round at the Masters on Sunday.


Anuncio