Anuncio
Share

Mike Trout dice que se ‘derrumbó’ tras enterarse de la salida de Albert Pujols

Albert Pujols, left, and Mike Trout before a game Aug. 17, 2019. The Angels released Pujols, 41, on Thursday.
(Marcio Jose Sanchez / Associated Press)

La estrella de los Angels, Mike Trout, desarrolló una relación especial con Albert Pujols, por lo que la noticia del adiós a Pujols el jueves dejó emocionado al tres veces Jugador Más Valioso de la Liga Americana

La noche del miércoles fue como cualquier otra para Mike Trout.

Luego, de repente, ya no lo fue.

Poco después de la derrota de los Angels ante los Rays de Tampa Bay, Trout fue abordado en el clubhouse por el relevista Steve Cishek.

“¿Sabes si le pasó algo a Albert?”, recordó Trout que le preguntó Cishek. “Está abrazando a algunos compañeros de equipo”.

Anuncio

Trout pronto se enteró de lo que el resto del mundo del béisbol descubriría un día después. En un movimiento sorpresivo, los Angels dejaban libre a Albert Pujols. Después de 10 temporadas juntos, Trout y Pujols ya no serían compañeros de equipo.

“Todos nos sorprendimos cuando nos enteramos”, dijo Trout. “Me golpeó un poco – me golpeó mucho. Desde que estoy aquí, él ha sido mi compañero. Fue mi mentor durante toda mi carrera hasta ahora”.

The Angels' Mike Trout, left, chats with Albert Pujols during a game Aug. 30, 2017.
(Jae C. Hong / Associated Press)

Trout agregó luego: “Salí y me quebré un poco. Sólo saber que después de haber estado aquí durante todo el tiempo que he estado aquí, y cómo se puede ir, así como así. Fue duro”.

Anuncio

Durante una videoconferencia con periodistas el viernes, Trout reflexionó con nostalgia sobre la década que pasó junto a su compañero, tres veces JMV, un mentor influyente que Trout ha elogiado repetidamente a lo largo de su carrera.

“Todo lo que puedes lograr, en un campo de béisbol, lo ha hecho él”, dijo Trout. “Puedo acercarme a él y hablar de cualquier cosa. Si estoy teniendo problemas en el plato, él sabe el momento perfecto para acercarse y decir algo. Tiene esa sensación. No puedo agradecerle lo suficiente. Fue una persona y un amigo increíble para mí”.

Trout hizo su breve debut en las Grandes Ligas en 2011, antes de que Pujols llegara a Anaheim. Pero una vez que Trout regresó a la nómina de Grandes Ligas de los Angels un mes después de la temporada 2012, la primera de Pujols con un contrato de 10 años y $240 millones, los futuros miembros del Salón de la Fama comenzaron a formar lo que Trout describió como una conexión “especial”.

“Al crecer, viéndolo en la televisión, cada vez que encendías ESPN era Albert y los Cardenales”, dijo Trout. “Entrar en el mismo clubhouse y simplemente sentir su presencia y llegar a conocerlo... con los años simplemente construimos una relación”.

Anuncio

Y no fue solo el tiempo que pasaron juntos lo que fortaleció ese vínculo. Sus experiencias eran comunes, sus carreras seguían trayectorias fuera de serie que pocos jugadores del deporte han alcanzado.

“Hace diez años, Michael era Albert”, pensaba a menudo el entrenador de los Angels, Joe Maddon. “Es un poco loco que ambos estén participando en el mismo equipo ahora”.

En 2012, Trout ganó el premio al Novato del Año, al igual que Pujols con los Cardenales de San Luis 11 años antes. En 2014, Trout ganó el primero de sus tres JMV, una marca que iguala a Pujols y a otros ocho jugadores por la segunda mayor cantidad en la historia de las Grandes Ligas.

Y mientras Trout se consolidaba como el mejor jugador del béisbol, un título que Pujols había ostentado años antes, no podría haber tenido un compañero de equipo más adecuado del que aprender.

Anuncio

“Él pasó por todo lo que yo pasé”, dijo Trout. “Subiendo, teniendo éxito desde el principio. Siempre ha tenido una mentalidad positiva. Es increíble la pasión y el trabajo que pone para ser el mejor”.

Apenas la semana pasada, Pujols se hizo eco de ese cálido sentimiento mientras respondía a varias preguntas sobre Trout, quien está teniendo quizás el mejor comienzo de su carrera.

“Es muy humilde. Me encanta eso de él. Y va a seguir siendo humilde”, dijo Pujols, riendo. “Porque si no lo hace, volveré y le tiraré de la oreja para asegurarme de que siga siendo humilde. Pero le deseo lo mejor. Me siento muy honrado de tener la oportunidad de vestir el mismo uniforme todos los días”.

Ahora, ese ya no será el caso. Y después de una década juntos como presencias constantes en la organización de los Angels, nunca iba a haber una manera fácil de decir adiós.

Anuncio

“Nunca se sabe lo que Albert tiene bajo la manga, va a ser interesante”, dijo Trout, añadiendo: “Espero que encuentre un equipo que le permita jugar todos los días y lo que su cuerpo le permita hacer. Porque es un competidor. Lo quieres ahí fuera jugando. Fue una situación difícil, pero Albert está en un buen lugar. Y eso es todo lo que puedes pedir”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio