Anuncio
Share

Cómo los drones ayudarán a capturar todos los ángulos del U.S. Open en Torrey Pines

Drone operator Ben McClung picks up a drone used for coverage of the U.S. Open. Tanner Deprin, left, looks on.
El operador de drones Ben McClung recoge un dron utilizado para la cobertura del U.S. Open en Torrey Pines el miércoles. Tanner Deprin, a la izquierda, observa.
(K.C. Alfred / San Diego Union-Tribune)

NBC utilizará muchas cámaras diferentes durante su cobertura del U.S. Open esta semana, y los drones ayudarán a capturar la belleza natural de Torrey Pines.

La belleza natural de Torrey Pines se exhibirá en el Abierto de Estados Unidos esta semana, ya que las cámaras de los drones de la NBC se sumergen, bucean y se ciernen sobre los acantilados de La Jolla, capturando a los mejores golfistas del mundo desde una vista espectacular.

La cadena practicó esos ángulos el miércoles, con dos operadores -uno dirigiendo el dron y otro la cámara adjunta- situándose por encima del tee del nº 3 y haciendo volar el aparato hacia el oeste hasta que fue una simple mancha sobre el Pacífico.

“Pebble Beach y lugares así son increíbles, pero esto va a ser espectacular”, dijo Joe Martin, de la NBC, dirigiendo la cobertura. “Con parte de la historia de la aviación en San Diego, sé que [Charles] Lindbergh montó el espíritu de San Luis aquí, así que es genial unirlo todo”.

En cuanto a las cámaras -y se utilizarán más de 100 en la retransmisión del U.S. Open-, muchas de las innovaciones están a nivel del suelo. Se utilizarán para seguir un torneo repleto de historias, entre ellas la de Phil Mickelson, de 51 años, seis veces subcampeón del Abierto de Estados Unidos, que intentará conseguir su primera victoria en el evento (y el grand slam de su carrera) en su ciudad natal. También están la rivalidad entre Brooks Koepka y Bryson DeChambeau, cuya disputa se ha hecho pública. Las cámaras estarán atentas a todo ello, a partir de la primera ronda del jueves.

Anuncio

En el primer hoyo, la NBC utilizará una “grúa escorpión”, colocada entre el tee y la zona de aterrizaje. La grúa seguirá el vuelo de la bola que pasa, proporcionando una vista previa de cómo será el siguiente golpe. La grúa se trasladará al número 18 para seguir los golpes de aproximación.

Además, existen las denominadas “cámaras rata”, carros de golf equipados con cámaras en la parte trasera para seguir los golpes de salida.

“Si recuerdan el viejo programa de televisión de hace años llamado `Patrulla de ratas’, es lo que inspiró el nombre”, dijo Tommy Roy, productor principal de golf de la cadena. “Era un programa sobre estos soldados del ejército que iban en jeeps y tenían ametralladoras en la parte trasera, y eso es básicamente lo que parecen estos vehículos”.

En el estanque del hoyo 18 se encuentra la “cámara de la rana”, que está en la orilla y en una posición ideal para capturar los golpes de golf errantes que, ya sea en vuelo o rodando fuera del green, acaban en el agua.

Anuncio

Especialmente intrigante es la “repetición en 4D” en la caja de salida del sexto hoyo. Se trata de un semicírculo de 88 cámaras en el que la NBC puede captar un golpe desde prácticamente todos los ángulos, como en Matrix. La cadena utilizó esta tecnología este mes en el Abierto Femenino de Estados Unidos.

“El ángulo desde el que se ve el swing, podemos controlarlo”, dijo Roy. “Podemos congelarlo donde queramos. Así que es una herramienta muy buena para que Paul [Azinger, el analista] estudie estos swings, y no tenga que esperar a ver cómo será el swing de DeChambeau allí. Por eso se requería todo eso en ese sitio. Y afortunadamente, la USGA fue muy amable al permitirnos poner nuestras cámaras”.

El cuarto hoyo, a la izquierda, el quinto hoyo
El cuarto hoyo, a la izquierda, el quinto hoyo, en el centro, y el tercer hoyo en el Campo Sur de Torrey Pines, sede del Abierto de Estados Unidos de 2021.
(K.C. Alfred / The San Diego Union-Tribune)

Durante la última década, los drones han proporcionado una nueva visión del juego, planeando a centímetros del suelo en ocasiones y elevándose hasta 400 pies en otras. No entran en conflicto con los aviones de combate que vuelan la costa y sobre el campo de golf, ya que esos vuelan al menos a 1.000 pies de altura, y no parecen molestar a los jugadores.

Anuncio

“Sinceramente, no los noto”, dijo Dustin Johnson, número 1 del mundo. “Quiero decir, a veces los oyes, puede que los mires, pero obviamente los jugadores saben lo que están haciendo. Así que se mantienen concentrados”.

De vez en cuando, sin embargo, pueden ser una distracción. Durante la tercera ronda del Campeonato de la PGA del mes pasado, Mickelson, a la postre ganador, se alineó en un approach de 187 yardas en el cuarto hoyo de Kiawah Island y se irritó porque un dron de la CBS había entrado en su campo visual.

"¿Podemos quitar ese dron de mi vista?”, dijo a nadie en particular.

La mayoría de las veces los drones se mantienen a salvo fuera del camino, normalmente detrás de los golfistas. Son capaces de desplazarse a 55 mph y, por razones de seguridad, no vuelan sobre la galería. Puede ser una propuesta complicada, sobre todo cuando hay mucho tráfico entre los competidores, porque apartarse del camino de un golfista podría suponer meterse directamente en el camino de otro.

Anuncio

“Tenemos mucho más margen de maniobra el sábado y el domingo, cuando el campo se ha reducido”, dijo Martin. “Entonces podemos seguir detrás de los grupos, sobre el campo de golf real donde no hay nadie”.

Ben McClung, que pilotea drones como proveedor de terceros, jugó al golf durante siete años como profesional en circuitos menores, y dijo que su conocimiento del juego le ayuda en su trabajo actual."Probablemente diría que primero soy golfista, luego caí en esto y aprendí esta oportunidad”, manifestó. “Así que ser capaz de jugar, luego conocer las emociones que están pasando, y también estar dentro de las cuerdas y ver lo que tratan de mirar ha sido una progresión natural para tratar de replicar esa visión a través del uso de nuestras cámaras”.

Johnson entiende el reto de volar drones.

“He volado algunos de ellos, y se estrellan”, dijo. “Sí, intenté volarlos en casa, donde hay muchos árboles y no hay suficiente espacio para aterrizarlos y despegar. Así que necesito ir a practicar en un campo abierto”.

Anuncio

No es de extrañar, pues, dónde se quedan la mayoría de las veces.

“Se quedan en la caja”, dice.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí.

Anuncio


Anuncio