Mientras el mundo rugía por su título en UFC 263, Brandon Moreno encontraba la ‘paz interior’

Brandon Moreno.
(Reforma)
Share

El peleador mexicano Brandon Moreno venció categóricamente al excampeón Deiveson Figueiredo el 12 de junio en Glenadle, Arizona, para convertirse en el primer mexicano en capturar el cinturón de peso mosca de UFC

Su rival le pidió que se detuviera, apenas pudo golpear en su pierna con su mano, avisando que se rendía ante su castigo. El réferi les señaló que el combate había terminado y un nuevo rey iba a ser coronado en la velada de UFC 263.

La arena rugía, coreando su nombre. Los aficionados acababan de ser testigos de un hecho histórico y se había desatado la locura en medio de la fiesta. Las banderas mexicanas ondeaban con fuerza, su equipo celebraba a rabiar desde afuera, apurados para entrar a abrazar y alabar a su campeón en el lugar de los hechos.

Brandon Moreno acababa de convertirse en el primer campeón mexicano de UFC en la división de peso mosca al someter con una guillotina al cuello a Deiveson Figueiredo, con quien había empatado solo seis meses atrás.

VIDEO: Mientras el mundo rugía por su título en UFC 263, Brandon Moreno encontraba la ‘paz interior’

Anuncio
Anuncio

Al saber que todo había terminado, el tijuanense se puso de pie, caminó lentamente alrededor del octágono, respirando pesadamente con sus manos en la cintura, mientras miraba a su alrededor pensativo, tranquilo, sin afán, hasta que después de unos segundos se derrumbó en llanto.

“Lo primero que se me vino a la mente fue ‘lo hice, guau, lo hice’”, recordó a LA Times en Español el peleador, quien aún presentaba moretones y el ojo izquierdo hinchado tres días después.

“El réferi nos separa y yo me voy… dentro de mi cuerpo fue una explosión de adrenalina, de emociones. Creo que cada peleador, cada persona reacciona diferente y realmente fue un momento de paz en mi corazón, en mi cabeza, un momento de calma. Paz interior hermano, paz interior, solamente de haber materializado tantas horas de trabajo”.

Previo al combate del sábado en Glendale, Arizona, muchos daban como favorito al brasileño para retener el cinturón y él estaba consciente de eso. Incluso, Figueiredo había dicho que no esperaba tener problemas para acabar con el mexicano en el primer round. Algo de lo que Moreno estaba muy atento.

“Yo sabía que era el menos favorito en las apuestas, yo sabía que no era el favorito en los ojos de los fanáticos o de los expertos, que no iba a poder llevarme el cinturón”, explicó ‘The Assassin Baby’. “Todo eso lo usé como una bola de motivación que llevé dentro de mi ser y decir que ‘voy a ganar porque voy a ganar, no me interesa nada’”.

El delantero del LA Galaxy, Javier Hernández, dijo estar contento por el logro de su paisano Brandon Moreno, quien se convirtió en el primer mexicano en ganar un título de peso mosca en UFC

Anuncio

A pesar de que visualmente, Moreno terminó con marcas en su rostro y cuerpo más que su rival, él aseguró que no se sintió en ningún momento inferior al ahora excampeón.

“Creo que la pelea fue hasta cierto punto dominante. No vi realmente que me hiciera algo significante, salvo el codazo al ojo que me dio desde la guardia desde el suelo, fuera de ahí no me logró hacer nada”, dijo Moreno.

Él es consciente que este triunfo de campeonato elevará su marca a nivel mundial, específicamente entre los amantes de las artes marciales mixtas, por lo que dice saber que tiene que mantener los pies sobre la tierra para no perder lo que con arduo trabajo ha logrado.

“Lo que me ayuda mucho es que soy un muchachito que está bien enfocado en lo que quiere. Durante la semana estuve viendo entrevistas mías de cuando tenía 19 o 20 años y ya sabía lo que quería. Qué locura, ¿no?, un muchachito con 19-20 años que ya con las metas claras a futuro”.

El campeón dijo haber visto videos de su familia reaccionando a su victoria con mucha felicidad. Su esposa y su hija menor estuvieron con él durante el combate en la arena. Además, dijo estar recibiendo mensajes de personas que nunca se imaginó lo contactarían.

“Estoy preparado, para brillar, crecer, para ser una superestrella dentro del deporte y aún así mantenerme en mis raíces y firme en mis ideales”, aseguró Moreno.

La afición no tardó en demostrar cariño hacia él. Tan solo al día siguiente de su pelea, un gigantesco mural apareció en Tijuana con la imagen que le dio la vuelta al mundo cuando Moreno recibía su cinturón en medio de las lágrimas y su protector bucal con los colores de la bandera mexicana. Un par de días después, otro mural de su rostro apareció también adornando las calles tijuanenses.

”...Fue un momento de paz en mi corazón, en mi cabeza, un momento de calma. Paz interior hermano, paz interior, solamente de haber materializado tantas horas de trabajo”.

Brandon Moreno sobre su reacción al saberse campeón de UFC

“Este tipo, inmediatamente cuando gano, se lanza a una parte de Tijuana, un poquito ahí ilegalmente porque no se pide realmente de nada (risas), se lo aventó en una noche, es un puente… tengo que definitivamente ir antes que regrese a mi casa en Las Vegas”, señaló el peleador de 27 años.

Moreno dijo que aprecia la reacción de la gente porque entiende que muchos se sienten identificados con él por su historia de superación. Hace tan solo tres años, UFC lo sacó de la organización tras sumar dos derrotas consecutivas, lo que lo obligó a pelear en la Legacy Fighting Alliance, en donde se convirtió en campeón de peso mosca.

Anuncio

Ese logro, le ayudó a volver a abrirse camino de regreso a UFC y desde entonces no ha defraudado con sus actuaciones.

“El camino ha sido complicado, pues no soy un Khabib Nurmagomedov que va a llegar 29-0 a la UFC y retirarse. No ha sido mi camino, yo tuve que perder para aprender mucho. Tuve que tropezarme horriblemente”, afirmó Moreno. “Tengo una relación de amor y odio porque aborrezco recordar lo malo que me la pasé, hasta me pongo triste, pero a la vez lo aprecio mucho porque esa experiencia es invaluable para estar donde estoy. No lo cambiaría por nada”.

Algo si es claro y seguro para Moreno y es que lo que logró el pasado 12 de junio, lo ha dejado marcado de por vida.

“No sé qué va a pasar conmigo, no sé si voy a durar de campeón por 10 años, no sé si me van a quitar el cinturón en la siguiente defensa. No puedo controlar el futuro, pero lo que acabo de hacer, ya está escrito en la historia de los libros de los deportes mexicanos. Eso absolutamente ya nadie, nadie, me lo va a poder quitar nunca y eso me pone bien feliz”, dijo el recién coronado campeón de peso mosca de UFC.