Anuncio
Share

Los JJOO de Barcelona'92 resituaron a España en el mundo hace 29 años

Los JJOO de Barcelona'92 resituaron a España en el mundo hace 29 años
El madrileño Antonio Rebollo lanza la flecha con la llama olímpica que encenderá el pebetero durante la ceremonia inaugural de la XXV olimpiada de Barcelona en 1992. EFE/ps/Archivo

Eran las 22:38 horas del 25 de julio de 1992 cuando el arquero paralímpico Antonio Rebollo disparó con precisión su flecha flambeada por encima del pebetero del Estadio Olímpico de Montjuïc para inaugurar los Juegos Olímpicos de Barcelona, una ceremonia “que encarnó la vuelta al mundo de España”, según el historiador Jordi Canal.

Canal (Olot, 1964), que es profesor de la École des Hautes Études en Sciences Sociales (EHSS) de París, acaba de publicar el libro “25 julio 1992. La vuelta al mundo de España” (editorial Taurus), en el que refleja en esa fecha emblemática, de la que mañana se cumplirán 29 años, algunos episodios importantes de la historia reciente de España.

El libro desgrana los esfuerzos que hicieron los políticos de la Transición para reintegrar a España al mundo, recuerda el inicio del final de los gobiernos socialistas, la explosiva remodelación de Barcelona gracias a los JJOO, la transformación de Sevilla por la Expo o el dominio del ‘pujolismo’ en Cataluña.

Y también retrata la trayectoria de algunos de los personajes que aquel 25 de julio de 1992 estaban sentados juntos en la tribuna del Estadio Olímpico de Montjuïc: Pasqual Maragall, Jordi Pujol, Felipe González, Juan Antonio Samaranch y Juan Carlos I.

Anuncio

Canal, especialista en el carlismo y que en 2017 coordinó los dos volúmenes de ‘Historia contemporánea de España’ coeditada por Taurus y la Fundacion Mapfre, explica en su nuevo libro que “entre muchos otros significados”, la ceremonia de apertura de los JJOO de Barcelona fue “un evento deportivo y cultural, pero asimismo político, social y económico, que encarnó la vuelta al mundo de España”.

“Centenares de millones de personas de todo el planeta asistieron, a través de sus pantallas, a una función fantástica que presentaba a una Barcelona, una Cataluña y una España modernas, creativas, poderosas y con mucho que hacer y decir en un mundo globalizado en pleno cambio”, señala el historiador.

Según Canal, “nada que ver, en cualquier caso, con lo que había ocurrido a lo largo del siglo XX, del ambiguo 98 a la compleja Transición democrática”.

Anuncio

El autor, que escribió el libro entre Girona y París, ha dividido su obra en cinco capítulos, “como los cinco anillos olímpicos”, en el que combina aproximaciones generales con estudios más minuciosos, biografías de los protagonistas de la época, y análisis políticos y económicos, además de abordar también la vertiente deportiva.

“El 25 de julio de 1992 fue uno de los grandes días de España. Una jornada histórica que sintetiza y contiene la historia de una época”, enfatiza el autor, que ha escrito el libro, que incluye un completo índice onomástico de todos los nombres que aparecen en sus páginas, a petición del editor Miguel Aguilar.

El historiador, autor también de “La monarquía en el siglo XXI” (2019), recuerda que la Covid, cuya fonética se aproxima al Cobi que fue mascota de los JJOO de Barcelona, se ha llevado por delante “muchas vidas y empresas, muchas certidumbres y autoestima, muchos sueños y esperanzas”.

Por eso, anima: “En momentos de profunda crisis y de negras perspectivas, como las que se están viviendo en todo el mundo en general y, en particular, en España, puede resultar algo esperanzador y reconfortante pensar que ya hemos sido capaces de vencer otras dificultades y de mostrar universalmente nuestra fuerza y nuestras capacidades”.

Anuncio

“1992, el año de los Juegos Olímpicos de Barcelona, pero también de la Exposición Universal de Sevilla, de la capitalidad cultural de Madrid y de la II Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, constituye uno de esos momentos”, subraya.

No falta en el libro un extenso repaso de la música que estuvo presente en los JJOO'92: Jaume Sisa, Los Manolos, Montserrat Caballé, Sarah Brightman, Josep Carreras... y el recuerdo para los mejores deportistas de los 9.959 -7.108 y 2.851 mujeres- que compitieron.

Aquel 25 de julio de 1992, en que se temió que la lluvia desluciera una cuidada ceremonia de inauguración pensada como un gran anuncio publicitario por Ovidio Bassat Sport, resultó la confluencia de muchos esfuerzos personales e institucionales que Canal resume en 255 páginas, sin olvidar “el entusiasmo popular que estaba detrás de la candidatura” impulsada por Pasqual Maragall.

Los considerados mejores juegos olímpicos de la historia “pusieron fin simbólicamente a casi un siglo de retraimiento de España”, concluye Jordi Canal.


Anuncio