Anuncio
Share

El retiro olímpico de Simone Biles arroja luz sobre la salud mental en la gimnasia

Simone Biles looks on after pulling out of the women's team final
Simone Biles observa después de retirarse de la final por equipos femeninos en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.
(Wally Skalij / Los Angeles Times)

Los entrenadores de gimnasia universitarios felicitan a Simone Biles por tener el coraje de retirarse de la competencia y demostrar cómo responder bajo presión.

Chris Waller apenas podía procesar lo que estaba viendo. Simone Biles, según su opinión, la atleta más dominante del mundo había abandonado su salto previsto. Casi se cayó. Luego se retiró de la pista de competencia.

“Me quedé sin palabras”, dijo Waller, el entrenador de gimnasia de la UCLA, al referirse a la sorprendente retirada de Biles de la final por equipos de gimnasia femenina del martes.

A pesar de otro repentino giro de los acontecimientos en los Juegos Olímpicos, el mundo de la gimnasia siguió celebrando la medalla de plata del equipo de EE.UU. en la prueba por equipos y elogió a Biles por lo que podría ser otro movimiento de cambio en el escenario internacional, ya que se apartó de la competencia para dar prioridad a su salud mental.

“La gente va a recordar a Simone Biles no solo como la G.O.A.T. (La mejor de todos los tiempos) desde la perspectiva de la gimnasia, sino por lo que ha sido capaz de hacer desde el punto de vista integral, de la salud mental, del abuso sexual, de todas las otras barreras por las que ha tenido que atravesar”, dijo la medallista de plata olímpica Samantha Peszek. “Creo que ha obligado a mucha gente a analizar bien lo que hace y a empujar a todos a ser mejores”.

Anuncio

Estados Unidos consiguió lo que Waller calificó de “logro hercúleo”, al recuperarse para conseguir la plata después de que Biles se retirara de la competencia tras la primera prueba, en la que compitió con un salto de torsión relativamente sencillo de 1 ½ en comparación con su habilidad prevista de 2 ½.

Jeff Graba supo al ver el intento de calentamiento de Biles que algo estaba mal. El entrenador de gimnasia de Auburn, cuyo hermano entrena a la estadounidense Sunisa Lee, se sintió aliviado de que Biles y sus entrenadores tomaran la decisión de retirarla de la competencia.

“Con la gimnasia que ella hace, [fue] probablemente una muy buena decisión no seguir presionándola”, dijo Graba. “Era demasiado peligroso”.

Anuncio

Grace McCallum, que asistirá a Utah el próximo año, lideró las cuatro pruebas y tuvo un perfecto ocho de ocho en sus actuaciones olímpicas. Hace tres meses, volvió al gimnasio tras una lesión en la mano.

“Lo que ha hecho en el escenario mundial es alucinante”, dijo el entrenador de Utah, Tom Farden.

Después de que Biles se retirara de la competencia antes de la segunda rotación, McCallum lideró el equipo en las barras con un 13.7, seguida de un 14.166 de Chiles. A continuación, Lee ancló la alineación con un 15.4 que fue empatado con la puntuación individual más alta en la final por equipos.

“Es así de dura”, dijo Graba, que entrenará a Lee este otoño en Auburn. “Es dura como un clavo”.

Anuncio

A pesar de todo, Biles nunca estuvo lejos de los focos. Animó a sus compañeras de equipo. Les pasó el plato de tiza. Les dijo que las quería.

Demuestra “lo que realmente significa ser un equipo”, dijo Peszek.

Hace más de una década, Peszek subió al mismo escenario olímpico. Tenía 16 años cuando fue elegida miembro del equipo olímpico que ganó la plata en Pekín en 2008. En la zona mixta de los medios de comunicación, donde los reporteros se reúnen para hacer preguntas fuera de la conferencia de prensa formal, se hicieron “las preguntas más terribles y ofensivas”, comentó. Eso afectó al equipo.

La creciente atención mediática es solo una pequeña parte de la olla de presión olímpica.

Anuncio

“Los Juegos Olímpicos consisten en representar a tu país”, dijo Waller, que compitió por Estados Unidos en Barcelona en 1992. “Esa sensación de saber que estás ahí representando a tu país, que es inspiradora, también conlleva mucha presión. Es un juego completamente diferente, con millones de ojos no solo de tu país, sino de otros países sobre ti”.

La posición de Biles como una de las gimnastas más condecoradas de todos los tiempos no hizo más que aumentar los focos de atención al entrar en los Juegos de Tokio, ya que siguió estrenando habilidades que desafían la gravedad y que reescriben el código de puntuación.

“Estuve en su lugar en cuanto a ser olímpica, pero nunca pretendería saber lo que es ser Simone Biles”, dijo Peszek.

Después del encuentro de clasificación por equipos, en el que Biles se sobrepuso a una actuación titubeante para pasar a las cinco finales individuales, escribió en Instagram: “Realmente siento que a veces tengo el peso del mundo sobre mis hombros”.

Anuncio

El martes, pidió ayuda para llevar la carga.

“Es extremadamente valiente de su parte ser capaz de hacer lo que hizo”, dijo Graba. “Se quita a sí misma todo aquello que quería. Al dar un paso hacia adelante y decir eso, puso la salud mental en el centro de la atención y por defecto, va a dar mucho poder a los jóvenes que pensarán: ‘Eso es lo correcto. Hizo lo correcto’”.

Graba dijo que la situación exhibía la “nueva versión de USA Gymnastics”, en la que se da voz a los atletas y los entrenadores están dispuestos a escuchar. La organización sigue salpicada por escándalos de abusos sexuales, emocionales y físicos, y fue el blanco de las críticas de Biles desde que el ex médico del equipo nacional, Larry Nassar, fue declarado culpable de abusar sexualmente de cientos de mujeres.

Biles dijo a los periodistas que tomará las cosas día a día con respecto a competir en las finales de las pruebas individuales, que se celebran este jueves. Si no compite, el siguiente clasificado ocuparía su lugar, lo que significa que las estadounidenses Jade Carey y MyKayla Skinner competirían en el All-Around y en el salto, respectivamente.

Anuncio

En la gimnasia universitaria, que a menudo se considera el lugar al que acuden las gimnastas de élite para redescubrir la alegría en el deporte después de años de severos entrenamientos olímpicos, se recuerda a los entrenadores la importancia de la salud mental de sus propias atletas. Waller dijo que se subrayó la importancia de animar a los atletas a hablar inmediatamente.

“Sabemos que las presiones son reales”, manifestó Farden, cuyo equipo terminó tercero en los campeonatos de la NCAA la temporada pasada.

Los esfuerzos podrían extenderse incluso a la gimnasia de los más jóvenes. Peszek ya había pensado en incorporar más formación en salud mental a sus populares sesiones “Beam Queen Bootcamp” para jóvenes atletas, pero ahora está motivada para poner en práctica sus planes.

“Creo que cuanto más fuerte seas en términos de salud mental, serás más sólido mentalmente en la competencia y te convertirás en un atleta más completo en general”, dijo Peszek. “No hay más que cosas positivas que pueden surgir de un mayor enfoque en la salud mental”.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí.


Anuncio