Faith Baptist detiene temporada histórica de Escuela de California para los Sordos en Riverside

Share

La Escuela de California para los Sordos (CSDR, por sus siglas en inglés) no pudo coronar una temporada de ensueño al caer el sábado por la noche por 74-22 ante Faith Baptist de Canoga Park en la final de campeonato de futbol americano de ocho hombres disputado en John W. North High School de Riverside. CSDR, compuesta por jugadores y entrenadores sordos, había llegado a la final del torneo estatal tras acumular un récord de 12 victorias y cero derrotas ante equipos con atletas que pueden escuchar.

Faith Baptist acumuló 28 puntos en el primer cuarto, y aunque CSDR respondió con 22 puntos en el segundo episodio, el conjunto de Canoga Park respondió con otros 22 para mantener la cómoda ventaja durante todo el partido en una noche fría en Riverside.

CSDR no había tenido una temporada ganadora como la de este año y llegó a promediar 65.6 puntos por juego, sin embargo, el sábado fueron superados por la agilidad y fortaleza de sus rivales.

El entrenador de la Escuela de California
El entrenador de la Escuela de California para los Sordos, Keith Adams, habla con sus jugadores al finalizar el partido de campeonato.
(Armando García Parra/Los Angeles Times en Español)
Anuncio

Fue la primera vez que los Cubs de CSDR llegaron al campeonato en sus 68 años de historia, por lo que la afición de la escuela, la cual llegó vestida de rojo, tomó la derrota con tristeza, pero reconoció que sus muchachos habían logrado algo que jamás habían imaginado.

Al final del encuentro, el entrenador de CSDR, Keith Adams, se dirigió a sus jugadores y los reconoció por una temporada en la que habían “puesto a la escuela en el mapa a nivel nacional”, además de “unir a la comunidad de sordos”.

“Estoy muy orgulloso de todos ustedes, estén orgullosos de ustedes mismos. Este año quedará como un asunto pendiente”, indicó Adams a sus jugadores, muchos de con los ojos llenos de lágrimas.

Uno de los jugadores de CSDR es consolado por su entrenador tras la derrota.
Uno de los jugadores de CSDR es consolado por su entrenador tras la derrota.
(Armando García Parra/Los Angeles Times en Español)

El sábado, la mayoría de afición se comunicaba en señales, pero su euforia era evidente cada que su equipo respondía y trataba de regresar en un partido en el que nunca estuvieron en ventaja.

“Miren a nuestros fans, nunca he visto fans así. En 25 años en los que he trabajado en diferentes escuelas esta es la mayor cantidad de aficionados que he visto en mi vida”, añadió Adams por medio de una interprete.

Anuncio

“Creo que las victorias han hecho unido a la comunidad de CSDR. Mira alrededor, vinieron a ver este juego”, expresó Phillip Castañeda, jugador de CSDR. “Creo que los muchachos jugaron fuerte, dieron todo lo que pudieron dar. Jugaron con corazón. Desafortunadamente no ganamos el juego”.