Anuncio
Share

Cuando más importaba, Cooper Kupp volvió a liderar a los Rams

Rams wide receiver Cooper Kupp is tackled by Buccaneers safety Antoine Winfield Jr. after making a 44-yard catch.
(Robert Gauthier / Los Angeles Times)

Cooper Kupp, posiblemente el Jugador Más Valioso de los Rams durante toda la temporada, se destacó contra los Buccaneers con dos recepciones en el último minuto para preparar el gol de campo ganador del partido.

El padre del receptor de los Rams, Cooper Kupp, mide casi seis pies, y se tambaleaba en una silla para mirar por encima de la gente agrupada en la parte delantera de un palco el domingo en el Raymond James Stadium.

Nadie se atrevía a respirar.

“Estábamos viviendo y muriendo en ese último cuarto”, dijo Craig Kupp.

Los Buccaneers de Tampa Bay, dirigidos por Tom Brady, habían salido milagrosamente de un profundo abismo para empatar el partido de desempate de la división de la NFC faltando 42 segundos, y los Rams tenían una última oportunidad de responder.

Entonces, en cinco jugadas que seguramente quedarán grabadas en la historia de los Rams, el mariscal de campo Matthew Stafford condujo a su equipo 63 yardas para preparar el gol de campo de 30 yardas de Matt Gay en la última jugada que aseguró la victoria por 30-27.

Los Rams estuvieron a punto de un derrumbe histórico en la Ronda Divisional y apenas aguantaron para derrotar a Tom Brady y sus Bucs.

Anuncio

Después de que Stafford fuera bloqueado para una pérdida de una yarda – y un fugaz fumble que recuperó frenéticamente – conectó con Kupp en jugadas de pase de 20 y 44 yardas para posicionar a los Rams para la patada ganadora.

Qué poético que fuera Kupp quien hiciera esas jugadas, un tipo que ha encabezado a los Rams esta temporada, convirtiéndose en el cuarto jugador desde 1970 que termina la temporada regular con más recepciones, yardas de recepción y touchdowns de recepción para ganar la “triple corona” de la liga.

Ninguna captura fue más grande que esa de 44 yardas por el centro.

“Cooper estaba en una ruta vertical justo por el centro, y Matthew le hizo un gran lance”, dijo el entrenador de los Rams, Sean McVay. “Cooper fue capaz de recibirlo y el resto es historia. Se sintió como si ese balón hubiera estado flotando durante unos 12 segundos”.

Ah, sí, 12. El número de la camiseta de Brady. Eso podría haber perseguido a McVay aún más de lo que ya lo hace, ya que los Rams perdieron el Super Bowl ante los Patriots de Nueva Inglaterra de Brady hace tres años.

Rams receiver Cooper Kupp (10) scores easily after a catch past  Buccaneers corner Carlton Davis (24) in the first half.
Rams wide receiver Cooper Kupp (10) scores easily after a catch against Buccaneers cornerback Carlton Davis (24) in the first half.
(Gina Ferazzi / Los Angeles Times)

El entrenador de los Buccaneers, Bruce Arians, dijo a los reporteros que habían planeado hacer un blitz a Stafford en ese fatídico pase final, pero no se lo comunicaron a toda la defensa, lo que resultó en una cobertura floja.

Antes de eso, sin embargo, fue incómodo, porque a pesar de que Kupp anotó un touchdown de 70 yardas en el segundo cuarto, tuvo un fumble poco característico en el tercero que ayudó a alimentar la remontada de Brady.

“Obviamente es duro”, dijo Kupp sobre el fumble. “Es una parte inevitable de este juego. Nadie que haya jugado este deporte no ha tenido uno. Sientes que has defraudado a tu equipo, que has puesto a la defensa en una situación terrible. Nunca quiero hacer eso. Literalmente, en la línea de banda, antes de empezar el partido, decimos: ‘Hay que cuidar el balón. Cuidar el balón. Cuidar el balón’. Así empezó el lento goteo en el que se convirtió nuestra ofensiva”.

Pero su oportunidad de redención llegaría, y la aprovechó al máximo. Terminó con nueve recepciones para 183 yardas, algo que muchos sostienen debería colocarlo en la posición de ser nombrado el jugador más valioso de la liga. Un receptor nunca ha ganado ese honor en la era del Super Bowl.

Liderados por Aaron Donald y Von Miller, los Rams cerraron la ofensiva de los Cardinals de Arizona para complementar un fuerte juego de Matthew Stafford en una victoria por 34-11.

“La forma en que produce en los momentos decisivos para nuestro equipo es increíble y es algo que no se puede elogiar lo suficiente”, dijo el punter Johnny Hekker. “El tipo trabaja incansablemente. Nunca para autoglorificarse, sino para el equipo”.

La última vez que los Rams llegaron tan lejos, Kupp fue un espectador. Se estaba recuperando de una rotura del ligamento cruzado anterior cuando su equipo hizo su marcha al Super Bowl en 2018.

“Esa fue una de las cosas más difíciles por las que he pasado”, dijo. “Una parte de mí estaba completa y totalmente dedicada a apoyar a mis compañeros y querer verlos alcanzar el éxito, llegar al pináculo del éxito.

“Y, por otro lado, deseando total y completamente formar parte de ello y no poder hacerlo. Aprecio cada instante que tengo para jugar este gran deporte”.

Mientras tanto, sus padres miraban desde un palco alquilado por Kelly Stafford, la esposa del mariscal de campo. Craig Kupp debe haber medido dos metros de altura de pie en esa silla, y al final del juego se sintió aún más alto.

“Pasamos de la euforia a ‘¿Qué diablos está pasando aquí?’ y de nuevo a la euforia”, dijo.

Después, se deleitó con el resplandor. Uno de los mejores momentos en la vida de un padre.

To read this story in English, click here


Anuncio