Anuncio
Share
EEUU

El gerente de Walmart de El Paso, que ayudó a los clientes a sobrevivir encuentra consuelo en el béisbol

Robert Evans
Robert Evans, gerente de Walmart en El Paso, donde ocurrió el tiroteo en masa, recibió una cálida recepción de la multitud en un estadio de béisbol de la liga menor de El Paso Chihuahuas.
(Rudy Gutierrez / For The Times)

Robert Evans se paró en el césped del campo de béisbol el miércoles por la noche, y fue como regresar a su niñez.

Había jugado la segunda base y parador en corto mientras crecía en El Paso. Cuando era joven, en la década de 1970, iba a juegos de ligas menores con su abuelo. "Él podía responder cualquier pregunta que le hicieran”, dijo Evans. “Amaba el béisbol”.

Evans recordó, no tenía más de 10 años, cuando me sentaba cerca de las gradas de metal y madera, esperando atrapar pelotas de béisbol que volaban por los batazos. A veces las guardaba. A veces él y sus amigos las cambiaban por conos de nieve.

El béisbol era un lugar para soñar, para la alegría, donde las cosas tenían sentido: 90 pies entre las bases, tres outs por media entrada, y una forma de diamante hecha de hierba y tierra rodeada por sucias líneas y un muro de jonrones.

Anuncio

Pero lo que sucedió en El Paso el sábado por la mañana no tenía sentido. Fue una locura. El gerente de Walmart, de 44 años, estaba en el estacionamiento de la tienda cuando se acercó un pistolero. Vio volar las primeras balas y caer los primeros clientes. Evans corrió hacia la tienda gritando: "¡Tirador activo!”.

Para nosotros los latinos, el reciente tiroteo en el Walmart de El Paso, ha elevado la amenaza al nivel más alto que podemos alcanzar.

Él y otros empleados de Walmart comenzaron a dirigir a las personas hacia las salidas traseras cuando estallaron los disparos. “Les dije que se dirigieran a los televisores a lo largo de la pared del fondo”, dijo Evans.

Había sangre, gritos, mucha gente muerta. Pasó el resto del día en la tienda, que se había convertido en una escena de crimen masivo. Evans sería el último empleado en abandonar el lugar el sábado por la noche después de ser entrevistado por los investigadores.

Anuncio

Los días posteriores fueron borrosos. Los empleados de la tienda habían dejado medicamentos, visas de trabajo y pertenencias personales en los armarios y no podían recogerlos hasta que Walmart hubiera establecido un sitio en un hotel cercano. Evans se paró en el lobby del hotel el lunes cuando llegaron, los abrazó y los ayudó a encontrar consejeros y recuperar sus artículos. Lo volvió a hacer el martes, luego el miércoles. Dormir no había sido fácil.

Pero ahora el padre de cinco hijos estaba de pie en el campo en el primer juego en casa de El Paso Chihuahuas desde el tiroteo. Los jugadores del Chihuahuas con camisetas negras se formaron a lo largo de la línea de tercera base, y el visitante Round Rock Express, con uniformes grises, se extendía por la línea de primera base.

El equipo El Paso Chihuahuas, afiliado triple A de los Padres de San Diego, lo honró por ayudar a salvar a la gente del atacante. Uno de los médicos del equipo de Chihuahuas le dio una pequeña bendición. “Traté de sacar a todos”, aseguró Evans al médico. El doctor le dio un abrazo. “Se sintió tan reconfortante”, dijo Evans.

Se emocionó mientras se tocaba el himno nacional. Cuando hicieron 22 segundos de silencio en honor a los muertos, un segundo por cada uno, apareció silencioso en la pantalla grande sobre el jardín central. Un momento que lo hizo sonreír, fue al verse un arcoíris más allá del estadio a lo largo del lado de la primera base.

Travis Radke, un lanzador zurdo de los Chihuahuas, estaba emocionado. Creció en Thousand Oaks y solía ir al Borderline Bar and Grill regularmente, sintió horror el año pasado cuando se enteró de los tiroteos masivos que cobraron la vida de 12.

De pie en el bullpen, manifestó que cuando ocurrió el tiroteo en El Paso, el equipo estaba en la carretera y todo lo que quería hacer era regresar y ayudar. Radke dijo que esperaba que el juego pudiera dar a las personas un respiro de la pena y el dolor durante al menos un par de horas.

“El béisbol siempre ha estado con nosotros”, dijo. “Durante la Primera Guerra Mundial, la Segunda Guerra Mundial, el 11 de septiembre, todo el tiempo ha permanecido allí. Espero que la gente encuentre algo de consuelo en eso”.

Anuncio

Evans lo encontró.

Tomó su asiento detrás del plato de home, junto con su esposa Norma, su padre, John Evans y otros miembros de la familia.

La familiaridad fue instantánea. El primera base lanzó los tiros de calentamiento a segunda, al parador en corto y tercera. Los jugadores lanzaron tiros hacia él, la pelota golpeaba en el cuero, como siempre lo han hecho desde los días de Babe Ruth.

Las gradas estaban medio llenas y algunos ya vestían camisetas de “El Paso Strong”. Esas palabras también estaban grabadas detrás del montículo y aparecieron en el marcador durante todo el juego.

Emmanuel Ramírez tiró el primer lanzamiento, y fue dirigido a los asientos. La mascota de los Chihuahua, un perro grande, caminó por la explanada y posó para fotos con niños. Las colas para tacos, perritos calientes y cerveza ya habían comenzado a formarse. Ramírez dio un jonrón de dos carreras para poner a los Chihuahuas en 2-0, pero en el fondo de la primera, El Paso tomó la delantera con jonrones consecutivos.

Norma Evans frotó la espalda de su esposo. Comió palomitas de maíz y tomó una cerveza. El juego se balanceó de un lado a otro. El Express había anotado en cada entrada a través de cinco, y El Paso en todas menos la segunda entrada.

Cuando en la quinta entrada se arrojaron camisetas gratis a las gradas, Evans se levantó y trató de atrapar una que volaba unas pocas filas más allá de él. Hubo promociones a mitad de la entrada, incluida una carrera entre un niño y la mascota. Un hombre tuvo resultados mixtos en un concurso de trivia que se muestra en el marcador. Durante el juego, Evans estaba comprometido, dando instrucciones desde su asiento.

Anuncio

"¡Vamos!”, le gritó a un jugador que falló un tiro.

Solía ​​administrar un grupo juvenil de T-ball, y dijo que le encanta el trabajo en equipo que requiere el béisbol, que según él es aplicable a muchas partes de la vida. Le gusta enseñar esa lección a los niños más pequeños.

Pero a veces, durante el juego, su mente volvía al tiroteo. Algunos empleados de Walmart también habían venido, y él los miraba a la cara y pensaba en el sábado por la mañana nuevamente.

Uno estaba en el centro de retiro de dinero y había ayudado a sacar heridos del edificio. Otro se encontraba en el departamento de suministros de limpieza auxiliando a los clientes a escapar en medio de los disparos. Evans recordó haber abrazado a alguien más adelante. Ella le dijo que “parecía un ángel corriendo por la tienda”, aseguró.

Era su Walmart. Comenzó allí hace 21 años trabajando en el departamento de lácteos, ascendiendo a gerente de mercado de comestibles y, finalmente, convirtiéndose en gerente de la tienda hace siete años. El ataque se sintió personal y la herida se sintió profunda. Se refiere a sus asociados de la tienda como una familia, y El Paso ha sido su hogar durante 42 años.

Durante el tramo de la séptima entrada, la multitud se puso de pie y cantó. El Paso iba abajo 16-11. Algunos fanáticos se fueron temprano. Evans y su familia se quedaron. El es optimista.

“Todavía están a una distancia sorprendente”, dijo John Evans a su hijo.
Ambos abuchearon al árbitro por lanzamientos cercanos no marcados como strike para los Chihuahuas y compartieron su análisis. “Llegó tarde en eso”, dijo Evans a su padre después de que un jugador se ponchó.

Radke llegó a la cima de la novena entrada, cediendo cuatro carreras, y El Paso tuvo que superar un déficit de nueve carreras. El primer bateador jonroneó y Evans aplaudió. Pero el equipo perdió, 20-12.

Evans y su familia se pusieron de pie y se estiraron mientras los fanáticos restantes se dirigían a las salidas hacia la ciudad. Abrazó a su esposa y su papá le dio unas palmaditas en el hombro. Parecía cansado mientras caminaban hacia afuera a la noche oscura, había relámpagos centelleantes en la distancia.

“Me encanta el béisbol”, dijo en voz baja.

Y en esta noche, lo amó de nuevo.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio