Anuncio
Share
EEUU

Cerca de 84.000 registros duplicados de votantes encontrados en la auditoría del sistema “motor voter” de California

California motor voter
Una nueva auditoría independiente encontró múltiples errores y fallas en el despliegue del sistema automatizado de “motor voter” de California.
(Allen J. Schaben / Los Angeles Times)

El. ambicioso esfuerzo de California para automatizar el registro de votantes en las oficinas del Departamento de Vehículos Motorizados produjo casi 84.000 registros duplicados y más del doble de ese número con errores de preferencias sobre partidos políticos, según una auditoría publicada el viernes por funcionarios estatales.

El análisis abarcó sólo los primeros cinco meses del nuevo programa del también llamado “votante automovilista”, que se lanzó en abril de 2018. Encontró una amplia gama de problemas con el despliegue del sistema DMV, incluida una cantidad limitada de pruebas, así como inconsistencias y líneas de comunicación confusas entre las agencias estatales involucradas en su creación. Muchos de los hallazgos se alinean con documentos descubiertos por Los Angeles Times en una investigación a principios de este año sobre este programa.

Muchos californianos -especialmente las comunidades inmigrantes- desconfían del gobierno de Estados Unidos y del censo. Las organizaciones sin fines de lucro están tratando de cambiar eso.

Los auditores revisaron más de 3 millones de archivos de registro de votantes, comparando inscripciones tanto del DMV como del secretario de estado de California. Encontraron 83.684 registros de votantes duplicados, un error atribuido a inconsistencias en lo que figuraba en la lista de preferencias de los partidos políticos de los votantes.

“Esta acción no tuvo ningún impacto en la elegibilidad de los votantes”, escribió Keely Martin Bosler, director del Departamento de Finanzas del estado, en una carta el viernes al secretario del gabinete del gobernador Gavin Newsom.

Anuncio

Por separado, la auditoría encontró errores adicionales en el registro de votantes relacionados con la preferencia de un partido. Los investigadores escribieron que 171.145 inscripciones del DMV contenían entradas que indicaban el partido político de una persona, pero no dicha “designación asociada” dentro de los datos recibidos por los funcionarios de elecciones estatales.

“Estos errores agregaron una carga de trabajo adicional a los funcionarios electorales estatales y locales, ya que los registros afectados por estos equívocos tuvieron que ser investigados, corregidos y en algunos casos cancelados”, dijo el viernes el secretario de Estado Alex Padilla en una carta a Bosler. Dijo que los errores “amenazaban con socavar la confianza pública en el programa”.

Amy Tong, directora del Departamento de Tecnología de California y líder clave del proyecto, insistió en que la auditoría no encontró errores reales. En una declaración escrita, calificó los problemas como “diferencias esperadas como resultado de diferencias arquitectónicas” entre los sistemas de bases de datos utilizados por la oficina de Padilla y el DMV.

Anuncio

Una firma de contabilidad independiente, Ernst & Young, realizó la auditoría. Aunque se divulgó al público el viernes, el informe se presentó a los funcionarios estatales en etapas entre febrero y julio, según muestran los documentos. Funcionarios del Departamento de Finanzas dijeron que la liberación tardía era necesaria para que revisaran los hallazgos y determinaran el alcance de los problemas.

El sistema de votantes motorizados de California se creó a través de una ley estatal de 2015 diseñada para facilitar el registro de más ciudadanos. Si bien el DMV ha brindado servicios de inscripción de votantes durante unas dos décadas, ese programa fue voluntario. El nuevo sistema estatal, que utiliza un esquema de pantalla táctil en las oficinas del DMV, tiene la intención de registrar a cualquier californiano elegible a menos que la persona se retire del proceso.

El Times reportó por primera vez documentos duplicados de registro de votantes en el lapso de un mes del lanzamiento del sistema DMV. Los funcionarios electorales locales han dicho que los errores fueron detectados y corregidos, y que a esos electores no se les permitió emitir más de una boleta. Pero la oficina de Padilla encontró media docena de votantes, inscritos a través del nuevo sistema, que emitieron su voto a pesar de que había información incompleta sobre su elegibilidad real. Una portavoz de Padilla dijo que ninguno de ellos son personas con licencia de conducir y que están ilegalmente en Estados Unidos.

La auditoría de 113 páginas ofrece una idea del lanzamiento problemático del sistema de votación y señala que muchos de los problemas permanecieron sin corregir hasta 2019. Los auditores descubrieron que los funcionarios clave no estaban informados sobre las alteraciones del programa de pantalla táctil del DMV. El informe también detalla una queja compartida con el Times por algunos de los empleados clave del proyecto en entrevistas a principios de este año: la decisión de lanzar el sistema de registro de votantes tres meses antes de lo programado, hecho para que esté activo en las primarias estatales de junio de 2018 dejó poco tiempo para resolver los problemas.

“El plan maestro de prueba describe una decisión del proyecto de “limitar intencionalmente el tiempo de comprobación para la aplicación y realizar simultáneamente todo tipo de muestras, en lugar de en fases sucesivas”, escribieron los auditores. “La duración de las pruebas se limitó para cumplir con la fecha límite impuesta por el proyecto [abril de 2018]”.

La auditoría insta a los funcionarios estatales a volver a probar todo el sistema, aunque se ha actualizado desde su creación el año pasado.

“Esta evaluación ha identificado riesgos que, si no se abordan, impactarán negativamente en la realización de los beneficios previstos del programa”, escribieron los auditores en el informe. Recomendaron que el secretario de Estado, como jefe de elecciones de California, tenga un mayor control sobre las futuras actualizaciones del sistema.

Los auditores entrevistaron a varios empleados estatales actuales y anteriores que ayudaron a diseñar y lanzar el programa, aunque sus nombres fueron eliminados del informe antes de que se hiciera público. Describieron una red confusa de conversaciones entre los departamentos del DMV, el secretario de estado y el Departamento de Tecnología de California.

Anuncio

“Se pensaba que varias personas eran responsables” de ciertas tareas, según los informes, dijeron los empleados a los auditores. “Hay inconsistencia en las líneas de comunicación y propiedad de la autoridad de toma de decisiones”.

Los auditores encontraron que faltaba una documentación significativa de los procesos utilizados para construir y probar el software. Los empleados estatales tampoco lograron crear una “línea de base” de los registros de votantes típicos producidos por el programa, uno que podría usarse como una comparación para detectar fallas sistémicas. “Sin una evaluación de los datos esperados contra una línea de base, existe el riesgo de datos incompletos o inexactos”, dijo la auditoría.

Los autores del informe entrevistaron a clientes del DMV sobre la experiencia de usar el sistema de ‘motor voter’ y encontraron una insatisfacción generalizada. Una queja clave fue que las opciones presentadas en las pantallas táctiles eran confusas para los usuarios del DMV que ya estaban registrados para votar.

“El lenguaje utilizado en las opciones no proporciona una opción clara para mantener el registro de votantes”, escribieron los auditores. Además, los empleados del DMV “no recibieron capacitación para responder a las preguntas e inquietudes sobre la inscripción de electores”.

La auditoría no abordó todos los errores atribuidos al sistema desde su lanzamiento, en particular, una admisión por parte de funcionarios estatales en octubre pasado de que unos 1.500 no ciudadanos, personas legalmente autorizadas a vivir y trabajar en EE.UU se habían registrado por error para votar, pero sí señaló que el DMV ha estado revisando manualmente las inscripciones relacionadas con las respuestas de los clientes sobre la pregunta de ciudadanía, una tarea que “potencialmente retrasa” el registro de aquellos que son elegibles.

Tanto Padilla como Steve Gordon, quien recientemente fue nombrado director del DMV por el gobernador, dijeron que ya han implementado los cambios propuestos por la auditoría.

“Continuamos colaborando con el Secretario de Estado para proporcionar información de registro de votantes de manera eficiente y precisa”, dijo Gordon en una declaración escrita.

Los legisladores republicanos dijeron que la auditoría es una prueba de que el sistema se apuró. La senadora estatal Patricia Bates (R-Laguna Niguel), autora de la legislación que habría devuelto el registro de votantes del DMV a un sistema de inclusión, dijo que los líderes legislativos demócratas deberían permitir que su propuesta bloqueada avance antes de que la Legislatura se vaya a un receso el próximo mes. E instó al DMV, un departamento que trata de reducir los largos tiempos de espera a medida que implementa la ley federal de ID Real, a que desconecte el sistema de votantes motorizados.

Anuncio

“Suspender el programa permitirá que se solucionen los problemas y, lo que es más importante, dejará que el DMV se concentre en sus otros contratiempos que afectan a sus clientes”, dijo Bates.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio