Anuncio
Share
EEUU

Luchan iglesias por consolar a latinos que se sienten asediados en la era Trump, marcada por el odio y el miedo

Parishioners at Church of the Epiphany
Los feligreses se saludan después de la homilía durante el servicio dominical en la Iglesia de la Epifanía en el vecindario de Lincoln Heights en Los Ángeles.
(Brian van der Brug/Los Angeles Times)

El servicio comenzó con un momento de silencio para las víctimas de tiroteos masivos en El Paso; Dayton, Ohio; y Gilroy, California.

Los feligreses inclinaron la cabeza y rezaron.

“Invitamos a los espíritus de nuestros hermanos y hermanas a estar hoy aquí con nosotros”, dijo el reverendo Richard Estrada en español bajo el techo de madera oscura de la iglesia episcopal en el vecindario Lincoln Heights de Los Ángeles.

Los amigos y familiares de las víctimas del tiroteo de El Paso dicen que tienen miedo de asistir a los funerales, visitar el monumento conmemorativo del lugar del tiroteo, e incluso de abandonar sus hogares.

El sermón de Estrada el domingo en la Iglesia de la Epifanía se centró en abrazar a los inmigrantes y lidiar con el miedo. Habló de las redadas del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de EE.UU en Missippipi y los disparos en El Paso que han infundido ansiedad profundamente arraigada en la comunidad latina. Instó a los feligreses a usar la vigilancia y la unidad para superar su aprehensión.

Anuncio

“Tenemos que crear una comunidad amorosa, compartiendo nuestras culturas y nuestra fe”, dijo.

Muchos latinos han recurrido a la iglesia y al clero en busca de apoyo y asesoramiento sobre cómo proceder en un momento en que su comunidad está asediada por la violencia y el racismo.

Los miembros del clero ven sus roles como líderes religiosos cada vez más entrelazados con el activismo. Algunos dicen que es imposible separar su fe de los problemas de justicia social. Muchos lidian con la forma de aconsejar a los feligreses sobre los problemáticos eventos de hoy.

Anuncio

El domingo, algunos feligreses latinos dijeron que se sienten cada vez más inseguros y atacados en los últimos meses y años.

“Nunca me sentí tan asustado en mis 42 años viviendo en Estados Unidos como lo he estado desde que Trump asumió el cargo”, dijo Candy Canales, quien es de Honduras.

Los temores suscitados por los tiroteos del fin de semana en El Paso y Dayton siguen en la superficie para muchos. En medio de un aumento de los temores, los expertos en seguridad debaten sobre la protección de los “objetivos blandos”.

Canales, de 67 años, dijo que ha notado que el clero se enfoca en los hechos actuales más que nunca.

“Estamos rezando para que no nos pase nada”, dijo mientras se paraba en la parte trasera de la iglesia después del servicio de Estrada.

Su amiga, Laura Elena Mendoza, estaba profundamente entristecida por las amenazas y la violencia contra los latinos que ha visto en los últimos meses, dijo. Pero en estos momentos, ella recurre cada vez más a su comunidad de fe.

“Esto sólo hará que nuestra fe se fortalezca”, dijo.

Estrada se ha estado preguntando cómo puede apoyar a la comunidad latina que está sufriendo ahora, dijo. En su sermón, pidió a los feligreses que tengan fe en que vendrá el cambio.

Anuncio

Pero mientras tanto, él sabe que los miembros del clero tienen que tomar medidas concretas para que esto suceda. Él ofrece cenas en su casa los miércoles (los miembros del clero han declarado que su iglesia es un santuario) y continuará hablando en contra de una administración racista, dijo.

“Vamos a protegernos unos a otros, eso es lo que hacemos”.

Guillermo Torres, organizador del proyecto para Clero y Laicos Unidos por la Justicia Económica, una organización activista para miembros interreligiosos en el área de Los Ángeles, dice que ha visto a más clérigos acercarse a la organización para preguntar cómo pueden participar activamente en el apoyo a las comunidades latinas e inmigrantes.

“La retórica de Washington está deshumanizando a nuestras comunidades”, dijo. “Muchas personas que no se habían involucrado activamente antes nos están contactando en este momento”.

La fe es una forma especial de lidiar con atrocidades como el tiroteo en El Paso, dijo Melvin Valiente, el pastor de la Primera Iglesia Bautista de Maywood, porque brinda la esperanza de que las cosas pueden cambiar para mejor, que el mal no necesita triunfar. Su parroquia empuja a los miembros de la comunidad a hablar en contra de la injusticia.

“También les decimos que alcen sus voces”, dijo Valiente, quien dice que nunca había vivido un momento de racismo y odio tan abierto hacia los latinos.

Valiente sabe, sin embargo, que todavía hay muchas parroquias donde los sacerdotes y pastores dudan en hablar con demasiada fuerza contra los ataques hacia los latinos, temerosos de cruzar lo que ven como una línea entre la política y la religión.

Para la feligrés Cristina Tanta, esto suena cierto. Todos los domingos, ella asiste a misa en Nuestra Señora Reina de los Ángeles en el centro de L.A, también conocida como La Placita, una iglesia católica reconocida desde hace mucho tiempo entre los latinos de Los Ángeles. El domingo, ella estaba sentada en un banco en la plaza adyacente al templo esperando el servicio a las 3 p.m. A su alrededor, las familias entraban y salían de la iglesia, esperaban en fila para tomar un helado y traían rosas y margaritas para recostarse frente al altar de la Virgen María.

Anuncio

Tanta es una católica devota, pero dijo que desea que el clero apoye más a la comunidad latina en estos momentos difíciles.

“Las personas que están pasando por estos tiempos difíciles preguntan, ¿dónde está Dios? Tenemos que estar preparados para mucho dolor y mucha tristeza”, dijo. “La iglesia no nos apoya lo suficiente”.

Pero Miguel Ángel Cortés, quien es pastor asociado de Nuestra Señora Reina de los Ángeles, dice que se ha centrado en ayudar a los feligreses a lidiar con las preocupaciones tanto en confesión como en sus homilías. Últimamente, las ansiedades comunes que escucha de las personas incluyen el miedo a salir de su casa, y nunca regresar, estar separados para siempre de sus familias, debido a una redada de ICE o un tiroteo masivo.

Él dice que la fe tiene la capacidad de disipar esos temores.

“No se asusten, les digo, salgan y luchen por sus sueños”, dijo, paseándose en su oficina junto a Nuestra Señora Reina de los Ángeles. Y también considera las posibilidades de violencia que lo afectan. “A veces pienso en lo que haría si estuviera en la iglesia y hubiera un tiroteo”.

En la Iglesia de la Epifanía, es evidente una historia de activismo comunitario. El reverendo Tom Carey describe la parroquia, fundada en 1887, como un centro organizador clave durante el movimiento chicano de los años sesenta y setenta. Imágenes y recortes de periódicos sobre el activismo chicano y las acciones pasadas de aplicación de la inmigración se alinean en los muros del sótano de la iglesia. “Wetback Roundup”, se lee en un titular; “Latinos for Peace”, dice un cartel que muestran a los activistas en una fotografía.

“La comunidad quiere celebrar y lamentarse juntos”, dijo Carey, y agregó que la iglesia y la fe proporcionan un espacio muy necesario para que las personas enfrenten juntos los desafíos. “La fe viene en la capacidad de atravesar nuestro miedo”.

Pero él dice que ha aprendido más de sus feligreses de lo que puede enseñarles.

“No necesitan que les diga eso, me han enseñado eso”, dijo.

En el servicio del domingo en la Iglesia de la Epifanía, había una audiencia pequeña pero devota de unas 25 personas. Los feligreses se abrazaron y se dieron la mano cuando llegó el momento de ofrecerse un signo de paz.

Estrada habló de elegir el amor sobre la violencia y las armas; pedía a los feligreses que imploraran para encontrar la solidaridad comunitaria a través de su fe. Y envió un mensaje claro: “Demos la bienvenida a los inmigrantes que vienen a tocar a nuestra puerta”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio