Anuncio
Share
EEUU

¿Espacios públicos más seguros?: mientras crece la ansiedad por los tiroteos de masas, los expertos debaten cómo proteger los ‘blancos fáciles’

El Paso shooting
Una pareja se abraza en el improvisado monumento a las víctimas del tiroteo en masa del sábado pasado, en un complejo comercial en El Paso.
(Associated Press)

En una Walmart de Temécula, la policía respondió el lunes a denuncias de un ladrón armado. Pero en las redes sociales, los compradores preocupados temían que algo mucho peor estuviera sucediendo; enviaban mensajes de pánico por Twitter y Facebook y advertían a otros que se mantuvieran alejados de la tienda.

Un usuario de Twitter escribió: “Un cobarde quiere ser un imitador de lo que ocurrió este fin de semana”.

Finalmente nadie resultó herido, y el Departamento del Sheriff del Condado de Riverside descubrió que el arma en cuestión era una pistola de aire comprimido.

Pero el incidente dio cuenta del aumento de tensión después de los tiroteos consecutivos en El Paso y Dayton, Ohio, casi una semana después de que las comunidades temblaran con el ataque en el Festival del Ajo, en la cercana Gilroy.

Anuncio

Todos los tiroteos ocurrieron en lugares públicos: un Walmart, un bar popular y un famoso festival de comida. La cuestión dejó tanto a los funcionarios del orden como a los expertos en seguridad debatiendo qué más se puede hacer para proteger mejor a estos lugares de los ataques.

Los “blancos fáciles” han preocupado durante mucho tiempo a los funcionarios dedicados al antiterrorismo, incluso cuando los sitios han aumentado la seguridad, agregado detectores de metales y hasta equipos de detección de bombas. Pero está claro que esas medidas no pueden evitar que un hombre armado se empeñe en matar.

El sitio del foro 8chan, donde múltiples tiradores masivos sospechosos han publicado manifiestos, ya no será apoyado por Cloudflare.

También hay discusiones sobre si los funcionarios podrían hacer más para detectar alertas en las redes sociales, un tema que ha generado preocupaciones sobre la privacidad.

Anuncio

Michael Downing, ex subdirector de la oficina antiterrorista de la policía de Los Ángeles y actual jefe de seguridad de Oak View Group/Prevent Advisors, explicó que los tiradores solitarios suelen elegir blancos fáciles, que no cuentan con el aparato de seguridad tradicional. El enfoque de la defensa, agregó, ahora se trata de ser “los primeros en prevenir, en lugar de ser los primeros en socorrer”.

Sin decir que Donald Trump dirigió el ataque, no será fácil disociar sus posiciones de los motivos del atacante en los lamentables sucesos de El Paso, Texas.

Pero el ex policía especializado en antiterrorismo, que ayuda a analizar los riesgos de seguridad, consideró que tales esfuerzos para detectar y prevenir a los atacantes sólo pueden ir tan lejos como es posible, en un marco donde se necesita un amplio cambio cultural sobre las armas y municiones. “Siempre hay cosas que se pueden hacer para proteger aún más a un objetivo: personal bien capacitado, vigilancia y otras cosas para identificar una amenaza potencial en las redes sociales”, afirmó Downing. “Como son lobos esteparios o ratas solitarias, estos tiradores son extremadamente difíciles de detectar. Se pueden buscar análisis que identifican posibles sospechosos. Pero es una cuestión de política”.

Los expertos en seguridad afirman que restringir las armas y municiones, y dejar de lado las preocupaciones de privacidad podrían ser las tácticas de prevención más cruciales para tales ataques, aunque podrían hacer que los políticos, tanto a la derecha como a la izquierda del espectro, no estén muy felices.

No obstante, todo el conocimiento preventivo tiene un límite. “Creo que estamos hartos de escuchar sobre ‘pensamientos y oraciones’ cuando tenemos tiradores como en Ohio, con armas de 100 balas”, remarcó.

Monique Carrillo, de 29 años, es muy consciente de que podría ocurrir un tiroteo en masa sin previo aviso. Cuando ingresó a la Walmart de Torrance, el lunes por la mañana, pensó en dónde ella y su pequeña hija podrían esconderse en caso de un hecho así. “Busqué dónde estaban las salidas cuando entré en la tienda y traté de ser consciente de lo que me rodeaba”, afirmó. “Tengo que estar atenta ahora, especialmente con mi hija”.

A Carrillo, de Hawthorne, la balacera en un Walmart en El Paso la hizo pensar dos veces antes de ingresar a la tienda. Lester L., de 69 años, sin embargo, no se inmutó. “Lo que tiene que suceder, sucederá”, expresó el hombre, quien se negó a dar su apellido.

El residente de Compton consideró que el país debe trabajar hacia una solución para terminar con la violencia armada. Hasta entonces, las personas no deben dejar que el miedo les impida continuar con sus vidas. Este veterano cliente de Walmart notó el efecto de la retórica presidencial. “La forma en que él habla no está ayudando”, dijo. “Tenemos trabajo por hacer”.

Anuncio

Para Downing, ese trabajo significa extender las restricciones más allá de las armas de estilo militar, con municiones. “Necesitamos controlar la distribución de municiones y hacer cambios en las políticas”, reflexionó.

Downing está organizando una conferencia sobre seguridad, el 11 de septiembre en Nueva York, y destacó que la orden del día está cambiando el tema. “Cómo identificar la amenaza terrorista a nivel nacional en Estados Unidos” es ahora una pregunta central.

Muchas grandes organizaciones, compañías y administradores de sitios de reunión evalúan constantemente las amenazas mediante el monitoreo de las redes sociales y la actividad en el ciberespacio, resaltó Downing, quien evocó el bombardeo de 2017 ocurrido en un concierto de Ariana Grande en Inglaterra. "¿Se podrían haber detectado alertas allí?”, preguntó.

Los organizadores de eventos supervisan las redes sociales por zona, cerca de los conciertos y eventos deportivos, explicó el especialista. También ha habido un cambio de mentalidad después de los ataques del 11 de Septiembre y de la preparatoria Columbine, que enfatiza un modelo proactivo de prevención basado en parte en los ojos y oídos del público y la inteligencia. “Dayton y El Paso muestran que no se puede descansar en los laureles”, dijo.

Pero, ¿cómo se predice ese tipo de amenaza?

Las evaluaciones de amenazas y de salud mental del Departamento de Policía de Los Ángeles hacen un seguimiento regular de individuos potencialmente peligrosos mediante profesionales de salud mental que evalúan a las personas y se aseguran de que no tengan los medios para obtener un arma, indicó Downing.

Encontrar a los terroristas que son lobos solitarios en el país es casi imposible, añadió Charles “Sid” Heal, ex comandante del sheriff del condado de Los Ángeles, quien ha estado involucrado en iniciativas antiterroristas a nivel nacional y en el extranjero, incluida Somalia con el Cuerpo de Marines de Estados Unidos.

“A esas personas les tememos como terroristas. Los lobos solitarios actúan solos, no hacen contacto con los demás. Tienen los planes completos en su cabeza. Ni todos los programas del mundo pueden detectar a estos individuos”, explicó. “Hace una década o más, el FBI los identificó como una de las amenazas más graves”.

Anuncio

El sheriff del condado de Los Ángeles, Alex Villanueva, remarcó que su departamento está “evaluando constantemente” las amenazas potenciales minuto a minuto. El desafío, explicó, son los blancos fáciles obvios.

Villanueva agregó que sus agentes saben que podrían tener que actuar solos si ocurriera un ataque. “Esa es una decisión difícil. Se necesitan muchas agallas para hacerlo, pero esperamos que los oficiales lo hagan”.

Además, añadió el sheriff, la gente necesita estar preparada para escapar en una situación de ese tipo. “Hemos perdido parte de nuestra inocencia”, consideró.

Para Heal, el ciberespacio es uno de los pocos lugares donde los investigadores pueden hallar posibles atacantes, ya que estos tienden a buscar personas de ideas afines en los agujeros oscuros de 8Chan y otras comunidades.

“Si bien podemos monitorear las áreas públicas de discusión en las redes sociales, no podemos profundizar en las comunicaciones más personales debido a cuestiones de privacidad”, dijo.

Pero los investigadores antiterroristas están cada vez más en conflicto con los defensores de la privacidad.

“El reconocimiento facial y los lectores de matrículas a menudo son las únicas opciones para rastrear a un posible sospechoso”, indicó Heal. “La reciente decisión de San Francisco de prohibir la tecnología de reconocimiento facial deja un vacío que significa que una amenaza no sea tan fácil de rastrear”.

Además, los tiradores en masa pudieron evadir las medidas de armas y municiones establecidas en los estados donde vivían, agregó. “No estoy seguro de que se pueda mantener las armas alejadas de estas personas. No pudimos mantener el rifle alejado del pistolero en Gilroy”, expresó Heal. “Las personas como él consiguen armas”. Y si bien se habla de rifles, dijo, la realidad es que “el 68% de estos ataques ocurren con pistolas”.

Aunque la amenaza de lo invisible permanece, muchos se niegan a ser dominados por el miedo.

Laura B., de 50 años, estaba en el Walmart de Torrance cuando el tiroteo ocurrió en Texas, a millas de distancia. Al igual que otras familias, la mujer compraba los primeros suministros para el regreso a la escuela, tal como muchos de los que murieron en El Paso. No se enteró del ataque hasta que llegó a casa, más tarde. Cuando volvió al día siguiente para cambiar un artículo, descubrió que la tienda estaba repleta. “Eso fue un poco aterrador”, consideró Laura, quien se negó a dar su apellido. Pero se quedó allí, como muchos otros.

Un representante de Walmart no estuvo disponible de inmediato para comentar si la tienda del sur de California había aumentado la seguridad. Cualquier precaución adicional, si es que la hay, no fue evidente para los compradores el lunes.

Una empleada de la tienda notó una caída en el tráfico peatonal el domingo por la mañana, y pensó que el tiroteo en El Paso podría haber sido la causa. Pero para el domingo por la tarde, el negocio parecía haber vuelto a su capacidad normal de clientes.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio