Anuncio
Share
EEUU

Un estudiante de doctorado y un futuro padre, los amigos de la infancia que murieron en un tiroteo compartían un futuro brillante

floresvelazquez.carrera.jpeg
José Antonio Flores Velázquez, de 23 años, a la izquierda, y Alfredo Carrera, de 24, eran amigos de la infancia que jugaban juntos en el equipo de béisbol de su escuela preparatoria. Los dos fueron asesinados en un tiroteo el miércoles, según la policía.
(UC Irvine; family photo)

José Antonio Flores Velázquez, de 23 años, y Alfredo Carrera, de 24, eran amigos de la infancia que compartían un futuro brillante.

Flores Velázquez era un estudiante de doctorado en UC Irvine y estaba en camino de cumplir su sueño de convertirse en astrofísico.

Carrera estaba a punto de convertirse en padre.

El miércoles, ambos hombres fueron asesinados a tiros en la calle donde crecieron en el sur de Los Ángeles. El atacante sigue en libertad, dijo la policía.

Anuncio

Los miembros de la familia dijeron que los dos hombres no estaban involucrados en pandillas o drogas y que no tenían idea de por qué fueron atacados.

Los dos estaban en la entrada de la casa de Carrera en la cuadra 1100 de East 68th Street en el barrio Florence-Firestone alrededor de las 7 p.m. cuando les dispararon, según el Departamento del Sheriff del Condado de Los Ángeles. Una persona que llamó dijo a las autoridades que se acercó un vehículo y un pasajero sacó una pistola.

Se produjo una discusión y los disparos sonaron, dijo el teniente del sheriff Derrick Alfred.

Flores Velázquez murió en el lugar del crimen y Carrera fue llevado a un hospital, donde fue declarado muerto.

Anuncio

No se encontraron armas en las víctimas, dijeron las autoridades. El vehículo del sospechoso fue descrito sólo como un sedán de color oscuro.

Las familias de ambos hombres quedaron devastadas por su pérdida.

Alrededor de 1 de cada 1.000 hombres y niños negros en Estados Unidos pueden esperar morir a manos de la policía. Ese riesgo es 2.5 veces mayor que el de los hombres blancos, según muestra una investigación reciente.

El sueño de Flores Velázquez era conseguir un buen trabajo en una institución prestigiosa para poder algún día comprar a sus padres, inmigrantes de México, una casa y para que su padre no tuviera que laborar tantas horas en su trabajo de construcción.

Ramon Flores and Maria Velasquez recall the accomplishments of their 23-year-old son, Jose Flores Velasquez.
Ramón Flores y María Velázquez recuerdan los logros de su hijo José Flores Velázquez, de 23 años, quien fue asesinado a tiros el miércoles por la noche.
(Irfan Khan/Los Angeles Times)

“No lo dejaron terminar”, dijo su padre, Ramón Flores, en una entrevista telefónica con el Times, al fondo se escuchaba su esposa sollozando. “Estaba a punto de ver los frutos de su trabajo”.

Flores Velázquez, quien los familiares dijeron que siempre llevaba un cuaderno con él, navegó por sus dos mundos con aparente facilidad.

Anuncio

A principios de la semana, había dado una charla sobre formaciones de galaxias a un grupo de investigadores internacionales en UC Irvine, dijo James Bullock, decano de la Facultad de Ciencias Físicas de la universidad.

“José era un estudiante increíblemente prometedor en astrofísica y una estrella en ascenso en su campo”, dijo Bullock. “Tuvimos la suerte de que vino a UCI para obtener su doctorado. Su pérdida se sentirá y lamentará ampliamente en el campus y en la comunidad”.

Los dos hombres habían estado discutiendo recientemente un cronograma futuro que permitiría a Flores Velázquez trabajar desde casa y pasar más tiempo con su familia, dijo Bullock.

“Antes de morir, presentó un borrador de su trabajo de investigación en el que utilizó simulaciones avanzadas de supercomputadoras para interpretar las observaciones de los telescopios sobre la velocidad a la que las galaxias forman estrellas”, dijo Bullock, y agregó que la escuela estaba trabajando en publicar sus resultados.

La novia de Carrera, Marilyn Cuevas, de 24 años, esperaba su primer hijo para el próximo mes, según miembros de la familia.

Anabel Carrera, la hermana del hombre, dijo que su hermano había estado estudiando en Cal State Northridge y esperaba algún día convertirse en inspector de seguridad de la División de Seguridad y Salud Ocupacional de California. Pero recientemente dejó de ir a la escuela para poder tomar un segundo trabajo y mantener a su nuevo bebé, dijo.

“Era un chico muy dulce, nunca tuvo problemas”, dijo su hermana, llorando. “Estaba tratando de conseguir un departamento para su novia y su bebé. Estaba emocionado de celebrarlo”.

Flores Velázquez había ido a la casa de Carrera para entregar regalos para un baby shower programado para el sábado, según Jason Flores, el hermano de 18 años.

Anuncio

"Él sólo estaba entregando regalos, siendo un gran amigo”, dijo.

Flores, quien también estudia física, dijo que su hermano tenía la vista puesta en trabajar un día en la NASA. Flores Velázquez se graduó de Cal Poly Pomona en 2015 con un título en física y había ocupado puestos de asistente de investigación en el Centro de Investigación Interdisciplinaria en Astrofísica de la Universidad Northwestern y el Centro Harvard-Smithsonian de Astrofísica, según su familia.

Mientras estudiaba para su doctorado en UC Irvine, Flores Velázquez solía visitar su hogar los viernes por la noche, pero esta semana llegó temprano a casa para prepararse para un campamento de fin de semana con algunos de sus compañeros de clase, dijo su familia.

Los fines de semana, cuando Flores Velázquez estaba en casa, su padre a menudo se despertaba temprano para encontrar a su hijo trabajando en su computadora en la mesa de la cocina.

“Está terminado”, le aseguraba a su padre.

Puede que sus padres hayan entendido la ambición de su hijo, pero no siempre comprendieron sus complejos estudios. Las grandes pizarras blancas que guardaba en la casa en la que escribía apasionadamente sus notas eran en gran medida indescifrables para ellos.

“Sólo él entendió lo que escribió", dijo su padre. “Todo lo que podías ver eran galaxias”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio