Anuncio
Share
EEUU

Jessica Meir de UCSD ‘fuera de este mundo’ durante la primera caminata espacial femenina de la NASA

spacer.jpg
Las astronautas Christina Koch (izquierda) y Jessica Meir realizaron la primera caminata espacial femenina el viernes desde la Estación Espacial Internacional.
(NASA)

Meir se unió a la astronauta Christina Koch para reparar una unidad de energía en la Estación Espacial Internacional

Con una bolsa de herramientas en la mano, Jessica Meir salió flotando de una esclusa de la Estación Espacial Internacional el viernes y se puso a trabajar en un momento emocionante para la NASA y su alma mater, UC San Diego.

Meir se unió a su compañera astronauta Christina Koch para realizar la primera caminata espacial exclusivamente femenina, que se desarrolló a 254 millas sobre la Tierra mientras reparaban una unidad de control de energía que se rompió recientemente.

Apretujadas en trajes espaciales de 300 libras, Meir y Koch fijaron meticulosamente el componente a medida que se movían de la luz a la oscuridad y de regreso a la luz mientras daban la vuelta al planeta a cinco millas por segundo.

Las astronautas estadounidenses Jessica Meir y Christina Koch hicieron historia este viernes con el primer paseo espacial íntegramente femenino para reemplazar un control de carga de baterías solares en la Estación Espacial Internacional (EEI); todo un hito en la historia de la NASA y del mundo.

Más de 225 personas han realizado caminatas espaciales desde que la primera fue efectuada por un ruso en 1965. Pero hasta el viernes, el peligroso acto nunca había sido realizado por un equipo de mujeres.

Anuncio

En muchos sentidos, la sesión de 7 horas y 17 minutos parecía rutinaria. Pero no lo fue. La NASA le dijo a Meir (pronunciado meer) que tenía que ser consciente de los bordes peligrosamente afilados de la superestructura de la estación. Y Koch (se pronuncia Cook) necesitaba asegurarse de que no se tropezara con su compañera de equipo.

La caminata espacial causó sensación.

abby.png
Jessica Meir (izquierda), graduada de la Universidad de San Diego, y Christina Koch, se preparan para la primera caminata espacial de un equipo de mujeres.
(NASA)

El presidente Trump llamó a Meir y Koch cuando aún estaban fuera de la estación espacial y les dijo: “El trabajo que hacen es increíble. Estoy encantado de hablar con dos valientes astronautas americanas que hacen historia”.

Anuncio

También hubo una muestra de orgullo en UCSD, donde Meir obtuvo su doctorado en el Scripps Institution of Oceanography de la universidad en 2009.

“Siempre he dicho que los ex-alumnos de la Universidad de California en San Diego están fuera de este mundo”, dijo el Canciller Pradeep Khosla, quien habló mientras la escuela comenzaba su fin de semana anual de regreso a casa.

A medida que se acerca el 50º aniversario del primer alunizaje, las mujeres que ayudaron en los primeros esfuerzos espaciales de Estados Unidos reflexionan sobre sus funciones, a menudo no reconocidas, y sobre las indignidades que sufrieron.

“Hoy, se ha demostrado que tengo razón doblemente. Tanto por la astronauta Jessica Meir que hizo historia esta mañana como miembro de la primera caminata espacial totalmente femenina, atada a su traje espacial estaba también una cámara GoPro, inventada por su compañero de estudios Nicholas Woodman”.

La directora de Scripps, Margaret Leinen, dijo: “La caminata espacial de hoy podría ser la primera vez que dos mujeres estadounidenses trabajen juntas en el espacio, pero estoy segura de que no será la última”.

“Como las mismas astronautas señalaron, ahora hay muchas mujeres en el programa y esto resalta el hecho de que no hay barreras para su plena participación en todos los aspectos de nuestro programa espacial”.

El astrofísico de UCSD Brian Keating dijo: “Desde Maria Goeppert Mayer hasta Margaret Burbidge, Sally Ride y Jessica Meir, las mujeres de UCSD han revolucionado la comprensión del universo por parte de la humanidad.

Anuncio

“Observé el paseo espacial con mis hijas con gran orgullo, respeto y admiración por el inspirador viaje de Jessica entre las estrellas”.

Mayer fue galardonada con el Premio Nobel y una de los primeros miembros del cuerpo docente de UCSD. Burbidge, quien cumplió 100 años este año, es una renombrada profesora emérito de física en UCSD. Ride se convirtió en la primera mujer estadounidense en volar en el espacio. Más tarde se desempeñó en la facultad de UCSD durante más de 20 años.

Otra ex alumna de UCSD, Kate Rubins, se convirtió en la primera persona en secuenciar el ADN en el espacio en 2016 mientras prestaba servicio en la estación espacial.

Meir, de 42 años, saludó a Scripps durante la caminata espacial y desvió los elogios, diciendo: “En realidad, sólo somos nosotras haciendo nuestro trabajo”.

La misión del viernes representó la realización de un sueño para Meir.

Creció en el norte de Maine, donde se sintió fascinada por el cosmos a una edad temprana. Meir continuó su interés, obteniendo una maestría en ciencias en estudios espaciales en la Universidad Internacional del Espacio, y un doctorado en biología marina en Scripps, donde estudió ambientes extremos.

Su trabajo de campo incluía bucear bajo el hielo en la Antártida para estudiar a los mamíferos marinos.

Meir fue seleccionada para el cuerpo de astronautas en 2013 y ahora cumple su primera misión en el espacio. Llegó a la estación espacial a finales de septiembre y pasará seis meses en el puesto de avanzada, principalmente realizando investigaciones científicas.

Anuncio

Cuando se le preguntó cómo podría ser cambiada por la misión, Meir dijo al Union-Tribune: “He pensado mucho en eso. Creo que (el autor) Frank White lo describió como el “efecto general”. Te afecta de dos maneras principales. En primer lugar, al apreciar lo frágil y especial que es nuestro planeta natal, la Tierra. Ver esa capa tan delgada de la atmósfera, observar los océanos y todas las formas de la Tierra.

“El segundo factor es comprender lo insignificantes que somos como especie en nuestro mundo, en el sistema solar y en el universo. Creo que eso realmente cambia tu perspectiva como humano y estoy deseando que llegue”.

The New York Times contribuyó a este informe.


Anuncio