Anuncio
Share
EEUU

Columna: Atención con las más malvadas estafas de la temporada navideña

These holiday scams are heavy on naughty, totally lacking in nice
Desde fraudes con tarjetas de regalos hasta estafas en línea, los consumidores están asediados en esta temporada navideña, que para algunos analistas es la primera valuada en billones de dólares en el país.
(Getty Images / iStockphoto)

Desde fraudes con tarjetas de regalo hasta fraudes en línea, los consumidores están bajo un asalto casi constante en medio de lo que algunos analistas llaman la primera temporada navideña de trillones de dólares de la historia del país.

Es la época más maravillosa del año, pero para los consumidores, también es la más peligrosa.

Desde fraudes con tarjetas de regalo hasta estafas en línea, los consumidores sufren un acoso casi constante en una época que, para algunos analistas, se trata de la primera temporada navideña billonaria del país.

El Departamento de Seguridad Nacional instó a los compradores a “estar al tanto de posibles estafas navideñas y campañas cibernéticas malévolas, particularmente cuando navegan o compran en línea”.

El FBI anunció arrestos y cargos en una acusación federal que involucraba una estafa que apuntaba a mujeres hispanas mayores el lunes 25 de noviembre de 2019.

La agencia citó específicamente “enlaces maliciosos o archivos adjuntos infectados con malware” y “correos electrónicos falsificados que piden colaboraciones para organizaciones benéficas o causas fraudulentas”.

Anuncio

Aquí analizaremos algunas de las amenazas más importantes, y qué puede hacer para protegerse.

Tarjetas de regalos

Las tarjetas de regalo encabezan las listas de deseos navideños de muchas personas, y la Federación Nacional de Minoristas afirmó que el 59% de los encuestados esperan encontrar al menos una en sus calcetines.

Mercator Advisory Group, una firma consultora de la industria de pagos, estima que se cargaron casi $100 mil millones de dólares en esas tarjetas el año pasado.

Anuncio

Los estafadores son muy conscientes de cuán populares son estos artículos, y hacen todo lo posible para involucrarse en una parte de la acción.

“Las tarjetas son opciones de obsequio seguras”, expuso Erin Wood, presidenta de la Asociación de Tarjetas de Regalo Minoristas. “Desafortunadamente, como todas las herramientas de pago, los delincuentes han encontrado formas de sacar provecho de ellas”.

Una de las trampas más comunes es que los potenciales ladrones retiren en las tiendas las pegatinas que cubren los PIN de las tarjetas de regalo. Toman nota del número, luego se conectan en línea después de que la tarjeta se ha activado e intentan hacer una compra con el saldo restante.

Algunos estafadores utilizan el método de fuerza bruta, y emplean software para probar todas las combinaciones posibles de números de tarjeta y PIN en el sitio web de un minorista. Si tienen suerte en un combo, pueden usar la tarjeta ellos mismos o vender la información en línea.

Siempre verifique que el empaque de la tarjeta no haya sido manipulado y que la etiqueta del PIN esté en su lugar. Además, no retire la etiqueta ni raspe la cubierta del PIN hasta que esté listo para usar la tarjeta.

Las tarjetas compradas en línea no son tan fáciles de manipular como las adquiridas en tiendas. Además, cuando se guardan detrás del mostrador del cajero son más seguras que las que se exhiben desatendidas, en un estante.

Otra idea: si recibe una tarjeta de regalo, úsela. Se estima que en los últimos 15 años se acumularon más de $45 mil millones en saldos no utilizados, lo cual sólo es dinero gratis para las tiendas.

Si no usa todo el suyo, piense en vender los saldos restantes en sitios como Cardpool y CardCash.

Anuncio

Fraude electrónico (phishing)

Las bandejas de entrada de correo electrónico son inundadas con mensajes y supuestos regalos que parecen ser de minoristas importantes. Algunos son indudablemente legítimos. Pero en muchos casos, esa oferta genial es sólo una artimaña para que usted brinde su información personal o descargue un programa malicioso.

Recibo dichos correos electrónicos aparentemente de Amazon varias veces a la semana; son falsos. Costco anunció días atrás que un enlace de Facebook a un cupón gratuito por $75 es, en realidad, un engaño. “Costco NO está obsequiando cupones de compra por $75", advirtió la empresa. “Si bien amamos a nuestros seguidores y a nuestros clientes, esa oferta es una estafa y de ninguna manera está vinculada con nosotros”.

Las víctimas dijeron a la policía que “tenían miedo de la sospechosa y de inmigración”

Como parte de su higiene digital, nunca haga clic en enlaces de fuentes que no reconoce. Si tiene dudas, desplace el cursor sobre el enlace y vea qué aparece. Si se trata de una URL sencilla, especialmente para una marca reconocible, probablemente esté bien. Si es una larga cadena de galimatías, no ingrese.

Paul Stephens, director de políticas y defensa de Privacy Rights Clearinghouse, de San Diego, advirtió sobre la creciente amenaza de los llamados patrones oscuros.

“Estos son sitios web que intentan engañar al usuario para que realice actualizaciones, compras adicionales u opciones de envío más costosas aplicándolas por defecto de maneras sutiles, que pueden no ser fácilmente reconocibles”, dijo.

Tenga cuidado con las casillas previamente marcadas que lo comprometen con cuestiones que quizá no desee, como el permiso para compartir su información personal con los vendedores.

Emails tramposos

Anuncio

Algunos reciben un correo electrónico de lo que parece ser un servicio de pago en línea de buena reputación, como PayPal, confirmando una compra reciente. Sin embargo, es posible que no recuerde haber realizado esa compra.

Eso es con lo que cuentan los estafadores.

Los sorteos y las estafas de lotería son cada vez más sofisticados. Esto es lo que necesitas saber.

El correo electrónico incluirá un enlace para disputar o cancelar el pedido sospechoso. Al hacer clic en él, sin embargo, lo llevará a un sitio falso que le pedirá información personal, como su nombre, dirección y número de tarjeta de crédito.

Siempre trate directamente con los minoristas. Si el correo confirma un pedido de, por ejemplo, Victoria’s Secret, que usted no reconoce, no ingrese al enlace. Llame a Victoria’s Secret.

En esta misma línea, tenga cuidado con los correos electrónicos que pretenden ser de una compañía de envíos, como FedEx o UPS, que le avisan que su paquete se ha retrasado. Estos emails también pueden contener enlaces que buscan robarle información personal o descargar un virus en su computadora.

Haga la prueba del cursor antes de dar click en cualquier enlace. Si tiene la más mínima duda, llame al remitente para preguntar.

Entidades de caridad falsas

Esta es una estafa particularmente repugnante, porque aprovecha el deseo de las personas de hacer el bien durante la temporada navideña.

Ahora es una triste realidad que, después de cualquier tragedia -un incendio, un terremoto, un tiroteo- las organizaciones benéficas falsas aparezcan instantáneamente para explotar el afán de la gente de ayudar a otros.

“Los estafadores, oportunistas como son, confían en que los consumidores generosos usarán sus corazones, y no sus cabezas, cuando donen a una organización benéfica o causa en la temporada navideña”, dijo Lauren Hall, defensora de políticas de Consumer Action.

Protéjase evitando solicitudes de cualquier fundación u organización benéfica que no reconozca. O bien, tenga el hábito de verificar cualquier entidad de este tipo en sitios de calificación de entidades de caridad, como Charity Navigator y CharityWatch.

Sin dudas, ayudar a personas necesitadas es algo muy valioso. Donar a causas dignas también lo es. Sólo hay que ser cuidadoso.

Parientes en apuros

Tal vez la estafa más desagradable es cuando se recibe una llamada de alguien, que dice ser una autoridad, un oficial de policía o un agente del FBI, y le ‘informa’ que un ser querido está en problemas.

“Es un engaño basado en la oportunidad, y la temporada navideña es la oportunidad perfecta para jugar con las emociones de las víctimas”, advirtió el fiscal general de Dakota del Sur, junto con otros funcionarios estatales en todo el país, el año pasado en esta misma época.

También conocida como ‘la estafa de los abuelos’, porque con frecuencia atenta contra personas mayores, las víctimas reciben instrucciones de enviar dinero (o números de tarjetas de regalo) a algún lugar remoto para liberar a sus familiares de la cárcel.

“Los estafadores saben bien qué fibras tocar”, expuso John Breyault, vicepresidente de la Liga Nacional de Consumidores. “Pueden hacerles prometer a los abuelos que guardarán el secreto, insistir en que se necesita el dinero de inmediato y usar información personal obtenida de las redes sociales para que sus argumentos suenen convincentes”.

Esta es una estafa planeada y agresiva. El año pasado escribí sobre un residente de la costa central de California que pasó 20 horas recorriendo todo el sur, y a quien los estafadores le robaron miles de dólares al decirle que su hija había sido secuestrada.

Si recibe tal llamada, informó el FBI, cuelgue.

Ah, ¡y felices fiestas!

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio