Anuncio
Share
EEUU

Ganó $750.000; sólo que hay un pequeño detalle: el sorteo era falso

Mother and daughter winning lottery
Las estafas de lotería y rifas se han vuelto más sofisticadas. Los consumidores, especialmente los adultos mayores, deben saber cómo protegerse.
(Getty Images)

Los sorteos y las estafas de lotería son cada vez más sofisticados. Esto es lo que necesitas saber.

Christine Heinz es una triunfadora. Ha ganado tanto, que está harta y agobiada del tema, o al menos, está cansada de las llamadas, cartas y faxes que recibe casi a diario, diciéndole que ganó tal o cual sorteo.

“Supongo que piensan que, como soy una viejecita, debo ser tonta”, dijo el otro día Heinz, residente de Van Nuys, de 79 años de edad, poco después de que colgó el teléfono con otro charlatán que la felicitaba por su buena fortuna.

Las estafas de loterías y sorteos siguen siendo un ataque pernicioso a los consumidores, particularmente dirigido contra las personas mayores con ingresos fijos, a quienes los estafadores consideran particularmente vulnerables a las promesas de dinero fácil.

Muchas de las víctimas del fraude de bienes raíces eran personas mayores que invirtieron sus ahorros de jubilación, dicen los fiscales.

Algunos sorteos son legítimos —como uno sobre el cual escribí recientemente, con la participación de National Magazine Exchange— aunque en ese caso el concurso es poco más que un señuelo para ponerlo al teléfono con un vendedor agresivo.

Anuncio

Muchos otros son estafas. Pero detectar un fraude puede ser difícil, debido a los elaborados pasos que dan los perpetradores para superar las dudas de las personas.

“Nos enteramos de estas estafas todos los días”, expuso Sally Greenberg, directora ejecutiva de la Liga Nacional de Consumidores. “Las personas de la tercera edad son objetivos especiales, con fórmulas como ‘Ganó un sorteo’, ‘Lo único que debe hacer es cobrar este cheque por $25.000’, o ‘Gírenos desde Western Union o Money Gram los costos administrativos’. “Antes de que uno se de cuenta, el cheque rebota y usted perdió su dinero”.

La financiación representa una notable colaboración entre los miembros de la junta directiva Nick Melvoin, un aliado de la Carta, y Jackie Goldberg, un crítico de la Carta.

La experiencia de Heinz sirve como advertencia.

Anuncio

Hace unos dos años, dijo, participó en un sorteo de Publishers Clearing House, que es auténtico, aunque sus posibilidades de triunfar son, por decirlo cortésmente, muy escasas.

Heinz no ganó y nadie llegó a la puerta de su casa con un gran cheque y globos de felicitación. Sin embargo, lo que sucedió es que comenzó a recibir llamadas casi todos los días, de personas que decían representar a otros sorteos.

Esa es la primera lección que hay que aprender aquí: una vez que uno entrega su información de contacto a una empresa u organización, puede estar brindándola a miles.

Publishers Clearing House afirma que “no comparte información de identificación personal con socios de marketing”, pero aparentemente eso ocurre sólo cuando uno desmarca una casilla previamente marcada, que les da permiso para hacerlo.

“Si no se envía una opción de exclusión, notificaremos a los usuarios sobre las interesantes ofertas de interés de pch.com y nuestros socios”, afirma la compañía. “También podemos compartir su nombre, dirección postal y dirección de correo electrónico con socios de marketing para que puedan enviarle ofertas directamente, de productos y servicios que puedan ser de su interés”.

Chris Irving, vicepresidente de asuntos legales y de consumo de Publishers Clearing House, aseguró que la compañía “toma muy en serio los informes de estafas con sorteos e impostores, y nos causa una gran preocupación”.

Según él, casos judiciales recientes mostraron que los presuntos estafadores “habían podido localizar fuentes en línea, que fácilmente y sin dudas” proporcionaban información de contacto de posibles víctimas.

Entonces, ¿eso significa que un tercero podría recibir información de Publishers Clearing House y luego venderla a otra persona?

Los compradores de armas de fuego con condenas por conducir ebrios en sus registros eran más propensos a ser arrestados por un crimen violento que los compradores con registros limpios
Anuncio

Irving cree que hay “fuertes restricciones en el uso y reenvío de dichos datos”, y que “se realizan verificaciones de reputación para aquellos con quienes podemos compartirlos”.

Los defensores de la privacidad piensan que una vez que los datos de los consumidores dejan su fuente, a menudo es imposible saber hasta dónde pueden llegar.

No hay forma de saber con certeza dónde obtuvieron todos los estafadores la información de contacto de Heinz. Pero el momento es sospechoso, ya que antes de registrarse en Publishers Clearing House no recibía ninguna solicitud.

Hace unas semanas, la mujer recibió algo particularmente astuto de una compañía que se hacía llamar Corporate Media Networks. El fax -de nueve páginas- le informaba que había ganado $750.000. “En nombre de Corporate Media Networks y todos nuestros patrocinadores corporativos, ¡FELICIDADES”, afirma la carta de presentación.

Hay dos problemas ya desde el principio. Corporate Media Networks, que afirma tener su sede en Las Vegas, no aparece al buscar registros comerciales de Nevada.

Y la dirección de la firma que muestra la carta pertenece a una compañía de tiempo compartido llamada Diamond Resorts International. Un portavoz de Diamond Resorts aseguró que nunca habían oído hablar de Corporate Media Networks.

Llamé al número proporcionado en la nota recibida por Heinz. Todo lo que obtuve fue una grabación que decía: “Por favor, deje un mensaje después de la señal”.

Dejé un mensaje pidiendo más información sobre la compañía. Nadie devolvió la llamada.

Anuncio

El fax incluía una “política de privacidad”, que advierte a Heinz que “una orden de mordaza federal” le prohíbe discutir su premio del sorteo con cualquier persona, “incluida la institución financiera con la que realiza operaciones bancarias”.

No hace falta decir que no existe tal norma federal con respecto a las ganancias de un sorteo.

El fax también incluía un formulario oficial del Departamento de Seguridad Nacional, que ‘acredita’ que los funcionarios de Aduanas poseen un cheque por $750.000 a su favor.

Así tampoco es como se manejan los sorteos. Grandes cheques y globos en su puerta; así es como a menudo funcionan.

Heinz llamó al número que figura en la carta y dejó un mensaje diciendo que había ganado. Un hombre que se identificó como David Nelson la llamó de inmediato. Felicitó a Heinz por su buena fortuna y le explicó que, para recibir su premio de $750.000, todo lo que tenía que hacer era pagar varios miles de dólares por adelantado para cubrir impuestos y seguros. Heinz se negó a hacerlo y colgó.

También compartió conmigo un cheque por $4.500 que recibió el mes pasado, de otra estafa, en donde decía que había ganado $450.000. Lo único que debía hacer era depositar el cheque y luego enviar una parte del dinero para cubrir los “honorarios legales y administrativos”.

Por supuesto, el cheque es falso. Parece, extrañamente, ser de una cuenta perteneciente a una compañía de calzado de Oregon llamada Chinook Asia. Un portavoz de la empresa afirmó que hubo “una erupción de estos cheques falsos en las últimas semanas”.

Llámelo Peticare para todos -- un programa de seguro para mascotas a nivel estatal o nacional que cubriría a todos los animales, sin importar las condiciones preexistentes.

La forma en que funciona la estafa con cheques es que su banco tarda unos días en liquidar un depósito. Mientras tanto, usted le ha enviado su propio dinero al estafador. Cuando el cheque falso finalmente rebota, se acabó la suerte.

Moralejas:

. Considere cualquier sorteo o premio de lotería con gran sospecha.

. Ningún concurso legítimo le hará pagar por adelantado para recibir el dinero del premio.

. No deposite ningún cheque destinado a cubrir impuestos o tarifas. No es real.

. Tenga cuidado con los documentos de aspecto oficial. Los estafadores son expertos en falsificación.

Consejo profesional: si ve una casilla previamente marcada, que autoriza a una empresa a compartir su información personal, quite la marca.

Heinz me llamó después de nuestra conversación. Mientras estábamos hablando, ella había recibido un nuevo mensaje de voz: había ganado otro sorteo.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio