Anuncio
Share
EEUU

Comité Judicial envía los cargos de destitución contra el presidente Trump a la Cámara de Representantes

El Comité Judicial de la Cámara de Representantes aprobó cargos de destitución contra el presidente Trump hoy viernes, estableciendo una votación en la Cámara de Representantes la próxima semana para que el primer mandatario sea el tercer presidente de Estados Unidos sometido a juicio para su destitución.

Después de 14 horas de debate el jueves, el presidente de la comisión, el representante Jerrold Nadler (demócrata de Nueva York), sorprendió a los republicanos al concluir abruptamente la audiencia después de las 11 p.m., hora del este, y retrasar la votación hasta la mañana. Nadler instó a los miembros “a buscar en sus conciencias antes de emitir nuestro voto final”.

Como era de esperar, la votación del comité del viernes por la mañana se desarrolló de acuerdo con las líneas del partido, 23-17 sobre ambos artículos del juicio político.

Los cargos -por abuso de poder y obstrucción del Congreso- se referían al intento de Trump de hacer que Ucrania investigara a sus enemigos políticos, un plan que los demócratas describieron como una amenaza a la democracia.

Anuncio

“No podemos tolerar que un presidente subvierta la justicia y la integridad de nuestras elecciones”, dijo Nadler.

Ningún republicano votó por los cargos, y acusaron a los demócratas de buscar venganza contra un presidente al que no pudieron vencer en las urnas, y temen que gane la reelección el próximo año.

Después de semanas de investigaciones, audiencias públicas y reportes nocturnos de noticias por cable, la audiencia del jueves presentó el argumento más directo sobre si las acciones de Trump merecen un juicio político y la destitución de su cargo.

Los republicanos alargaron los procedimientos mediante repetidas enmiendas para eliminar o diluir los cargos del juicio político, forzando largos debates que inevitablemente terminaron con los demócratas aplastando las propuestas. Sin testigos para interrogar y con pocas posibilidades de cambios sustanciales, la audiencia, que se extendió por tres días, tomó el tono de personas que discutían sobre política en un bar, aunque con un lenguaje más florido y reglas de procedimiento más estrictas.

Anuncio

Los demócratas sostuvieron que eran reacios a impugnar a Trump, pero argumentaron que el Congreso sirve como la última línea de defensa contra una presidencia que, según ellos, se ha salido de control.

Los republicanos dijeron que fueron los demócratas, no el presidente, quienes se pasaron de la raya en su intento de destitución. Aseguraron que el caso contra Trump no fue producto de una investigación cuidadosa, sino de un odio intenso hacia el mandatario y sus partidarios.

El caso de los demócratas contra Trump se centra en su presión para que Ucrania hiciera investigaciones que le ayudaran políticamente. Presionó a Ucrania para que anunciara una investigación contra Joe Biden, el ex vicepresidente que podría ser su oponente demócrata en las elecciones del próximo año. El hijo de Biden, Hunter, había formado parte de la junta directiva de una compañía de gas ucraniana. Trump también quería que Ucrania investigara una teoría de conspiración desacreditada que involucraba al país de Europa del Este y la piratería de correos electrónicos del Partido Demócrata en 2016, una operación que fue llevada a cabo por Rusia.

Trump “traicionó a la nación al abusar de su alto cargo para involucrar a una potencia extranjera en la corrupción de las elecciones democráticas”, según los cargos de la acusación. También “abusó de los poderes de su alto cargo” al ordenar a los funcionarios de la administración que desafiaran las citaciones del Congreso.

Los republicanos han señalado repetidamente que el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky ha dicho públicamente que no fue presionado por Trump. Pero Nadler señaló que el primer mandatario de EE.UU estaba reteniendo casi 400 millones de dólares en ayuda de seguridad en el momento en que presionaba a Zelensky para que anunciara las investigaciones.

Los republicanos continuaron afirmando que Trump estaba en lo correcto al retener la ayuda debido a las preocupaciones sobre la corrupción en Ucrania, a pesar de que el Pentágono ya había certificado ante el Congreso que Ucrania había cumplido con las condiciones anticorrupción necesarias para recibir el dinero.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio