Anuncio
Share
EEUU

El secretario de Defensa admite: “no vio” evidencia que respaldara que Irán planeaba ataques a embajada

Trump
El presidente Donald Trump habla en un mitin de campaña en Cincinnati.
(Alex Brandon / Associated Press)

Después de que Trump dijo que las embajadas estadounidenses eran blanco de ataques, los funcionarios evitaron contradecirlo, pero no revelan ninguna fuente de inteligencia que respalde su afirmación

Los principales asesores del presidente Trump luchaban para conciliar declaraciones contradictorias sobre las razones para matar a un general iraní de alto rango, incluida la afirmación del mandatario de EE.UU de que algunos ataques se estaban planificando activamente contra cuatro embajadas estadounidenses.

Al mismo tiempo, la Casa Blanca caminó sobre una línea cuidadosa sobre las protestas antigubernamentales que estallaron por segundo día en Teherán. Multitudes allí y en otras grandes ciudades iraníes marcharon en medio de la ira por la admisión del gobierno de que sus fuerzas derribaron accidentalmente un avión de pasajeros ucraniano la semana pasada, matando a los 176 a bordo, la mayoría de ellos iraníes.

En una ronda de entrevistas en programas de noticias, los altos funcionarios de la administración estaban ansiosos por llamar la atención sobre las voces disidentes dentro de Irán. Pero también trataron de evitar dar la impresión de que las manifestaciones coincidían con el deseo estadounidense de socavar el gobierno de Teherán.

“Se puede ver que el pueblo iraní está de pie y haciendo valer sus derechos, sus aspiraciones de un gobierno mejor, un régimen diferente”, dijo el secretario de Defensa Mark Esper en “Face the Nation” de CBS. Pero Robert O’Brien, el asesor de seguridad nacional, dijo que el cambio de régimen “nunca” había sido la política de la administración sobre Irán.

Anuncio

O’Brien, que apareció en “This Week” de ABC, dijo que las autoridades iraníes estaban “teniendo una muy mala semana” después de negar y luego reconocer la responsabilidad de derribar el avión de pasajeros. El ataque se produjo pocas horas después de que Irán disparó misiles balísticos contra una base estadounidense en Irak en represalia por el asesinato del general iraní Qassem Suleimani en el aeropuerto de Bagdad.

“Este es un régimen que se tambalea por la presión máxima, trastabillan por su incompetencia en esta situación, y el pueblo de Irán está harto de eso”, dijo O’Brien a ABC.

Trump, que ha estado tuiteando su apoyo en idioma farsi para “el valiente pueblo iraní", tomó un tono de advertencia hacia las autoridades iraníes el domingo con letras mayúsculas en Twitter: “NO MATEN A SUS MANIFESTANTES”.

“El mundo está mirando”, escribió el presidente. “Más importante aún, Estados Unidos está mirando”.

Anuncio

Pero con el aumento de las preguntas sobre la toma de decisiones detrás de los ataques contra Suleimani, altos funcionarios de la administración se tambalearon ante interrogantes puntuales sobre la justificación legal de la acción.

Las autoridades han citado repetidamente una amenaza “inminente” de Suleimani, y Trump sugirió en una entrevista de Fox News el viernes que el general estaba preparando ataques contra cuatro embajadas de Estados Unidos en la región.

“Creo que probablemente habrían sido cuatro embajadas”, dijo Trump a Laura Ingraham, la entrevistadora de Fox.

Ningún otro funcionario ha respaldado la afirmación de Trump, quien con frecuencia fabrica detalles para bordar sus relatos de eventos. Los demócratas del Congreso dijeron que no se les transmitió tal información de inteligencia en sesiones informativas la semana pasada.

Esper y O’Brien, en una serie de apariciones en televisión, se negaron a repetir directamente la afirmación del presidente, aunque intentaron evitar contradecirlo directamente.

“No vi” ninguna fuente de inteligencia específica sobre los ataques a cuatro embajadas, admitió Esper, pero declaró que “comparto la opinión del presidente” de que los puestos diplomáticos eran “probablemente” un objetivo.

O’Brien adoptó una postura similar al decirle a “Meet the Press” de NBC que sus agencias de inteligencia mostraban que “estaban mirando embajadas estadounidenses en toda la región”.

Pero se negó a detallar amenazas inminentes contra cualquier instalación diplomática que no sea la Embajada de Estados Unidos en Bagdad, cuyas puertas fueron violadas en la víspera de Año Nuevo por manifestantes alineados con una milicia pro iraní.

Anuncio

“Me encantaría tener la información de inteligencia a la vista”, dijo O’Brien. “Desafortunadamente, si lo desclasificamos, podríamos terminar perdiendo ese flujo de inteligencia”.

El episodio recordó los esfuerzos de los ayudantes de Trump la semana pasada para descartar o minimizar la amenaza del presidente de atacar sitios culturales iraníes, una acción que probablemente habría constituido un crimen de guerra, incluso cuando el propio presidente amplió sus comentarios originales.

Trump finalmente retrocedió, diciendo que “me gusta obedecer la ley”, y no ha habido evidencia de que ningún sitio cultural iraní haya sido atacado.

Los demócratas frustrados dijeron que estaban conscientes de la necesidad de evitar revelar fuentes y métodos para informes de inteligencia, pero acusaron a la administración de proporcionar una imagen incompleta o engañosa de los factores que supuestamente hicieron imperativo matar a Suleimani como una cuestión de defensa para el país.

“En la sesión informativa clasificada, obtuvimos información menos detallada que la que el presidente Trump compartió con Laura Ingraham”, dijo el senador Chris Coons de Delaware, entrevistado en “Fox News Sunday”. Esa afirmación se hizo eco del congresista Adam B. Schiff (D- Burbank), el jefe del Comité de Inteligencia de la Cámara.

En “Face the Nation” de CBS, Schiff dijo que “no hubo discusión” en reuniones informativas con la llamada “Banda de los Ocho” - los presidentes y miembros de alto rango de los comités relevantes de la Cámara, el Senado y sus líderes. Acusó a Trump y al secretario de Estado Michael R. Pompeo de “esquivar la inteligencia” en comentarios públicos sobre el ataque de Suleimani.

La administración, dijo Schiff, está “exagerando lo que muestran los servicios de inteligencia. Y cuando se habla de justificar actos que podrían llevarnos a una guerra con Irán, eso es algo peligroso”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

La apuesta peruana al Óscar es una mirada memorable e inusual a los prejuicios que perduran en los andes
Los demócratas (85%) siguen apoyando ampliamente la destitución y la remoción, mientras que un pequeño porcentaje de republicanos, 5%, está de acuerdo.
Profundizando más, nos dimos cuenta de que ambos conocíamos el dolor del divorcio, los desafíos de ser padres solteros y la tristeza de las noches solitarias
Anuncio


Anuncio