Anuncio

Luchó para proteger a las trabajadoras sexuales del COVID-19, pero el virus vino por él

Activists for sex workers
Integrantes de la Brigada Callejera, un grupo que aboga por las trabajadoras sexuales, bailan el martes frente a un altar conmemorativo en honor del cofundador Jaime Montejo.
(Kate Linthicum / Los Angeles Times)

En una tarde nublada de esta semana, unas pocas docenas de trabajadoras sexuales se reunieron frente a una estación del metro en el centro de la Ciudad de México para recordar a su antiguo líder.

Con mascarillas quirúrgicas para protegerse contra el coronavirus, las mujeres rezaban, cantaban y encendían velas alrededor de una foto de Jaime Montejo, quien había dedicado su vida a darles a estas mujeres una cierta dignidad.

“Luchó por nosotras”, dijo Carla Enríquez Pérez, quien lloró mientras le entregaba una rosa blanca a cada recién llegado. “Luchó por nosotras hasta el final”.

Hace sólo unas semanas, Montejo estaba aquí ayudando a los trabajadores que habían visto el comercio sexual extinguirse casi de la noche a la mañana debido a la pandemia.

Anuncio

A memorial to Jaime Montejo.
Un altar en honor de Jaime Montejo en la Ciudad de México.
(Kate Linthicum / Los Angeles Times)

En el pasado, una trabajadora podría haber tenido 10 clientes en un buen día. Pero eso se había reducido a uno o dos o ninguno.

Incapaces de pagar los hoteles de $5 por noche donde habían residido anteriormente, docenas de mujeres fueron obligadas a salir a la calle. Alrededor de 70 de ellas comenzaron a vivir juntas en un campamento improvisado cerca de la estación del metro.

Montejo y sus compañeras de trabajo en su organización sin fines de lucro llevaban a las mujeres comidas, mascarillas y lonas para que se protegieran de la lluvia.

Anuncio

Los activistas distribuyeron panfletos con dibujos que mostraban cómo las trabajadoras podían protegerse mientras tenían relaciones sexuales con clientes. Lo llamaron el “Coronasutra”.

No era la primera vez que intentaba ayudar a las más necesitadas ante un contagio misterioso y mortal.

Montejo era un estudiante universitario en 1989 cuando se embarcó en un proyecto de investigación en la ‘zona roja’ de la Ciudad de México con un profesor de sociología que estudió la prostitución.

Eran los primeros días de la crisis del VIH / SIDA, y las trabajadoras sexuales se enfermaban y morían mientras navegaban por el peligroso mundo de los desconocidos, proxenetas y la policía. Montejo quería saber cómo podía ayudar.

Anuncio

El profesor le dijo que no podía, explicándole que se suponía que los académicos sólo debían observar.

Eso no fue suficiente para Montejo y dos de sus compañeras, las hermanas Elvira y Rosa Icela Madrid.

Después de graduarse de la Universidad Nacional Autónoma de México, se integraron en el vecindario, un laberinto de puestos de mercado conocidos como La Merced, y comenzaron a abogar por las trabajadoras sexuales.

Ayudaron a las mujeres a presentar informes policiales cuando fueron atacadas o extorsionadas por sobornos, y abrieron clínicas de salud que ofrecían condones gratuitos y pruebas para detectar enfermedades de transmisión sexual.

Anuncio

En 1993, Montejo y las hermanas Madrid formaron oficialmente la Brigada Callejera Elisa Martínez Para Apoyar a las Mujeres, nombrada en honor a una trabajadora sexual que murió por complicaciones del SIDA.

Los activistas pensaron que era importante analizar las diferencias entre las trabajadoras sexuales que ingresaron a esa línea de trabajo por su propia cuenta y las que se habían visto obligadas a hacerlo.

Las mujeres con hematomas en el cuerpo o que tenían que pagar proxenetas “probablemente no están viviendo vidas pacíficas”, dijo Montejo en una entrevista con un periodista de la Ciudad de México. Pero hubo otras que lo eligieron como una forma viable de ganarse la vida, y el grupo insistió en que su empleo debería ser visto como un trabajo legítimo.

El grupo realizaba marchas callejeras anuales, ampliamente cubiertas por los medios, donde Montejo y las hermanas Madrid guiaban a las participantes en los coros.

Anuncio

"¡Total respeto por el trabajo sexual!”, gritaban ellos.

“¿A quién pertenece la esquina? ¡A la gente que trabaja allí!”.

Members of the Street Brigade
Integrantes de la Brigada Callejera.
(Kate Linthicum / Los Angeles Times)

En 2014, el grupo celebró una victoria cuando un juez de la Ciudad de México dictaminó que las prostitutas deben ser reconocidas como trabajadoras no asalariadas, lo que les permite acceder a ciertos beneficios del gobierno.

Anuncio

El año pasado, sus miembros se regocijaron nuevamente cuando los legisladores de la Ciudad de México eliminaron una cláusula en el código de la ciudad que en efecto despenalizaba la prostitución.

Montejo cayó enfermo a fines de abril. Unos días después, lo llevaron a un hospital público donde lo trataron por COVID-19.

Murió la madrugada del martes a los 56 años.

En el memorial del martes, varias trabajadoras sexuales recordaron cómo Montejo había hecho sus vidas difíciles mucho más llevaderas.

Anuncio

“La policía nos llevaba a la cárcel”, dijo Dulce María Martínez Hernández, quien ha estado trabajando en la calle durante décadas. “Una vez estuve allí 15 días”.

“Fuimos muy discriminadas”, manifestó Laura González, una mujer transgénero de 61 años que dijo que fue expulsada de su casa a los 14 años por usar ropa de niña. “Pero nos dio respeto”.

González, sin hogar durante el último mes, se había puesto su mejor atuendo, un vestido color durazno hecho jirones. Cuando sus amigas se acercaron, ella extendió los brazos para abrazarlas.

Una joven se puso de pie en un banco e imploró a los dolientes que “mantuvieran una distancia saludable”.

Anuncio

“No podemos hacer un funeral y dar abrazos como es nuestra costumbre como mexicanos”, les dijo.

En cambio, la mujer alentó a los dolientes a escribir mensajes a Montejo y a las hermanas Madrid, especialmente a Elvira, la pareja romántica de Montejo que también se cree que tenía el coronavirus y estaba en cuarentena en su casa.

Alguien puso música: primero una cumbia colombiana y luego una canción tradicional norteña mexicana sobre un ángel que visita la Tierra y luego se va.

Varias mujeres comenzaron a bailar. Otras gritaban consignas.

Anuncio

"¿A quién pertenece la esquina?”, cantaban. “¡A las mujeres que trabajan allí!”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio