Anuncio
Share

Trump abandona el hospital, aunque los médicos dicen que ‘puede que no esté del todo fuera de peligro’

El Presidente Trump aborda el Marine One para volver a la Casa Blanca
El Presidente Trump aborda el Marine One para volver a la Casa Blanca después de recibir tratamiento para COVID-19 en el Centro Médico Militar Nacional Walter Reed.
(Associated Press)

El presidente Trump fue dado de alta del Centro Médico Militar Nacional Walter Reed el lunes por la noche, tres días después de haber sido hospitalizado por COVID-19 y horas después de que sus médicos advirtieran que no sabrán durante una semana si se ha recuperado completamente.

A pesar de recibir medicamentos experimentales y contratiempos durante el fin de semana que sugerían complicaciones médicas, Trump insistió en que se sentía “mejor que hace 20 años”, incluso cuando su médico advirtió que el presidente “puede que no esté del todo fuera de peligro todavía”.

Con una máscara y su traje azul habitual, Trump salió enérgicamente por la puerta principal de color bronce, levantó el puño y luego se subió a una camioneta blindada a las 6:40 p.m., casi tres días exactamente después de que lo llevaran en helicóptero al hospital militar en Bethesda, Maryland. La salida televisada fue cronometrada para los noticieros de la noche, generando el tipo de cobertura de pared a pared que Trump anhela, incluso en mala salud.

Los mensajes mixtos reflejaban días de confusión y declaraciones engañosas de la Casa Blanca, que se ha convertido en un centro de contagio de la enfermedad. Además del presidente y la primera dama Melania Trump, al menos una docena de ayudantes de Trump, funcionarios de la campaña, legisladores republicanos y contactos recientes han dado positivo para el coronavirus desde la semana pasada.

Anuncio

En un tuit del lunes pasado, Trump volvió a restar importancia a la gravedad de la pandemia que ha matado a más de 210 mil estadounidenses e infectado a otros 7.4 millones, incluyendo a más de 100 mil desde que ingresó al hospital el viernes.

“No le tengas miedo a Covid”, escribió en el Twitter. “No dejes que domine tu vida”.

El consejo hizo sonar las alarmas entre los profesionales de la salud, que señalaron que la enfermedad sigue siendo mortal y está aumentando en numerosos estados. Por ahora, dijeron, Trump sigue siendo contagioso y debería aislarse en la Casa Blanca durante 10 días para evitar infectar a otros.

El médico de Trump, el Dr. Sean Conley, dijo a los periodistas que el presidente “ha cumplido o superado todos los criterios estándar de alta hospitalaria”, aunque advirtió que Trump podría enfrentarse a una recaída en los próximos días.

Anuncio

“Si podemos pasar el [próximo] lunes... entonces todos daremos ese profundo suspiro de alivio”, dijo.

Conley reconoció que la respuesta de Trump es inusual porque, como presidente, se le dieron medicamentos experimentales que no están disponibles para el público en general y fue tratado en el principal hospital militar de la nación. Pocos estadounidenses tienen acceso a ese tipo de atención.

Un panel asesor de EE.UU dice que las decisiones sobre quién debe tener prioridad para las vacunas COVID-19 deben centrarse en las zonas desfavorecidas para remediar las disparidades raciales de salud.

“Estamos en un territorio desconocido cuando se trata de un paciente que recibió las terapias a tan temprana hora”, añadió.

Anuncio

Los expertos advirtieron que los intentos de Trump de presentar la enfermedad como no peligrosa son irresponsables, dado el número de víctimas mortales de la pandemia.

“Es un gran mensaje para enviar, cuando en todas partes del mundo, los indicadores muestran que a medida que nos adentramos en el otoño estamos viendo más casos, tal como esperaban los científicos”, dijo Ralph Catalano, profesor de salud pública de la UC Berkeley. “Y alentar a la gente a ponerse en riesgo ahora mismo parece imprudente e inhumano. ¿Qué tan irresponsable puede ser un presidente en realidad?”

Chris Beyrer, epidemiólogo de la Facultad de Salud Pública Bloomberg de la Johns Hopkins, dijo que Trump ha tenido suerte, ya que ha recibido medicamentos experimentales y la mejor atención médica del mundo.

“Así que su mensaje sobre ‘no teman a COVID’ suena bastante falso”, dijo. “Más de 200 mil estadounidenses muertos sugieren que todos debemos seguir preocupados por COVID. No todos han sido tan afortunados o están tan bien cuidados”.

Anuncio

Conley dijo que han pasado 72 horas desde que Trump, que ha tomado varios medicamentos, tuvo por última vez fiebre y que su respiración se ha normalizado.

También dijo que Trump tomaría su cuarto curso de remdesevir en el hospital antes de irse, y que un quinto curso será administrado en la Casa Blanca.

Conley dijo que el equipo médico del presidente confía en que pueden monitorear y cuidar adecuadamente a Trump en la Casa Blanca, que cuenta con un equipo de doctores en servicio las 24 horas del día y una sofisticada unidad médica.

Joe Biden se dice dispuesto a seguir adelante con un debate en persona a mediados de este mes “si los científicos lo consideran seguro”, pese a que el presidente Donald Trump fue diagnosticado con COVID-19

Anuncio

Conley, quien admitió el domingo que sus comentarios iniciales sobre la condición de Trump habían sido engañosos, se negó a decir el lunes cuándo fue la última vez que el presidente dio negativo para el coronavirus y si tenía neumonía, o a proporcionar cualquier detalle sobre sus escáneres pulmonares.

Eso hace difícil precisar cuándo Trump contrajo la enfermedad, en qué fase de recuperación se encuentra o la posibilidad de un mayor deterioro.

Trump también ha recibido una inusual combinación de terapias no disponibles para los pacientes típicos --algunas no probadas o que conllevan riesgos potenciales-- incluyendo el cóctel de anticuerpos Regeneron y el esteroide dexametasona.

“Todas estas pequeñas cosas me dicen que no es fácil, pero por el momento creen que pueden seguir la pista en la Casa Blanca”, dijo el Dr. Jeremy Faust, médico de la sala de emergencias y especialista en salud pública del Brigham and Women’s Hospital de Boston.

Anuncio

“Se va a casa, a la Casa Blanca, donde tienen una unidad médica, tienen personal médico, y si necesita ir al hospital, puede ir allí en un abrir y cerrar de ojos”, dijo Faust.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan que los pacientes con síntomas leves a moderados se aíslen por lo menos durante 10 días, un régimen que Trump, que es famoso por su impaciencia y sociabilidad, podría tener problemas para cumplir.

El comportamiento despectivo de Trump hacia el virus ha ayudado a acelerar su propagación entre su personal, familia y otros en su círculo.

“Si esto no fuera la Casa Blanca, un departamento de salud pública probablemente cerraría ese edificio”, dijo Jeffrey Levi, un profesor de salud pública de la Universidad George Washington.

Anuncio

Salud

El lunes pasado, la Secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, fue la última en anunciar una prueba positiva, mientras que un alto funcionario confirmó que dos miembros de su personal también habían recibido pruebas positivas.

En una declaración en Twitter, McEnany dijo que “dio positivo en la prueba de COVID-19" pero que “no estaba experimentando ningún síntoma”. Dijo que comenzaría a ponerse en cuarentena y a trabajar desde su casa.

McEnany dijo que “definitivamente no tenía conocimiento” de que la ayudante principal de Trump, Hope Hicks, había dado positivo en la prueba del coronavirus cuando celebró una rueda de prensa el jueves sin máscara, una decisión que ha sido sometida a escrutinio por los periodistas potencialmente expuestos y otros presentes en el evento.

Anuncio

Mientras tanto, el candidato presidencial demócrata, el exvicepresidente Joe Biden, viajó a Miami el lunes para los actos de campaña. Dijo que procedería con su segundo debate con Trump, programado para el 15 de octubre, si los expertos médicos dan el visto bueno.

“Si los científicos dicen que es seguro, que las distancias son seguras, entonces creo que está bien”, dijo.

La Comisión de Debates Presidenciales acordó el lunes usar plexiglás para separar al vicepresidente Mike Pence del senador Kamala Harris (D-Los Angeles-California) en el debate vicepresidencial del miércoles.

Biden y Trump han estado en desacuerdo durante meses sobre la respuesta del presidente a la pandemia. Trump se ha burlado implacablemente de Biden por llevar una máscara, mientras que Biden ha advertido repetidamente que el presidente estaba siendo imprudente al negarse a hacerlo.

Anuncio

“Desde que el presidente estuvo en el hospital --desde el viernes-- más de 100 mil personas más han sido diagnosticadas con COVID. Y esta semana, por lo menos 5000 más morirán”, dijo Biden en un discurso en la Pequeña Habana de Miami. “Espero que la recuperación del presidente sea rápida y exitosa, pero la crisis de COVID de la nación está lejos, lejos de terminar”.

El lunes, mientras Trump parecía caer más en las encuestas, algunos republicanos expresaron su preocupación por el manejo de la crisis por parte de Trump.

El senador John Cornyn, republicano de Texas y aliado cercano de Trump que busca la reelección, dijo al consejo editorial del Houston Chronicle que Trump “bajó la guardia” en su deseo de “demostrar que de alguna manera estamos saliendo de esto y que el peligro no está todavía con nosotros”.

Aunque la enfermedad ha sacado a Trump del camino de la campaña para el tramo final de la carrera, sus asesores dicen que están continuando al menos algunas actividades sin interrupción.

Anuncio

Tim Murtaugh, que dirige las comunicaciones de la campaña, dijo en un correo electrónico que Bill Stepien, el director de la campaña, sigue a cargo a pesar de un diagnóstico de COVID-19

“Sus síntomas son leves, y está muy comprometido, como siempre, mientras trabaja a distancia”, escribió Murtaugh.

Ronna McDaniel, presidenta del Comité Nacional Republicano, también ha dado positivo, y Brad Parscale, el antiguo director de campaña que había estado a cargo de las operaciones digitales, abandonó la campaña después de un reciente episodio psiquiátrico.

Murtaugh también dijo que no habría ningún cambio en las operaciones de llamada a las puertas de la campaña, a pesar del posible riesgo de que se propagara más la enfermedad.

Anuncio

Al menos tres senadores republicanos han dado positivo por el virus, mientras que otros están en cuarentena.

El líder de la minoría del Senado Charles E. Schumer (D-N.Y.) volvió a criticar los planes de los líderes republicanos de avanzar con las audiencias de la semana próxima para la nominada a la Corte Suprema Amy Coney Barrett, exigiendo, en una declaración, pruebas obligatorias y que “cada senador y personal relevante debe tener pruebas negativas en dos días consecutivos y haber completado el periodo de cuarentena apropiado” durante las audiencias.

El Senado permite el acceso a las pruebas, pero no es obligatorio según las normas actuales.

Los escritores Jennifer Haberkorn y Evan Halper, en Washington, y Seema Mehta, en Los Ángeles, contribuyeron a este informe.


Anuncio