Anuncio
Share

Cómo un surfista californiano ayudó a llevar el Bitcoin a El Salvador

The ocean waves in El Zonte
Las olas en El Zonte, un pueblo de 3.000 habitantes en El Salvador que se ha dado a conocer como Playa Bitcoin.
(Kate Linthicum / Los Angeles Times)

Mike Peterson era un surfista californiano cuya búsqueda de la ola perfecta le llevó a esta tranquila ciudad de playa en El Salvador. Según cuenta, estaba haciendo una obra de caridad para los jóvenes cuando un estadounidense anónimo le ofreció una donación de más de 100.000 dólares.

Solo había una condición: Se pagaría en Bitcoin y se distribuiría directamente a los residentes de El Zonte con el objetivo de poner en marcha una economía local de Bitcoin.

El donante, que según Peterson se comunicaba con él a través de un intermediario, se había hecho rico comerciando con la criptodivisa y creía que “iba a cambiar el mundo”.

People at work in a pupuseria
Incluso pupuserías como ésta aceptan Bitcoin en El Zonte.
(Kate Linthicum / Los Angeles Times)

Anuncio

Dos años después, El Zonte es conocido como la Playa del Bitcoin -uno de los únicos lugares del planeta donde la gente puede usar una criptodivisa para transacciones rutinarias como comprar alimentos o pagar la factura de la luz- y la fiebre del Bitcoin ha arrasado en todo el país.

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, se ha inspirado en esta ciudad para aprobar este mes una ley que convertirá a su país en el primero del mundo en adoptar la criptomoneda como moneda de curso legal. La ley deja al dólar estadounidense como la otra moneda oficial del país.

A principios de septiembre, los salvadoreños podrán pagar sus impuestos en Bitcoin y los comercios estarán obligados a aceptar la moneda digital para bienes y servicios.

“Si vas a un McDonald’s, no podrán decir: ‘No aceptamos Bitcoin’”, dijo Bukele en un reciente foro online. “Tienen que aceptarlo por ley”.

Anuncio

Bukele, una estrella de Twitter de 39 años con tendencias autocráticas que se perfila como un disruptor al estilo de Silicon Valley, es ahora un héroe para los fanáticos de la criptomoneda que ven su plan como su oportunidad de demostrar al mundo que el Bitcoin puede reemplazar el dinero tradicional a gran escala.

Pero los críticos dicen que la extrema volatilidad de Bitcoin podría devastar la economía de El Salvador, empobreciendo aún más a las comunidades que ya se encuentran entre las más pobres del hemisferio. Los escépticos también cuestionan las motivaciones de quienes impulsan la agenda de Bitcoin, muchos de los cuales utilizan el lenguaje de los derechos humanos al pregonar la “libertad” de los sistemas financieros globales que traerá la criptomoneda, pero que también tienen un claro interés financiero en la adopción de Bitcoin.

“Bukele cuenta con la ayuda de estos ‘Bitcoin Bros’ que solo están interesados en obtener dinero de los salvadoreños de clase trabajadora”, dijo Ricardo Valencia, profesor de comunicaciones en Cal State Fullerton y nativo de El Salvador. “Estos estadounidenses ricos van allí y cambian el sistema financiero solo por tener la bendición del presidente”.

A medida que el experimento realizado en El Zonte se hace nacional, hay tanto esperanza como temor.

Anuncio

“No veo cómo esto puede ayudar a la vida cotidiana de la gente”, dijo Valencia. “Pienso que va a crear más problemas que soluciones”.

Los líderes locales del pueblo de 3.000 habitantes se mostraron escépticos cuando Peterson les explicó el funcionamiento del Bitcoin.

“Cuando les dije: ‘Escuchen, vamos a empezar a usar este dinero mágico de Internet y conseguiremos que las tiendas lo acepten y que la gente empiece a cobrar sus sueldos en esta moneda’, me miraron como diciendo: ‘Sí, Mike y qué más’”, dijo recientemente.

La fabricación de un audífono puede costar tan solo 100 dólares. El precio de lista suele ser de miles de dólares (y no está cubierto por la mayoría de los seguros).

Anuncio

Peterson, de 47 años, había trasladado a su familia a El Zonte en 2005. No era un gran aficionado a la tecnología -él y su mujer siguen teniendo un negocio de concesiones en San Diego, y a veces recurre a sus dos hijos para que le ayuden a navegar por su iPhone-, pero se había especializado en economía en la universidad, se inclinaba por la política libertaria y pensaba que el Bitcoin era genial.

Empezó a trabajar en El Zonte en gran parte por su fe cristiana evangélica. Ahora se siente como un misionero de Bitcoin.

Se dio cuenta de que a los ojos de las personas mayores a menudo se volvía incrédulo cuando intentaba explicar el Bitcoin, una moneda digital que la gente intercambia sin la participación de gobiernos o bancos. Pero los más jóvenes parecían entenderlo rápidamente.

Peterson formó un equipo local dirigido por un surfista y activista comunitario de 32 años llamado Jorge Valenzuela. Su nueva organización, Bitcoin Beach, empezó a pagar a los adolescentes en Bitcoin para que trabajaran como socorristas o recogieran la basura de la costa. Entregaba bitcoins a los estudiantes que sacaban buenas notas en la escuela y a las familias que enfermaban por la pandemia.

Anuncio

Ver cómo el dinero se acumulaba en una cuenta online -y a veces ganaba valor con el tiempo- fue una experiencia transformadora para muchos en El Zonte, que no tiene ninguna sucursal bancaria, dijo Valenzuela.

“El sistema financiero tradicional los ha ignorado”, manifestó en una reciente y húmeda mañana. “El Bitcoin está permitiendo a los jóvenes adquirir el hábito del ahorro”.

Estaba metido hasta los tobillos en el océano, vestido con pantalones cortos y una lycra de Bitcoin Beach, ayudando a dar clases de surf a un grupo de niños de la zona. “Todos ellos usan el Bitcoin”, expuso.

Si las cosas van bien, dijo, no tendrán que pensar en emigrar un día a Estados Unidos como tantos salvadoreños antes que ellos: “Ahora tienen un futuro con el que soñar”.

Anuncio

Para Valenzuela y su equipo, el mayor reto tras repartir Bitcoins fue convencer a los negocios locales de que lo aceptaran.

“Al principio pensé que era raro”, dijo Roxana Valles, propietaria de 42 años de una pequeña tienda de comestibles junto a la playa donde un loro llamado Bonito recibe a los clientes. “Pero ha resultado ser una experiencia muy agradable”.

Los clientes pueden pagar utilizando una serie de aplicaciones para teléfonos inteligentes creadas para pequeñas transacciones en Bitcoin. Dos de sus hermanos en Estados Unidos usan ahora la tecnología para enviar remesas a casa, evitando las comisiones del 10% o más que cobran los servicios tradicionales de envío de dinero.

“No hay que ir a Western Union ni gastar dinero en comisiones”, dice.

Anuncio

Y lo que es más importante, señaló, el Bitcoin le ha permitido invertir por primera vez. En marzo, cuando el valor del Bitcoin se disparó, ganó el equivalente a 500 dólares, dinero que canjeó por dólares que volvió a invertir en la tienda.

Pero las salvajes fluctuaciones de valor de Bitcoin hacen que los usuarios también puedan irse a la ruina.

El trabajador de la construcción Alfredo Amaya, que está ayudando a construir un centro comunitario para Bitcoin Beach, se animó a aceptar su paga semanal en esa moneda.

A principios de mayo, había ahorrado el equivalente a 1.000 dólares, dinero que este hombre de 60 años esperaba utilizar para su jubilación.

Anuncio

Entonces, el multimillonario Elon Musk anunció que su empresa de autos eléctricos Tesla dejaría de aceptar Bitcoin por el coste medioambiental que supone la creación de la criptodivisa y el procesamiento de las transacciones, una operación conocida como ‘minería’ que consume una inmensa cantidad de energía que alimenta enormes bancos de computadoras en todo el mundo. El precio del Bitcoin cayó un 35% y Amaya vio desaparecer una buena parte de sus ahorros de la noche a la mañana.

Cuando necesitó dólares para una emergencia reciente, optó por no sacarlos de su cuenta de Bitcoin, con la esperanza de que, si dejaba sus reservas, estas acabarían recuperando su valor.

“Si saco el dinero, lo pierdo”, dijo. En su lugar, consiguió un préstamo en efectivo de un amigo.

Algunas personas de la ciudad consideran que el Bitcoin no es más que un juego de azar.

Anuncio
Women and a child at a shop counter
Roxana Valles, en el centro, dirige una pequeña tienda de comestibles junto a la playa donde se acepta el Bitcoin.
(Kate Linthicum / Los Angeles Times)

“Es el dinero del diablo”, dijo la dueña de un restaurante que no acepta Bitcoin y que no quiso dar su nombre por miedo a las represalias de los evangelistas del Bitcoin de la ciudad.

Estánislao Hércules, un pastor de 58 años, también está inquieto por los cambios.

Su pequeña iglesia, de color azul cielo, está situada junto al cajero automático de Bitcoin de la ciudad, donde la gente puede cambiar la moneda digital por dólares reales a cambio de una comisión de alrededor del 5%. Desde que se aprobó la ley de Bitcoin, cientos de personas de otras partes del país han acudido a la máquina para comprar Bitcoins. En un momento dado, la máquina dejó de funcionar y una mujer de la zona empezó a aceptarlos por su cuenta, cobrando una comisión del 8%.

Anuncio

Hércules refunfuñó cuando su hijo taxista cobró en Bitcoin. Cuando lo convirtió en dólares, había perdido casi el 50% de su valor.

“Lo presentan como una gran maravilla”, dijo Hércules. “Pero es un truco”.

A medida que Bitcoin Beach ha atraído más atención en el último año, los líderes de la criptodivisa han acudido a ella, grabando podcasts, haciendo documentales y hablando en la jerga de Bitcoin en las arenosas y estrechas calles de la ciudad.

A finales de febrero llegó Jack Mallers, un joven de 27 años que nació en el mundo de las finanzas. Su abuelo fue presidente del Chicago Board of Trade. Su padre, corredor de futuros, le hizo conocer el Bitcoin cuando era adolescente.

Anuncio

De vuelta a su ciudad natal, Chicago, Mallers había fundado Zap, una empresa que facilita los pagos con Bitcoin. Ahora tenía un plan para la gente que no se sentía cómoda teniendo sus satoshis -como se conoce la unidad más pequeña de Bitcoin- expuestos a los altibajos del mercado.

Después de surfear cada mañana, trabajaba en Strike, una aplicación parecida a Venmo que permite a la gente enviarse Bitcoins casi al instante y les permite congelar su dinero en una cantidad de dólares.

Mallers se sorprendió cuando, a un mes de su viaje, uno de los hermanos y asesores informales del presidente, Yusef Bukele, se puso en contacto con él a través de Twitter.

Hicieron buenas migas, y ambos se presentaron con mascarilla a su reunión, en la que hablaron de todo, desde el ánime hasta el impacto de la inflación monetaria del banco central en la economía de El Salvador. Pronto, dijo Mallers, el equipo del presidente le preguntó si podía ayudar a redactar un proyecto de ley que haría que el Bitcoin fuera de curso legal en el país.

Anuncio

Tras semanas de reuniones, Mallers y el presidente Bukele aparecieron juntos en una conferencia sobre Bitcoin en Miami el 5 de junio.

“Eh, eh, ¿están preparados para esto?”, comenzó Mallers, paseando por el escenario con una gorra.

Se le saltaron las lágrimas al hablar de la pobreza que vio en El Zonte, y soltó una perorata llena de improperios sobre los servicios de transferencia de dinero que se llevan una parte considerable de las remesas.

Luego, Bukele se presentó en una pantalla de video. “Esperamos que esta decisión pueda ayudarnos a empujar a la humanidad al menos un poquito en la dirección correcta”, dijo en medio de un estruendoso aplauso.

Anuncio

Richard Montañez ha contado durante años la historia de cómo ideó los Flamin’ Hot Cheetos mientras trabajaba como conserje de Frito-Lay. Los archivos, los antiguos empleados y la propia Frito-Lay dicen lo contrario.

Unos días más tarde, Bukele presentó una ley de dos páginas al Congreso. Se aprobó en la madrugada del día siguiente, a pesar de las protestas de los legisladores de la oposición, que se quejaban de que no hubo un verdadero debate ni testimonios de expertos en economía. Ese mismo día, Bukele cambió su foto de perfil en Twitter por una en la que aparecía con láseres saliendo de sus ojos, un meme utilizado por los aficionados al Bitcoin.

La ley estableció un fondo fiduciario gubernamental de 150 millones de dólares que, según Bukele, dará a los salvadoreños la opción de convertir sus Bitcoins en dólares si lo desean.

“Tienen que tomar el Bitcoin, pero no asumir el riesgo”, dijo Bukele a una reunión digital de más de 20.000 entusiastas de Bitcoin en un hangout de Twitter Spaces.

Anuncio

No explicó cómo el fondo sería lo suficientemente grande, dado que los salvadoreños en Estados Unidos envían a casa 6.000 millones de dólares en remesas cada año.

“Podríamos ganar algo de dinero o podríamos perder algo de dinero, pero no importa”, dijo. “El propósito del fondo fiduciario no es ganar dinero, sino apoyar que el Bitcoin sea una moneda de curso legal”.

Dijo que la nueva ley convertirá al país en un imán para los empresarios de la criptodivisa, a quienes ha prometido residencia permanente inmediata y una exención del pago de impuestos sobre las ganancias de capital. Incluso ha ofrecido los pintorescos volcanes del país a la causa, diciendo que la energía geotérmica que producen puede utilizarse para alimentar a las computadoras, que a su vez, alimentan las transacciones de Bitcoin.

Pero el plan ha hecho saltar las alarmas en el sistema financiero mundial.

Anuncio

El objetivo de Bitcoin es permitir que la gente tenga y mueva dinero fuera de la regulación gubernamental. En los primeros días de la criptodivisa, se asoció sobre todo con Silk Road, un sitio en la web ‘oscura’ donde la gente compraba y vendía drogas y armas.

Esto ha suscitado preocupaciones sobre la corrupción, con el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales diciendo que el plan convertirá a El Salvador en un “paraíso del lavado de dinero”. No ayudó el hecho de que el día anterior al anuncio de Bitcoin en Miami, Bukele, cuyos ministros de salud y finanzas han sido acusados de corrupción, se retirara de un acuerdo anticorrupción con la Organización de Estados Americanos.

Los economistas dicen que el plan de Bitcoin podría descarrilar la negociación de El Salvador de un préstamo de más de 1.000 millones de dólares del Fondo Monetario Internacional, que según los economistas será necesario para finales de este año. El gasto liberal de Bukele ha dejado a El Salvador casi en quiebra y en riesgo de impago de su deuda, que supone el 92% del producto interior bruto.

“Si los bancos de El Salvador tuvieran grandes cantidades de Bitcoin y el precio fluctuara salvajemente, los bancos podrían tener pérdidas repentinas”, dijo Carlos de Sousa, experto en mercados emergentes de Vontobel Asset Management, una empresa de inversiones de Suiza.

Anuncio

Otra desventaja de Bitcoin: no ofrece crédito como un banco.

“Si solo tienes dinero, pero no crédito, el desarrollo económico se vuelve realmente difícil”, dijo De Sousa.

Bukele es uno de los presidentes más populares del mundo, que mantiene altos índices de aprobación incluso cuando ha sido criticado internacionalmente por sus tendencias antidemocráticas.

En febrero, el partido de Bukele arrasó en las elecciones legislativas. El 1 de mayo, el día en que tomó posesión la nueva legislatura del país, sus partidarios se movilizaron para destituir a sus críticos en la Corte Suprema y en la fiscalía general, una toma de poder ilegal que los politólogos han calificado de “autogolpe”.

Anuncio

Muchos salvadoreños le apoyaron, diciendo que esas medidas eran necesarias para continuar el progreso del país.

Pero el plan Bitcoin ha provocado una ansiedad generalizada.

Mucha gente en El Salvador nunca había oído hablar de la criptomoneda antes del anuncio del presidente, en inglés, en Miami. Evocó recuerdos de la accidentada transición de El Salvador del colón al dólar en el año 2000, una decisión tomada en medio de la noche por el Congreso que redujo repentinamente el poder adquisitivo de la gente.

“Me preocupa que la economía se desplome”, dice Mario Avelar, de 55 años, que regenta un restaurante de carretera en lo alto de un acantilado con vistas al océano, a pocos kilómetros al norte de El Zonte.

Anuncio

No sabe cómo podrá participar en el sistema Bitcoin: en su local no hay una señal de internet lo suficientemente fuerte como para hacer transferencias online. Y está enfadado porque la política monetaria de todo el país está a punto de cambiar “por capricho del presidente”.

“Pase lo que pase, los que vamos a acabar pagando somos nosotros”, manifestó.

Como mucha gente, se pregunta quién fue el donante original de Bitcoin. Peterson afirmó que no lo sabe, aunque algunos han especulado que podría ser él. También se negó a decir exactamente la cuantía del regalo original.

"¿Quién fue el donante?” preguntó Avelar. "¿Cómo ha ocurrido esto de la noche a la mañana?”

Anuncio

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio