Anuncio
Share

Los demócratas se enfrentan a una dura batalla para mantener el control del Congreso

President Biden sits with hands clasped at a meeting of the White House COVID-19 response team
El Presidente Biden se reúne con el equipo de respuesta al COVID-19 de la Casa Blanca en Washington. La pandemia es un factor imprevisible en las próximas elecciones de mitad de mandato.
(Andrew Harnik / Associated Press)

La historia no está del lado de los demócratas en las próximas elecciones intermedias. El partido también se ve obstaculizado por cuestiones sobre las que tiene poco control.

Los demócratas saben desde hace tiempo que la historia no está de su lado en las elecciones de medio término de 2022. Pero al entrar en este año de campaña, la empinada cuesta para mantener su mayoría en el Congreso parece aún más desalentadora, con la pandemia de COVID-19 que persiste obstinadamente y los votantes preocupados por la inflación y la delincuencia.

El inestable clima nacional -si se mantiene en noviembre- favorecerá probablemente a los republicanos, que solo necesitan cinco escaños más para hacerse con el control de la Cámara de Representantes y únicamente uno más para obtener la mayoría en el Senado.

El partido del presidente en funciones casi siempre pierde terreno en las elecciones de mitad de mandato, y lo ha hecho en todas las contiendas, excepto en dos, desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Los demócratas que esperan romper el precedente tienen pocas soluciones para los problemas que se encuentran fijos en la mente de los votantes o para los bajos índices de aprobación del presidente Biden.

“A veces tienes un problema de mensaje, y otras veces simplemente tienes un problema. En esta situación, [los demócratas] solo tienen lo segundo”, dijo Matt Gorman, un estratega republicano que dirigió las comunicaciones del brazo de la campaña del GOP en la Cámara de Representantes en 2018. “Ningún eslogan o logro político único puede dar la vuelta a un entorno más amplio. Tendría que haber un cambio sísmico”.

Los funcionarios de la campaña demócrata rechazan las predicciones de un noviembre sombrío, diciendo que confían en que tendrán un argumento sólido para los votantes.

Anuncio

“Los demócratas van a mantener la Cámara porque estamos cumpliendo con el pueblo estadounidense”, dijo el representante Sean Patrick Maloney, de Nueva York, presidente del Comité de Campaña Demócrata del Congreso. Señaló los millones de puestos de trabajo creados en el último año, así como la distribución de vacunas y los esfuerzos para reducir los costes sanitarios.

“Kevin McCarthy y su banda de republicanos extremistas de la Cámara de Representantes aún no han presentado ni una sola idea realista para hacer avanzar a este país”, manifestó, en referencia al congresista de Bakersfield que lidera el GOP en la Cámara.

Hay algunos resquicios de esperanza para los demócratas.

Las escuelas están lidiando con las consecuencias del retraso en el envío de las pruebas de coronavirus prometidas por el Estado en medio del aumento de las infecciones por Omicron.

El partido probablemente evitó el peor escenario posible en la redistribución de distritos para la Cámara de Representantes. Aunque el Partido Republicano tenía una ventaja general en el trazado de los nuevos mapas del Congreso, hasta ahora han tratado principalmente de apuntalar los distritos rojos existentes en lugar de crear agresivamente otros nuevos, dicen los expertos.

En el Senado, los demócratas defienden escaños en estados disputados que Biden ganó el año pasado, aunque por un escaso margen en lugares como Arizona y Georgia. Las elecciones al Senado también pueden depender más de los candidatos individuales, lo que hace que los demócratas sean ligeramente menos vulnerables que sus homólogos de la Cámara de Representantes si se produce una ola electoral en su contra.

Aun así, “se necesitan circunstancias únicas para redirigir unas elecciones de mitad de mandato”, dijo Stuart Rothenberg, editor sénior de Inside Elections, un boletín político no partidista. “No sé si va a ocurrir algo que sea tan impactante para la gente, tan sorprendente que dé a los demócratas el material que necesitan para cambiar el rumbo de las elecciones”.

En privado, los estrategas demócratas reconocen las dificultades que se avecinan, sobre todo después de haber perdido la carrera a gobernador de Virginia en otoño y de haberse librado por poco de una derrota similar en la azulísima Nueva Jersey. Esas elecciones fuera de año han servido a menudo como indicadores tempranos de la dirección de las elecciones de mitad de período.

El reto de los demócratas radica en parte en la naturaleza de las elecciones de mitad de mandato: Los partidarios del partido en el poder suelen estar decepcionados porque las promesas de la campaña del presidente no se han cumplido, lo que reduce su entusiasmo, mientras que la oposición está motivada por la infelicidad que genera estar fuera del poder.

Los republicanos, por su parte, tienen una tarea más básica: mantener el foco en el partido mayoritario.

“La estrategia de los republicanos es muy sencilla: No meter la pata”, dijo Ken Spain, ex portavoz del Comité Nacional Republicano del Congreso. “No se conviertan en el problema y permitan que las elecciones sean un referéndum sobre el control demócrata de Washington”.

Destilando el mensaje de campaña del partido, Emma Vaughn, portavoz del Comité Nacional Republicano, mantuvo el foco de atención en Biden.

“Biden ha perdido toda la credibilidad: no ha conseguido ‘acabar con el virus’ como prometió, ha dejado a los estadounidenses sin trabajo con mandatos inconstitucionales, ha registrado un aumento a la delincuencia, ha presidido la subida vertiginosa de los precios de los productos cotidianos y ha promovido un gasto imprudente de miles de millones”, comentó.

El Informe sobre la Diversidad en Hollywood 2021 de la UCLA también reveló que los asiáticos y los indígenas siguen estando muy poco representados en la televisión.

Pero la fijación del ex presidente Trump por seguir repitiendo las falsas acusaciones de fraude en su derrota de 2020 y sus batallas contra los pocos republicanos que se han desmarcado de la ortodoxia de “Make America Great Again” amenazan con distraer la atención de ese foco y atraer la atención hacia las batallas intrapartidistas.

Trump ha participado activamente en las campañas de mitad de mandato, respaldando a los candidatos preferidos y arremetiendo contra los republicanos que no le gustan. Eso puede perjudicar a su partido, que necesita apelar a los votantes de Biden para ganar distritos clave de la Cámara de Representantes y escaños en el Senado.

“Los republicanos están inmersos en una serie de primarias muy desagradables”, dijo David Bergstein, director de comunicaciones del Comité de Campaña Senatorial Demócrata. “O bien presentan candidatos defectuosos, o se pelean entre ellos de forma que se asegura que quien salga cojeando de sus primarias será pobre en dinero y estará profundamente dañado”.

La otra gran incógnita es si los temas que preocupan a los votantes cambiarán de aquí a noviembre. En la actualidad, la inestabilidad de la economía, el COVID-19 y el aumento de los índices de delincuencia violenta van en contra de los demócratas.

Los votantes consideran que la economía es su principal preocupación, según una reciente encuesta de CNBC/Change Research, y casi tres cuartas partes la consideran como “mala” o “no en tan buena forma”.

Los estadounidenses están especialmente preocupados por el aumento de los precios de los alimentos y otros productos, y son pesimistas respecto a la posibilidad de que la inflación -que se disparó casi un 7% en el último año- se reduzca en un futuro próximo, según la encuesta. La Casa Blanca ha recurrido a las reservas federales de petróleo para aliviar los precios de la gasolina y ha explorado la aplicación de medidas antimonopolio contra la industria cárnica para hacer frente a los costes de los alimentos, pero las herramientas para combatir la inflación son limitadas.

Más preocupante para los demócratas es que Biden no recibe mucho crédito por los puntos brillantes de la economía. La encuesta de la CNBC reveló que casi la mitad de los votantes cree que el mercado de valores está en malas o no tan buenas condiciones, cuando en realidad ha alcanzado máximos históricos. A pesar de la aprobación de una ley de estímulo masivo que incluía una amplia ayuda en efectivo, solo el 21% de los votantes dijo que el plan les había ayudado.

Gran parte de la percepción incómoda de la economía se debe a la persistente pandemia, que sigue perturbando cualquier sensación de normalidad.

La actual oleada de Ómicron no es tan grave como las del pasado, especialmente para los vacunados. Pero aun así ha tenido un impacto generalizado en escuelas y empresas.

“Incluso si los demócratas consiguen cosas populares como la reducción del precio de las recetas y el cuidado de los niños, podríamos perder en 2022 si la gente siente el caos del COVID en su vida cotidiana”, consideró Adam Green, cofundador del Comité de la Campaña para el Cambio Progresista.

La seguridad pública es otro de los temas probables de la campaña. Si bien el panorama general es mixto, incluyendo una disminución de los delitos contra la propiedad en muchos lugares, los homicidios y otros delitos violentos han tendido al alza en muchas ciudades.

David Paleologos, director del Centro de Investigación Política de la Universidad de Suffolk, dijo que los votantes en sus encuestas de áreas metropolitanas están cada vez más preocupados por la delincuencia.

“Donde importa es en los suburbios: los votantes transversales que colindan con las grandes ciudades, que están influenciados y cuya calidad de vida se ve influida por la delincuencia en las ciudades cercanas”, dijo Paleologos. “Ahí es donde un demócrata empieza” a votar en favor del GOP.

Los estrategas demócratas dicen que van a contrarrestar haciendo hincapié en los logros del partido, incluida la ayuda por COVID del año pasado y el paquete de infraestructuras de 1.2 billones de dólares. También esperan hacer campaña sobre el plan Build Back Better (Reconstruir mejor) de Biden, un paquete que amplía la red de seguridad social y combate el cambio climático, si los demócratas del Congreso consiguen aprobarlo.

“Una gran lección tanto en las elecciones al Congreso de 2020 como en las de Virginia de 2021 es que no basta con ser anti-Trump o antirrepublicano”, dijo Green. “El mensaje ganador tiene que reducirse a: Los demócratas hicieron promesas populares y las cumplimos, mientras que los republicanos anularían y bloquearían cosas que te ayudarían”.

Pero las desordenadas negociaciones sobre Build Back Better -en las que se han descartado muchas prioridades liberales para atraer a los conservadores demócratas Joe Manchin, de Virginia Occidental, y Kyrsten Sinema, de Arizona- pueden haber reducido su impacto electoral.

Spain, el antiguo portavoz de la NRCC, dijo que el costo del proyecto alienará a los independientes, mientras que los demócratas se sentirán decepcionados por su reducido tamaño.

“Probablemente [los demócratas] estén en la peor combinación posible... para sus posibilidades electorales”, dijo Spain.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio