Anuncio
Share

Columna: Ivanka Trump quería estar en el centro de todo. Y ahora lo está, ¡qué pena!

A closeup of Ivanka Trump at a White House event
Ivanka Trump en un evento en la Casa Blanca en enero de 2020.

(Susan Walsh / Associated Press)

¿Qué ocurrió en el Despacho Oval el 6 de enero de 2021? ¿Y por qué la Organización Trump parece ser tan turbia en cuanto a sus activos? Seguramente, Ivanka lo sabe.

El destino del Capitolio el día de la insurrección, creían algunos conocedores de la Casa Blanca, descansaba sobre los delgados hombros de Ivanka Trump.

Mientras el presidente Trump observaba cómo se desarrollaba el caos el 6 de enero de 2021, y no estaba dispuesto a intervenir, quedó claro para quienes lo rodeaban que solo había una persona en la Tierra que podía hacer que retirara a los perros: su hija mayor.

Uno solamente puede preguntarse qué pudo haber sucedido si ella no hubiera intercedido.

Después de todo, le tomó varias horas pedirles a los alborotadores que terminaran con sus actos. Incluso entonces, no parecía particularmente molesto por el derramamiento de sangre y la violencia. “Váyanse a casa”, les indicó en un video grabado. “Los amamos, son muy especiales”.

El jueves, el representante Bennie Thompson (demócrata de Mississippi), presidente del comité bipartidista de la Cámara de Representantes que investiga el 6 de enero, invitó a Ivanka a declarar sobre lo que sabía de antemano, así como lo que vio, escuchó e hizo en ese terrible día. Ella es la primera integrante de la familia Trump que es interrogada.

Anuncio

En una carta de ocho páginas repleta de jugosos detalles sobre lo que el comité ha descubierto hasta ahora, Thompson cortésmente extendió la invitación.

“Respetamos su privacidad”, escribió, “y nuestras preguntas se limitarán a temas relacionados con el 6 de enero, las actividades que contribuyeron o influyeron en los eventos... y su papel en la Casa Blanca durante ese periodo”.

Por supuesto que necesitan saber de Ivanka; ella estaba en la habitación donde sucedió.

El diputado Tony Cárdenas, que ha colaborado en la divulgación, dice que su partido tiene mucho trabajo por hacer.

Como asesora del presidente y jefa de la Oficina de Iniciativas Económicas y Emprendimiento de la Casa Blanca, Ivanka fue la “Zelig” de la administración Trump. Estaba en todas partes, aparecía a la vista para sesiones de fotos con líderes mundiales, se escondía cuando hacía calor y se atribuía ridículamente, según la loca estimación de su padre, la creación de 14 millones de puestos de trabajo.

Aparentemente, ninguno de los miembros del personal de Trump tuvo suficiente energía para hacerlo actuar el 6 de enero: “No le dijo que sí al [jefe de Gabinete] Mark Meadows, a la [portavoz] Kayleigh McEnany o al [asesor presidencial] Keith Kellogg, pero ¿podría decir que sí a su hija?”, un integrante del comité le preguntó al exasesor cuando declaró.

“Exactamente”, respondió Kellogg, quien también era asesor de seguridad nacional del vicepresidente.

Ivanka estuvo ahí cuando Trump presionó a Pence para que desechara, o al menos retrasara, el conteo de los votos electorales de algunos estados que ganó Biden.

Hasta el momento, Ivanka, quien se ha mantenido oculta después de que su padre, juzgado políticamente dos veces, dejara el cargo, no ha respondido públicamente a la invitación del comité. Supongo que eso es comprensible. Tenía las manos ocupadas la semana pasada.

El martes, dos días antes de que llegara la invitación de Thompson, la fiscal general de Nueva York, Letitia James, quien ha estado investigando las supuestas artimañas financieras de la Organización Trump, presentó un memorando legal detallado en un tribunal estatal, explicando por qué Ivanka, su hermano Donald Trump Jr. y su padre no pueden negarse a responder a sus citaciones que les exigen testificar sobre el negocio de la familia.

Han afirmado ridículamente que sus avisos emitidos legalmente, entregados el primero de diciembre, constituyen una “maniobra inconstitucional y sin precedentes”.

Pero, como escribió James en la presentación, las citaciones a altos y exfuncionarios de la compañía son “rutinarias en investigaciones financieras complejas y están ampliamente justificadas aquí”.

Impulsada principalmente por los cuellos de botella de la cadena de suministro, la inflación es una amenaza para la salud de la economía, pero el aumento de los precios ha sido bueno para algunos.

Eric Trump, señaló James, ya testificó e invocó su privilegio de la Quinta Enmienda varias veces para no incriminarse. (¿Qué fue lo que comentó una vez Donald Trump sobre aceptar la 5.ª? Oh, sí: “La mafia recurre a la 5.ª. Si eres inocente, ¿por qué recurres a la 5.ª Enmienda?”).

Todavía no está claro qué está en juego en la investigación de Nueva York, pero montones y montones de documentos obtenidos por los investigadores muestran a una familia que parece haber inflado enormemente el valor de los activos cuando era conveniente.

James aún no ha decidido si tomará “medidas civiles correctivas” contra los Trump, pero su oficina, escribió en los documentos judiciales, “ha desarrollado evidencia significativa... que indica que la Organización Trump usó valoraciones de activos fraudulentas o engañosas para obtener una serie de beneficios económicos, incluidos préstamos, cobertura de seguros y deducciones fiscales”.

¿Por qué debería preocuparse Ivanka?

Porque, como señala James en un segundo memorando, también presentado el martes, ella fue la vicepresidenta ejecutiva de desarrollo y adquisición de la firma Trump durante al menos 2016; y, hasta enero de 2017, fue “un contacto principal” para el prestamista más grande de la compañía, Deutsche Bank. Ella ha patinado sobre hielo legal delgado antes; en 2012, Ivanka y su hermano mayor, Don Jr., evitaron por poco ser acusados de fraude grave después de engañar a los posibles compradores de condominios sobre lo bien que se vendían las unidades en un proyecto llamado Trump SoHo. El fiscal de distrito de Manhattan, Cyrus Vance Jr., impugnó a sus propios fiscales cuando decidieron no interponer acciones judiciales.

Un grupo de restaurantes del sur de California, incluidos varios del condado de Orange, han demandado a Farmers Insurance.

Lo admito, mis ojos se cruzaron un poco mientras leía el memorando de 115 páginas, que mostraba fluctuaciones salvajes e improbables en el valor de varios activos en los estados financieros que la Organización Trump preparó para sus prestamistas.

Un ejemplo entre docenas: Los Trump declararon un valor de 161 millones de dólares por una propiedad en el condado de Westchester que había sido tasada entre 29 millones y 50 millones de dólares. Aparentemente, basaron el valor inflado en construcciones inexistentes y no autorizadas que habían sido, como mencionaron, “puestas en espera”.

Ha sido reconfortante ver desmoronarse el aire de invencibilidad en torno a los Trump.

En la misma semana en que Ivanka estuvo en el centro de atención por varias supuestas fechorías de la familia Trump, la Corte Suprema de Estados Unidos se negó a suspender una orden que obligaba a los Archivos Nacionales a entregar los documentos de la Casa Blanca de Trump al comité de la Cámara de Representantes el 6 de enero.

Y en otro golpe, el fiscal de distrito del condado de Fulton, Georgia, pidió que un gran jurado especial investigara los esfuerzos del expresidente para persuadir al secretario de estado de Georgia para que afirmara falsamente que Trump había ganado el estado en 2020.

¿Afrontarán finalmente los Trump las consecuencias de su mal comportamiento?

Cruzo los dedos.

@abcarianLAT

Si quiere leer este artículo en inglés,haga clic aquí.


Anuncio