Anuncio
Share

Seis muertos y 24 hospitalizados tras un tiroteo en el desfile del 4 de julio en un suburbio de Chicago

Empty chairs sit along the sidewalk
Sillas vacías en la acera después de que los asistentes al desfile del 4 de julio huyeran tras los disparos efectuados el lunes en Highland Park, Illinois.
(Lynn Sweet / Associated Press)

Al menos seis personas murieron y 24 resultaron heridas en un tiroteo en un desfile del 4 de julio en el suburbio de Highland Park, en Chicago, y las autoridades están buscando al asesino, que probablemente disparó desde un tejado, dijo la policía el lunes.

El comandante de la policía de Highland Park, Chris O’Neill, el comandante del incidente en la escena, instó a la gente a refugiarse en el lugar mientras las autoridades buscan al tirador, descrito como un hombre blanco que llevaba una camiseta blanca o azul.

El portavoz del Grupo de Trabajo de Delitos Mayores del Condado de Lake, Christopher Covelli, dijo en una conferencia de prensa que el pistolero aparentemente abrió fuego contra los asistentes al desfile desde una azotea utilizando un rifle que fue recuperado en la escena. No se sabía de qué edificio se trataba.

Covelli dijo que la policía cree que hubo un solo tirador y advirtió que aún debe ser considerado armado y peligroso.

La policía no ha dado detalles sobre las víctimas o los heridos.

Anuncio

“Esta mañana, a las 10:14, nuestra comunidad ha sido aterrorizada por un acto de violencia que nos ha sacudido hasta la médula”, dijo la alcaldesa Nancy Rotering en la rueda de prensa. “Nuestros corazones están con las familias de las víctimas en este momento devastador. En un día en el que nos reunimos para celebrar la comunidad y la libertad, estamos, en cambio, de luto por la trágica pérdida de vidas y luchando contra el terror que se nos impuso”.

Cientos de asistentes al desfile -algunos visiblemente ensangrentados- huyeron del recorrido del desfile después de que sonaran los disparos, dejando atrás sus pertenencias. A primera hora de la tarde, los signos de un acontecimiento alegre que de repente se convirtió en horror llenaban ambos lados de la calle Central donde se produjo el tiroteo. Decenas de carritos de bebé, algunos con banderas americanas, bicicletas infantiles abandonadas, un casco adornado con imágenes de la Cenicienta fueron dejados atrás. Mantas, sillas de jardín, cafés y botellas de agua quedaron en el piso mientras la gente huía.

La policía, algunos con equipo de camuflaje y muchos empuñando armas de tipo AR, continuó llegando a la zona.

La policía de Highland Park dijo inicialmente en un comunicado a primera hora de la tarde del lunes que cinco personas habían muerto y que 19 habían sido trasladadas a hospitales, pero esas cifras fueron revisadas poco después en la conferencia de prensa.

Un vídeo grabado por un periodista del Sun-Times tras los disparos muestra a una banda en una carroza que sigue tocando mientras la gente pasa corriendo y gritando.

Gina Troiani y su hijo estaban en fila con su clase listos para entrar en la ruta del desfile cuando escuchó un fuerte sonido que creyó que eran fuegos artificiales - hasta que escuchó a la gente gritar y decir que había alguien disparando.

“Empezamos a correr en dirección contraria”, dijo.

Su hijo de 5 años iba en su bicicleta decorada con cintas rojas y azules. Él y otros niños del grupo sostenían pequeñas banderas estadounidenses. La ciudad dijo en su sitio web que las festividades iban a incluir un desfile de bicicletas y mascotas para niños.

Troiani dijo que empujó la bicicleta de su hijo, corriendo por el barrio para volver a su coche.

En un video que Troiani grabó con su teléfono, algunos de los niños están visiblemente asustados por el fuerte ruido, y se escabullían a un lado de la carretera mientras una sirena ululaba cerca.

“Fue un caos”, dijo. “Había gente que se separó de sus familias, buscándolas. Otros simplemente dejaron sus carros, cogieron a sus hijos y empezaron a correr”.

El gobernador de Illinois, J.B. Pritzker, dijo en un tuit que está “siguiendo de cerca la situación en Highland Park”.

Debbie Glickman, residente de Highland Park, dijo que estaba en una carroza del desfile con compañeros de trabajo y que el grupo se estaba preparando para girar hacia la ruta principal cuando vio a la gente correr.

“La gente empezó a decir: ‘Hay un tirador, hay un tirador, hay un tirador’”, dijo Glickman. “Así que simplemente corrimos. Sólo corrimos. Era un caos masivo”.

No escuchó ningún ruido ni vio a nadie que pareciera estar herido.

“Estoy muy asustada”, dijo. “Es tan triste”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio