Advertisement

Barbara Bush muere a los 92 años. Fue esposa de un presidente y madre de otro

Barbara Pierce Bush, quien ayudó a impulsar a su esposo y a su hijo a la presidencia y se convirtió, gracias a su ingenio y campañas de alfabetización, en una de las primeras damas más populares en la historia de Estados Unidos, ha muerto, según un portavoz de la familia.

Bush, que sufría problemas cardíacos y respiratorios, tenía 92 años.
El domingo 15 de abril, la oficina de su esposo el ex presidente George H.W. Bush dijo que después de una serie de hospitalizaciones, "decidió no buscar tratamiento médico adicional y se centraría en el cuidado de su calidad de vida".

Advertisement

"No sorprenderá a quienes la conocen, que Bárbara Bush ha sido una roca frente a su falta de salud, preocupándose no solo por ella gracias a su fe permanente, sino por otros", dijo el comunicado. "Está rodeada por una familia que la adora, y aprecia los muchos y amables mensajes y, especialmente, las oraciones que está recibiendo".

Bush es la segunda mujer en la historia de Estados Unidos que ha sido la esposa de un presidente y la madre de otro. Pero Barbara Bush, a diferencia de Abigail Adams, la esposa del segundo presidente estadounidense John Adams y madre del sexto presidente, John Quincy Adams, vivió para ver a su hijo George W. Bush habitar en la Casa Blanca por dos períodos. Ella también hizo campaña en nombre de otro hijo, el ex gobernador de Florida Jeb Bush, durante su infructuosa búsqueda de la nominación presidencial republicana de 2016.

Advertisement

Si bien no era pretenciosa, hablaba con los pies en la tierra. Bush era una aristócrata de sangre azul, de carácter fuerte, políticamente astuta, siempre franca y ocasionalmente cáustica.

A menudo minimizaba sus propias habilidades al decir: "Todo lo que hice fue casarme y nacer bien".

Como Primera Dama de 1989 a 1993, a veces tuvo un índice de popularidad que era más alto que el de su esposo. Su presidencia puede haber sido imperfecta, juzgada exitosa en asuntos internacionales y decepcionante en el ámbito nacional, pero la Primera Dama ejerció una influencia detrás de bambalinas.

Parte de su fuerza era su voluntad de burlarse, especialmente de sí misma. Su declaración distintiva de la moda fue una gargantilla de tres hilos de perlas inconfundiblemente falsas. Su cabello prematuramente blanco le valió un apodo familiar, "el zorro plateado", incluso cuando inspiraba burlas groseras sobre parecer la madre de su marido. (Él nació un año antes que ella).

Advertisement

Las fotografías frecuentes de su lectura a bebés con SIDA o niños en edad escolar desfavorecidos, sirvieron para suavizar una dureza que según reconoció, llegó a su madurez después de dar a luz a seis hijos, cinco de los cuales la sobreviven. Para sus hijos y el personal de la Casa Blanca, ella era la "ejecutiva" que hablaba fuerte simplemente levantando una ceja.

Durante su primer año en la Casa Blanca, fue criticada por Liz Carpenter, ex secretaria de prensa de otra primera dama, Lady Bird Johnson, por negarse a hablar sobre temas que eran importantes para las mujeres.

En sus memorias de 1994, Bush publicó una respuesta que escribió pero nunca envió: "Hace mucho tiempo decidí que en la vida tenía que tener prioridades. Puse a mis hijos y a mi esposo en la parte superior de mi lista. Esa es una opción de la que nunca me arrepentí. "El derecho al aborto, la Enmienda para la Igualdad de Derechos y el control de armas no eran mi prioridades", escribió. "Lo dejo para aquellos que son lo suficientemente valientes como para postularse para un cargo público".

Debido a que las dos esposas que la precedieron en la Casa Blanca -Rosalynn Carter y Nancy Reagan- fueron acusadas con frecuencia de ejercer demasiada influencia política, el público puede haber estado listo para criticarla si intervenía en temas de política o si hubiera tratado de influir en su esposo.

Las causas sociales no partidistas para las que trabajó, la alfabetización y el voluntariado, se originaron en la tradición que formaba parte de su herencia acaudalada. Su dedicación al trabajo filantrópico también se arraigó en la tragedia personal.

Cuando su segundo hija, una niña apodada Robin, murió de leucemia a los 3 años en 1953, Bush recurrió al voluntariado como una forma de lidiar con la pérdida. La alfabetización también tenía un significado personal porque Bush había ayudado a su hijo Neil a superar la dislexia.

Bush admitió que ella modeló su imagen pública para evitar la controversia, pero ocasionalmente surgió un lado crítico y sarcástico.

En 2005, cuando la administración de su hijo fue criticada por su lenta respuesta al huracán Katrina, parecía sugerir un resquicio de esperanza para sus víctimas después de recorrer el Astrodome de Houston, que fue utilizado como un centro de reubicación para los residentes de Nueva Orleans. "Muchas de las personas en la arena, aquí, eran desfavorecidos de todos modos, por lo que esto está funcionando muy bien para ellos", dijo. La administración defendió el comentario como una "observación personal" basada en sus conversaciones con personas que estaban agradecidas por la ayuda que Texas les dio.

Advertisement

Cuando era primera dama, su hijo George dijo que la consideraba "un genio con los medios" porque bromeaba fácilmente con los periodistas, según una biografía de la Biblioteca Nacional de Primeras Damas. Repetidamente llamó a su madre para pedir consejo mientras hacía campaña y servía en la Casa Blanca.

Los comentarios sobre su relación eran un elemento básico de sus discursos políticos y a menudo les recordaba a los seguidores sobre el comportamiento testarudo de su hijo, evidente desde la infancia.

Su tenacidad era "lo que quiere en un presidente, no es lo que quiere en un niño de 6 años", dijo Bárbara durante una presentación en 2005 con él, en Florida.

"A las madres se les permite estar orgullosas de sus hijos", le dijo al presentador de CNN Larry King, en 2003.

Barbara Bush nació el 8 de junio de 1925, en la ciudad de Nueva York. La tercera de los cuatro hijos de Marvin y Pauline Pierce, ella disfrutó de una educación privilegiada en el suburbio de Rye, N.Y.

Su padre era editor de la revista McCall y pariente lejano del presidente Franklin Pierce. Recordaba a su madre, la hija de un juez de la Corte Suprema de Ohio, como una figura lejana.

En 1941, a los 16 años, en un baile, Bárbara conoció a Gerge Bush, que entonces era estudiante de último año de preparatoria. Ella dijo más tarde que su cara era la más bella que había visto en su vida. Él fue el primer chico al que besó; se comprometieron un año después, justo antes de que George fuera a la guerra como piloto de combate de la Armada. Se casaron el 6 de enero de 1945, mientras él estaba en casa de permiso.

Después de la Segunda Guerra Mundial, George Bush se matriculó en la Universidad de Yale y tuvieron su primer hijo, George Walker Bush, el año siguiente.

A medida que la familia Bush creció, se mudaron de Texas, donde trabajó en la industria del petróleo, a cinco ciudades de California (Compton, Huntington Park, Bakersfield, Whittier y Ventura) en un solo año. Después de regresar a Texas, inició su carrera política en 1966 con una exitosa carrera por el Congreso.

Advertisement

Antes de que George Bush se convirtiera en candidato a la vicepresidencia de Ronald Reagan, en 1980, la familia había vivido en 27 hogares en 36 años. Los ocho años que pasaron en la mansión vicepresidencial, de 1981 a 1989, fue el periodo más largo que la pareja vivió en un lugar.

Su esposo estuvo ausente durante largos períodos cuando sus hijos eran pequeños, lo que alimentó su vínculo con su hijo George, que era siete años mayor que su siguiente hermano, John Ellis "Jeb" Bush, nacido en 1953. Los hijos Neil y Marvin siguieron en 1955 y 1956, y una hija, Dorothy, en 1959.

Fue mientras cuidaba a Robin, en los ocho meses antes de morir, que el cabello de Bush comenzó a ponerse gris. Los amigos dijeron que los Bush salieron de su dolor apoyándose el uno al otro. En ese momento, le dijo a la revista Time en 1989: "George me abrazó fuerte y no me soltó".

Combatiendo la depresión después de la muerte de su hija, Bush escuchó a George, de 7 años, diciéndole a un amigo que no podía salir porque tenía que jugar con su madre, que estaba sola. Más tarde dijo que ese momento la hizo darse cuenta de que necesitaba recuperarse.

Sin embargo, a medida que su marido se levantó en los negocios y la política -a través de dos períodos en la Cámara de Representantes, período como embajadora de los Estados Unidos y presidente del Partido Republicano- ella dijo que a veces se sentía como una persona hogareña pero abandonada.

Ella tuvo problemas para sacudirse la sensación de que George no estaba "haciendo cosas emocionantes", bromeó Bush con Time, "y estoy sentada en casa con estos niños absolutamente brillantes que dicen una cosa de interés por semana".

Cuando George fue enviado de Estados Unidos a China, en 1974, se hizo importante para la empresa y prosperó.

Después de regresar a los Estados Unidos, en 1976, su esposo se convirtió en director de la Agencia Central de Inteligencia, y un velo de secreto la aisló de su trabajo. El creciente movimiento de mujeres también hizo que cuestionara algunas de las elecciones de su vida. Para entonces, solo su hija Dorothy estaba en casa. Bárbara cayó en una depresión, pero salió de ella haciendo una gira por el país con una presentación de diapositivas sobre China, un país prácticamente cerrado a los estadounidenses en ese momento.

"Realmente amo mi vida, pero podría haber decidido que no me gustaba", le dijo a Los Ángeles Times, en 1988. "Elegí que sí me gustaba".

Cuando estaba programada para hablar en el inicio del año escolar del Colegio Wellesley, en 1990, los graduados de último año protestaron porque Bush había sido elegida debido a los logros de su esposo. Pronunció su discurso según lo planeado y recibió el apoyo de prominentes feministas que vieron el tema como el respeto por los diferentes caminos que se abren a las mujeres.

"Al final de tu vida", dijo en su discurso, "nunca te arrepentirás  de haber ganado un veredicto más o de no cerrar un trato más. Lamentarás el tiempo que no pasaste con un marido, un amigo, un niño o un padre".

Después de que su esposo perdió su candidatura presidencial en la reelección de Bill Clinton, en 1992, los Bush construyeron una casa en Houston, y ella se deleitó en estar lejos de la política. Practicó jardinería y escribió abundantemente.

Sus escritos incluyeron el best-seller "Millie's Book" (1990), contado desde la perspectiva de su springer spaniel inglés; recaudó más de $ 1 millón para Barbara Bush Foundation for Family Literacy, que ha otorgado millones en subvenciones. En 1984, había escrito "C. Fred's Story", una mirada irónica a la vida de Washington en la voz del cocker spaniel de la familia.

Durante los veranos, los Bush hospedaban a los "grandes", como llamaba a sus 17 nietos, en el extenso complejo familiar en Kennebunkport, Maine, que podía dar alojamiento a 34 personas. Los nietos se burlaban de sus estrictas reglas y llamaban a la casa un verdadero "campo de entrenamiento".

Repetidamente se le preguntó el secreto de su largo matrimonio, Bush a menudo respondía que el sentido del humor era importante. Sesenta años después de su boda, ella describió a su esposo como "ese torbellino de 80 años que hace que mi vida cante".

Ser la madre de un presidente tuvo un inconveniente distinto en comparación con ser la esposa del presidente, dijo en 2008. Las críticas y los ataques de campaña "duelen mucho más si se trata de tu hijo".

Ella continuó ofreciendo opiniones agudas, como cuando se le preguntó en 2013 si su hijo Jeb debería presentarse para la Oficina Oval. "Ya hemos tenido suficientes presidentes", dijo.

Pero ella, no obstante, estuvo a su lado cuando saltó a la contienda presidencial de 2016. Atravesando Nueva Hampshire azotada por la nieve con la ayuda de un andador, saludó a los republicanos y les imploró que convirtieran a Jeb en el tercer Bush en servir como presidente. El ganador de las primarias, Donald Trump, se burló de su hijo como "pobre, pobre, pobre" Jeb, tan dependiente de su madre.

También hizo campaña en Carolina del Sur, un estado que también ganó Trump, lo que provocó que Jeb Bush abandonara la carrera.

Su visión del hombre que se convertiría en presidente y cuyo éxito marcó el final de la política republicana tal como la practicó su familia, se hizo evidente durante una entrevista de CBS poco antes de la convención de New Hampshire. Ella criticó a Trump por comentarios misóginos que hizo sobre la entonces presentadora de Fox News, Megyn Kelly.

"No sé cómo las mujeres pueden votar por alguien que dijo lo que dijo sobre Megyn Kelly", dijo Bush.

En 2013, durante una entrevista con CSPAN para una serie sobre primeras damas, Bush anticipó las circunstancias que cerrarían su notable vida.

"No tengo miedo a la muerte", dijo y luego bromeó: "¡Qué gran consuelo, porque me estoy acercando!"

Advertisement
Advertisement