Advertisement

Siendo adolescentes huyeron de sus propios países. En L.A encontraron una amistad sin fronteras

Siendo adolescentes huyeron de sus propios países. En L.A encontraron una amistad sin fronteras
Mehraeel Gouda, a la izquierda, habla con su mejor amiga Katerin, en el club IDEAS de Warren High School. (Allen J. Schaben / Los Angeles Times) (Los Angeles Times)

Las niñas eran de mundos diferentes cuando se conocieron en séptimo grado, en la Escuela Secundaria Stauffer en Downey, pero tenían dos cosas en común.

Katerin, a los 11 años de edad, realizó un viaje aterrador por Guatemala y México en automóvil, autobús, barco y caminando. Sus pies se ampollaron cuando cruzó el abrasador desierto, pero estaba decidida a reunirse con su madre.

Advertisement

Mehraeel huyó de El Cairo con su familia a los 13 años, corriendo hacia el aeropuerto por temor a la persecución religiosa durante un levantamiento político.

Antes de que Katerin supiera de dónde era Mehraeel, la escuchó decir algunas palabras en un inglés muy acentuado y trató de hablarle a Mehraeel en español, pero no obtuvo respuesta.

Advertisement

"Entonces me di cuenta, oh, ella es de Egipto", dijo Katerin. "Ellos no hablan español".

Para el octavo grado, las chicas estaban en camino de convertirse en mejores amigas, mientras abordaban los misterios del inglés y se adaptaban a una nueva cultura. Se mudaron a Warren High School juntas, tomaron todas las clases más difíciles y planearon ir a grandes universidades.

Pero a pesar de su cercanía, había una cosa que Mehraeel no sabía sobre su amiga hasta hace aproximadamente un año.

"No sabía que ella era indocumentada".

Advertisement

Conocí a las dos chicas el pasado miércoles en Warren High en un club después de la escuela llamado IDEAS. Comenzó en 2012 por la maestra Mercelena Vasquez-Funk y se inspiró en un programa de UCLA.

"IDEAS" significa mejorar los sueños, la igualdad, el acceso y el éxito. La meta de Vasquez-Funk ha sido ayudar a los estudiantes a aprovechar la ley estatal y los recursos disponibles para ir a la universidad, independientemente de su estatus migratorio.

Algunos de los miembros del club tienen protección temporal como dreamers ("soñadores") porque fueron traídos aquí por sus padres cuando eran niños pequeños, a algunos se les otorgó asilo, algunos son indocumentados y otros nacieron en Estados Unidos pero se unieron al club porque se identifican y quieren apoyar a los compañeros de clase que son inmigrantes.

Más de 100 alumnos de IDEAS han asistido a los campus de la Universidad de California, a la facultad de derecho de la Universidad de Nueva York y Cal State. Uno es un científico espacial, otro un antropólogo, y Vasquez-Funk quería compartir esa información en un momento en que una narrativa más oscura gira sobre una crisis fronteriza nacional y una invasión criminal que está destruyendo a Estados Unidos.

Mehraeel Gouda, a la izquierda, mira como su mejor amiga, Katerin, abraza a la profesora Mercelena Vasquez-Funk. (Allen J. Schaben / Los Angeles Times)
Mehraeel Gouda, a la izquierda, mira como su mejor amiga, Katerin, abraza a la profesora Mercelena Vasquez-Funk. (Allen J. Schaben / Los Angeles Times) (Los Angeles Times)

"Estos niños son el fruto de la cosecha", dijo Vasquez-Funk, cuyos estudiantes son voluntarios en la limpieza del campus y ayudan a organizar ferias comunitarias de asesoría legal cuando no están estudiando o trabajando.

Y cada uno de ellos tiene una historia.

Mehraeel recordó el día en que ella, su madre y tres hermanas abandonaron sus vidas en El Cairo, aterrorizadas de ser atacadas por su fe cristiana ortodoxa. Su padre, ya en Estados Unidos, había solicitado asilo religioso para ellos.

"Caían bombas cerca de nuestra casa, y personas salieron de sus casas con cuchillos de cocina y escobas para defenderse", dijo, contándome una historia que también relató en su ensayo de solicitud a la universidad.

Advertisement

Llegaron al aeropuerto y después, sanos y salvos a California, a donde muchos senderos conducen, y Mehraeel abrazó completamente su hogar adoptivo.

"Viniendo de un país sin mucha libertad para las mujeres, Estados Unidos fue un paraíso para mí", dijo Mehraeel, quien tomó clases avanzadas de historia y gobierno de Estados Unidos, estudió política, siguió eventos mundiales, se ofreció como voluntaria en una elección e hizo una pasantía en una firma de abogados.

En un ensayo, mencionó su participación en IDEAS.

"Me uní al club para ayudar a los estudiantes indocumentados a encontrar su sueño americano igual que yo", escribió.

Mehraeel, ahora de 17 años, alentó a Katerin, ahora de 18, a unirse al club sin saber que era indocumentada. Ella pensó que disfrutaría la experiencia como inmigrante.

"No fue hasta que empecé a ver a los ex alumnos regresar de prestigiosas universidades o facultades de medicina y decirle a nuestro club que eran indocumentados que me sentí lo suficientemente cómoda como para comenzar a contar mi historia", dijo Katerin.

El verano pasado, Katerin comenzó a escribir su ensayo de solicitud para la universidad con la ayuda del maestro David Cha, de la secundaria Warren.

"No puedo negarles a estos niños estas oportunidades", dijo Cha, quien dijo tener amigos con opiniones diferentes sobre los inmigrantes indocumentados. Dijo que no puede "trazar una línea sobre lo que es equitativo, pero sé que todos los niños tienen una historia y que merecen ser escuchados".

Katerin me dijo que su madre se había ido de El Salvador cuando su hija era pequeña para buscar trabajo y enviar dinero a casa. Así que Katerin fue criada por sus abuelos hasta que su madre ahorró lo suficiente como para enviar por ella y su hermano mayor. En su viaje hacia el norte, los hermanos viajaron con extraños, colocados mejilla a mejilla en camionetas. Dormían en los pisos, ansiaban su próxima comida y caminaban durante días, debilitados por la sed. Después de cruzar el borde de Estados Unidos, se arrastraron para evitar la detección.

"Para este punto", escribió Katerin en su ensayo de la universidad, "mis uñas de los pies eran negras y mis talones se estaban pelando. Pero recordé que era para lograr mi sueño americano".

Desesperada y asustada, ella y su hermano llamaron a la puerta de la casa de un extraño en Texas.

"Una señora caucásica abrió la puerta con sus hijas jóvenes a su lado", escribió Katerin en su ensayo de la universidad. "La señora nos dio comida y le permitió a mi hermano usar su teléfono. Yo, hasta hoy, creo que nos dejó entrar porque vio a una de sus hijas en mí".

En IDEAS, Katerin y Mehraeel continuaron conociéndose. Nunca hubo un día en que Katerin se volviera hacia Mehraeel y le dijera, adivina qué, soy indocumentada. Pero ese hecho se estaba volviendo más obvio en IDEAS, y cuando Katerin decidió postularse para la vicepresidencia del club y luego para presidente, hizo discursos de campaña que revelaron aún más su historia.

Mehraeel nunca había imaginado, dado lo similares que habían sido sus viajes, que disfrutaba de derechos que estaban fuera del alcance de su mejor amiga. Ella conocía a personas a las que se les había concedido asilo y que despreciaban a los inmigrantes sin estatus legal, y ciertamente estaba contenta de que su propia familia hubiera seguido las reglas. Pero al conocer a Katerin y otros estudiantes indocumentados, las líneas entre lo que está bien o mal, legal o ilegal, se han desdibujado.

"Conociendo su historia y lo que ella pasó para llegar hasta aquí, lo que ambas pasamos para llegar a este punto, me hizo darme cuenta de que no somos diferentes", dijo Mehraeel.

Para Katerin, sin embargo, existe un temor persistente de que su sueño pueda ser cortado, dada la incertidumbre de la política de inmigración. Si es así, ella perdería mucho.

Advertisement

Katerin tomó 12 clases obteniendo honores y AP en Warren, con énfasis en biología y química. Tomó una pasantía de verano y aprendió cómo extraer sangre y administrar vacunas y realizar otros procedimientos médicos. En unos pocos meses, ella se dirigirá a Scripps College con una beca, y quiere ser doctora en medicina.

Mehraeel también tomó muchos cursos de AP y se interesó por la política y la ley. Para superar su timidez, habló sobre su experiencia en IDEAS con estudiantes de otras escuelas, y encontró su vocación el verano pasado cuando realizó una pasantía en una firma de abogados. Pronto recibirá una beca en la Universidad de California en Irvine, donde se especializará en política, pero su objetivo a largo plazo es la escuela de leyes.

Ella quiere ser abogada de inmigración.

Katerin aplaude a un compañero de estudios que da un discurso mientras la clase se prepara en el club de IDEAS para ingresar a la universidad. (Allen J. Schaben / Los Angeles Times)
Katerin aplaude a un compañero de estudios que da un discurso mientras la clase se prepara en el club de IDEAS para ingresar a la universidad. (Allen J. Schaben / Los Angeles Times) (Los Angeles Times)

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Advertisement
Advertisement