Advertisement

Una agencia del gobierno impidió el vuelo de un avión para detectar contaminación

Una agencia del gobierno impidió el vuelo de un avión para detectar contaminación
Este tipo de avión DC-8 operado por la NASA se usa para recolectar y analizar muestras atmosféricas en todo el mundo. El avión no se utilizó para analizar los datos de contaminación después del huracán Harvey. (Al Seib / Los Angeles Times) (Los Angeles Times)

En las semanas posteriores al catastrófico huracán Harvey en el área de Houston, que provocó derrames químicos, incendios, tanques de almacenamiento inundados y plantas industriales dañadas -los equipos de rescate y los residentes se quejaron de sentir quemaduras en la garganta, náuseas y mareos.

Mil quinientos kilómetros al oeste en la alta ciudad desértica de Palmdale, los científicos de la NASA se preparaban para volar un DC-8 que está equipado con los muestreadores de aire más sofisticados del mundo para monitorear los niveles de contaminación sobre la zona golpeada por el huracán.

Advertisement

La misión nunca se llegó a hacer. Tanto el estado de Texas como la Agencia de Protección Ambiental (EPA) les dijeron a los científicos que se mantuvieran alejados.

De acuerdo con los correos electrónicos obtenidos por el Times a través de una solicitud de registros públicos y entrevistas con docenas de científicos y funcionarios familiarizados con el incidente, la EPA y los funcionarios estatales argumentaron que los datos de la NASA causarían "confusión" y podrían "superponerse" con su propio análisis –el cual mostraba sólo algunos puntos aislados de preocupación.

Advertisement

"En este momento, no creemos que sus datos sean útiles", escribió Michael Honeycutt, director de toxicología de Texas, a los funcionarios de la NASA, agregando que los helicópteros de bajo vuelo equipados con cámaras infrarrojas, contratados por su agencia, era suficiente.

La EPA aceptó a Honeycutt, un toxicólogo controversial que ha sugerido que la contaminación del aire podría ser beneficiosa para la salud humana.

La respuesta sorprendió a los científicos de la NASA, muchos de los cuales habían realizado misiones similares en el pasado, incluso durante el derrame de petróleo de Deepwater Horizon de 2010 en el Golfo de México.

Un portavoz de la EPA dijo que la decisión de rechazar la misión del huracán Harvey fue tomada por funcionarios del estado de Texas, cuyos propios esfuerzos de monitoreo de la contaminación incluyeron unidades de autobuses móviles y equipos con dispositivos de mano en el suelo.

Advertisement

Pero los científicos de la NASA dicen que, si se hubiera utilizado el DC-8, habría proporcionado un análisis más completo y detallado de la calidad del aire en la región, permitiendo una comprensión más completa de la situación.

"Podría ser posible que no hubiéramos encontrado nada de qué preocuparnos", dijo Tom Ryerson, un investigador de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica que anteriormente había sido parte de la misión de Deepwater Horizon. "Pero al menos estaríamos seguros", dijo, "de eso no hay duda".

Algunos ven la decisión de la EPA como parte de un patrón.

Desde que asumió el cargo, la Administración Trump ha rechazado y suprimido los patrones científicos establecidos, se asoció con otros investigadores y adoptó opiniones respaldadas por el sector privado, incluyendo la designación de un ex cabildo como su nuevo administrador de la EPA.

Cuando azotó el huracán, la agencia estaba dirigida por Scott Pruitt, quien durante su mandato se enfocó en docenas de regulaciones ambientales, incluidas varias enfocadas en la contaminación del aire.

"Esta es una imagen muy clara de la política sobre el conocimiento", dijo Scott Frickel, sociólogo ambiental de la Universidad de Brown, refiriéndose al rechazo del avión de la NASA. "Las autoridades de la Región 6 de la EPA y de Texas no quieren saber, por lo que están ignorando algo realmente importante sobre los desastres a escala urbana".

Nubes de benceno sobre Houston

El 25 de agosto de 2017, Harvey detuvo su marcha en la costa de Texas, desatando una lluvia récord en Houston y Galveston.

Advertisement

El área es uno de los centros industrializados con mayor concentración en el país, hogar de miles de refinerías de petróleo, plantas de fabricación de productos químicos y sitios contaminados. Durante los siguientes ocho días, la tormenta arrojó más de 60 pulgadas de lluvia en algunas áreas de la región, golpeando con ráfagas de viento de más de 150 mph, según el Servicio Geológico de Estados Unidos y la EPA.

El 28 de agosto, el gobernador Greg Abbott suspendió las reglas estatales de emisión, incluidas las que regulan la contaminación del aire, después de que la Comisión de Calidad Ambiental de Texas argumentara que impedirían la respuesta al desastre. Las reglas permanecieron suspendidas por los próximos siete meses.

Cuando la tormenta finalmente se dirigió hacia el norte y al este el 4 de septiembre, el nivel de destrucción ambiental en el terreno y la confusión no tenía precedentes.

Chimeneas, tuberías y generadores habían sido dañados o destruidos. Los tanques de almacenamiento llenos de productos químicos tóxicos fueron impactados y goteaban. Las áreas tóxicas se inundaron, derramando desechos peligrosos en ríos, arroyos y vecindarios cercanos.

Los funcionarios de la EPA y la agencia ambiental del estado, que habían cerrado sus monitores de aire estacionarios para evitar daños por tormentas, mantuvieron que la calidad del aire estaba bien. Además de usar tecnología de tierra, volaron en un avión de propulsor de un sólo motor que tomó fotos y usó tecnología infrarroja para detectar penachos químicos en el área.

A pesar de las afirmaciones de la EPA de que los contaminantes estaban "muy por debajo de los niveles como para preocuparse por la salud", los residentes y los rescatistas se quejaron de los gases. Las nubes de benceno y otras sustancias químicas que causan cáncer flotaban sobre la ciudad, según los análisis realizados por grupos ambientalistas e informes de noticias.

A medida que se difundieron esos datos, los investigadores del programa de la Misión de Tomografía Atmosférica de la NASA pensaron que podían ayudar.

Desde 2016, el laboratorio de química ha volado más de 197.000 millas alrededor del mundo, tomando muestras de cientos de gases o partículas en el aire.

El equipo estaba a punto de embarcarse en su cuarta y última misión alrededor del mundo y había planeado un vuelo de prueba de seis horas para el 14 de septiembre que los llevaría al este a Lamont, Oklahoma, donde realizarían las mediciones, antes de dirigirse de vuelta a Palmdale.

El laboratorio dentro del DC-8, cuando funciona a toda capacidad, alberga aproximadamente tres docenas de científicos e ingenieros y un equipo de tripulación de ocho personas. Tubos, válvulas y frascos en la boquilla exterior de la aeronave absorben muestras de aire mientras el jet avanza hacia arriba y hacia abajo entre su altitud más baja de 500 pies y su máxima de 40.000 pies.

"Cuando está completamente equipado ... se eriza como si fuera un puercoespín con sondas, tubos y equipos láser que sobresalen del casco y las ventanas y cuelgan de las alas, todos ellos enchufados a instrumentos a bordo", dijo Chris Jennison, gerente de la misión DC-8. , durante un reciente recorrido por el avión.

Es el laboratorio que mide la calidad del aire más preciso y completo del planeta, según científicos familiarizados con el equipo. Mientras el avión de una sola planta de la EPA puede reunir ciertos elementos químicos de aproximadamente dos docenas de compuestos contaminantes del aire, el avión de la NASA puede analizar más de 450.

Advertisement

Mientras el equipo observaba el desarrollo del desastre, Paul Newman, científico en jefe de la División de Ciencias de la Tierra de la NASA, sugirió que desviaran su vuelo de prueba y volaran sobre Houston. El momento era perfecto. El DC-8 estaba completamente equipado y listo para funcionar.

"Acordamos que esta sería una buena oportunidad para apoyar el esfuerzo de reconstrucción después del huracán Harvey", escribió Lawrence Friedl, director de Ciencias Aplicadas de la NASA en un correo electrónico del 8 de septiembre de 2017 al entonces administrador en funciones de la agencia, Robert Lightfoot, y otros. De hecho, la oficina de prensa de la NASA estaba difundiendo la coordinación con la operación de respuesta de emergencia del huracán.

Pero durante los próximos días, quedó claro que ni la EPA ni el estado de Texas vieron esta propuesta en particular bajo la misma perspectiva.

Los correos electrónicos detallan cómo los funcionarios de la EPA se preocuparon por la "duplicación de funciones"

El 9 de septiembre, David Gray, el administrador regional adjunto de la EPA en Texas y líder de la respuesta de emergencia de la agencia, escribió a los funcionarios de la NASA y de Texas que estaba "inseguro" de que el avión "recabara información adicional que se superponga a nuestros esfuerzos existentes" y que necesitaba saber más sobre la misión. Señaló que los medios de comunicación y las organizaciones no gubernamentales estaban divulgando datos que estaban "en conflicto" con los del estado y la EPA.

Los científicos de la NASA intentaron tranquilizar a Gray y Honeycutt de que no harían nada para obstaculizar los esfuerzos de recopilación de datos. Dijeron que no se centrarían en las emisiones de las instalaciones en particular, sino que evaluarían si se habían producido grandes cambios en la calidad del aire después del desastre. También prometieron no entregar sus datos a los medios de comunicación, aunque subrayaron que eventualmente se haría público.

Además, señalaron otras misiones interinstitucionales similares que habían tenido éxito en el pasado. En 2010, un avión de NOAA con una carga similar ayudó a la EPA a evaluar la calidad del aire en el derrame de Deepwater Horizon. Los datos mostraron que el aire en el Golfo se podía respirar, calmando las preocupaciones de los operadores de rescate y los servicios de emergencia.

Jane Lubchenco, la ex administradora de NOAA que supervisó la misión de Deepwater Horizon, dijo que la cooperación y el tono del diálogo "se estableció en el nivel más alto: el presidente dejó en claro que quería trabajar en equipo".

"No hay razón por la que eso no pueda suceder la mayor parte del tiempo", dijo.

Pero las garantías de los científicos de la NASA no funcionaron.

El que tomó la decisión clave fue Honeycutt, conocido por sus puntos de vista amigables con la industria energética sobre sustancias químicas tóxicas y contaminantes. Seis semanas más tarde, la EPA, bajo mandato de Trump, nombraría a Honeycutt presidente de la Junta Asesora Científica de la agencia, un panel independiente de científicos a cargo de brindar asesoramiento al administrador de esa institución.

El 11 de septiembre, Honeycutt escribió en un correo electrónico a la NASA y funcionarios de la EPA que los datos del estado no mostraban signos de preocupación y "no creemos que sus datos sean útiles para la identificación de la fuente mientras la industria continúa reiniciando sus operaciones".

Gray estuvo de acuerdo con Honeycutt: "La EPA está de acuerdo con su evaluación y no planeamos pedirle a la NASA que lleve a cabo esta misión".

El equipo de la NASA estaba estupefacto.

"La NASA NO necesita la aprobación de la EPA", escribió Newman al coordinador del proyecto del equipo, Barry Lefer. "Ciertamente deberíamos notificarles y coordinarnos, pero no necesitamos su aprobación".

Sus superiores no estuvieron de acuerdo, y esa noche Michael Freilich, el director de la división de Ciencias de la Tierra de la NASA, canceló el vuelo. Freilich se jubiló el 28 de febrero.

La agencia había "recibido correos electrónicos tanto de TCEQ como de la EPA que indicaban claramente que no querían que la NASA usara el DC-8 para la adquisición de datos", escribieron. "Lo siento".

En entrevistas recientes, funcionarios de la EPA y de Texas mantuvieron que el vuelo de la NASA no habría proporcionado información útil.

"La NASA está equipada para recopilar datos de química atmosférica, no datos a nivel del suelo, razón por la cual rechazamos su oferta", escribió Honeycutt en un correo electrónico.

"No le dije a la NASA que no podían volar su DC-8", dijo. "No tengo ese tipo de autoridad; Sólo soy un empleado del estado ", dijo Honeycutt.

John Konkus, un portavoz de la EPA, dijo que la agencia tampoco negó la oferta.

"La EPA facilita la toma de decisiones, que en este caso recaía sobre el estado", dijo. La EPA, agregó, estaba "satisfecha con la tecnología de monitoreo de aire que conducía la EPA y [que el estado] solicitó que desplegaramos".

Una investigación de Associated Press y el Houston Chronicle mostró que había una gran cantidad de contaminación y daños ambientales en la región que no fueron denunciados. El equipo identificó más de 100 liberaciones tóxicas relacionadas con el huracán Harvey, la mayoría de las cuales nunca se publicaron o subestimaron ampliamente, incluida una nube de ácido clorhídrico que se filtró de una tubería dañada y un derrame de gasolina de una terminal petrolera que formó "una nube de vapor".

Incluso si el vuelo DC-8 no hubiera detectado esa contaminación, es inquietante que a la NASA se le haya impedido siquiera investigar, dijo Newman.

"La ciencia trata de números", dijo. "Y si no estás dispuesto a observar, no la estás practicando".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Advertisement
Advertisement