Share
EEUU

Consumidores ya sufren el alza de precios tras la últimas tasas impuestas por Trump

Alza

Los precios al consumidor de equipajes y los principales electrodomésticos ya se incrementaron como resultado del anterior aumento de tasas. (John Spink / Atlanta Journal-Constitution)

El presidente Trump ha proclamado repetidamente que, cuando se trata de aranceles sobre productos chinos, es esa nación la que debe afrontar las consecuencias.

Pero son los consumidores estadounidenses los que realmente las afrontan, si las empresas y los fabricantes de exportación e importación deciden cambiar el costo. Y tanto los grupos comerciales como los estudios económicos muestran que ya están pagando precios más altos sobre una variedad de artículos -por ejemplo, equipajes y electrodomésticos importantes, como lavadoras- que estuvieron sujetos a los gravámenes previos en este ‘ojo por ojo y diente por diente’ comercial con China, o a aranceles de represalia de otros países extranjeros.

Con el aumento -anunciado el pasado viernes- de impuestos de la administración Trump del 10% al 25% sobre productos chinos valuados en $200 mil millones de dólares, los precios también podrían escalar en otros artículos. China tomó represalias el pasado lunes, con tasas que oscilan entre el 5% y el 25% sobre bienes estadounidenses cercanos a los $60 mil millones.

Las tarifas hasta ahora parecen haber tenido un impacto modesto en la inflación general. El índice de precios al consumidor de EE.UU para los 12 meses que finalizaron en abril, excluyendo los volátiles sectores de alimentos y energía, aumentó 2.1%, según la Oficina de Estadísticas Laborales. El cambio fue mínimo con respecto a los cuatro meses anteriores, cuando el índice de precios al consumidor (IPC) mostró aumentos de 12 meses desde el 2.0% hasta el 2.2%.

Anuncio

Sin embargo, los analistas de Goldman Sachs precisaron en un informe que, cuando agruparon nueve de las categorías de productos del IPC afectadas por las tasas hasta el momento -incluidos electrodomésticos y lavadoras, muebles y autopartes- ello mostró que los precios para los clientes aumentaron “mucho más” que otros importes de los bienes básicos del índice.

Cuando los aranceles adicionales que los consumidores pagaron en la última parte del año pasado se analizan, el costo por hogar es de alrededor de $419, precisó David Weinstein, profesor de economía en la Universidad de Columbia, que fue coautor de un trabajo publicado por el Centro de Investigación de Política Económica de Londres sobre el efecto de la política comercial de la administración Trump en los precios de Estados Unidos durante 2018.

Si las tasas adicionales anunciadas por la administración la semana pasada se implementan y tienen vigencia durante un año, es probable que el costo anualizado para el consumidor se duplique, advirtió Weinstein. “Cuando los aranceles se vuelven realmente altos, los exportadores dejan de suministrar productos y el impuesto deja de generar ganancias”, dijo.

Estos son algunos de los artículos cuyos precios ya han aumentado o se espera que aumenten:

Anuncio

Alojamiento

Las tasas hasta la fecha también afectaron la industria de la construcción de residencias, y agregaron $1.000 millones a los costos de la edificación de hogares en EE.UU, según la Asociación Nacional de Constructores de Viviendas. Eso podría saltar a $2.500 millones de dólares con el último aumento de los impuestos por parte de la administración Trump, advirtió el grupo comercial.

Los materiales afectados por los aranceles sobre las importaciones chinas hasta ahora incluyen granito, cemento, revestimientos de vinilo para pisos, tableros de obleas (waferboard), baldosas de cerámica y acero inoxidable, listó el grupo de constructores.

No queda claro cuánto del total de esos costos agregados los constructores realmente transfirieron a los compradores de nuevas viviendas en los diversos mercados. Dichos precios están muy influenciados por la oferta y la demanda de hogares en un lugar determinado, junto con las tasas de interés hipotecarias.

Robert Dietz, economista jefe del grupo, pronosticó en un correo electrónico que el incremento de los costos a los materiales “correrá a cargo de los compradores, inquilinos y propietarios que remodelen”, en forma de precios más altos.

Equipaje

Alrededor del 82% del equipaje vendido en EE.UU se importa de China. Estos bienes ya habían sido afectados por la tarifa inicial del 10%, en septiembre pasado, según la Asociación de Bienes de Viaje, un grupo comercial cuyos miembros incluyen compañías que fabrican equipaje.

Después de que se anunciara la tasa inicial, “muchos minoristas se apresuraron a hacer pedidos antes de las vacaciones, y en su mayor parte pudieron mantener los precios durante la temporada”, afirmó Nate Herman, director de relaciones gubernamentales para el grupo comercial.

Anuncio

Pero desde el inicio de este año, los precios minoristas de los equipajes subieron entre un 5% y un 10%, advirtió. Y es probable que se incrementen entre un 10% y un 15% adicional si el nuevo arancel del 25% sobre las importaciones chinas sigue en vigor, expuso.

Lo mismo ocurre con las mochilas, que ya aumentaron aproximadamente un 5% a nivel minorista este año y podrían subir de un 10% a un 15% adicional, destacó Herman.

Mientras que los principales comerciantes, como Walmart, representan aproximadamente la mitad de las ventas de equipaje en Estados Unidos, la otra mitad se vende en cadenas más pequeñas y minoristas especializados, que “no tienen la capacidad de absorber los costos adicionales” de las tasas y mantener los precios constantes, afirmó el representante de la agrupación.

Walmart Inc., el minorista más grande del país, se negó a comentar si aumentó los precios de cualquier producto importado de China. Target Corp. y Best Buy no respondieron al pedido de comentarios para este artículo.

Electrodomésticos principales

Después de que la administración Trump anunció, en enero pasado, aranceles sobre las grandes lavadoras importadas, el IPC de los principales electrodomésticos aumentó aproximadamente un 10%, según el trabajo del Centro de Investigación de Políticas Económicas.

Ese cambio se produjo a pesar de que el índice de precios de los electrodomésticos venía disminuyendo constantemente desde 2013, según el documento. Después del anuncio del impuesto, el índice comenzó a subir rápidamente.

El precio medio de una lavadora antes del anuncio era de $749, según un documento publicado en abril pasado y coescrito por especialistas de la Junta Federal de Investigación, la Universidad de Chicago y la Oficina Nacional de Investigación Económica. Los impuestos aduaneros agregaron $86 a esa cifra, según el escrito.

Anuncio

Los gravámenes sobre las lavadoras -establecidos por tres años y solicitados por el fabricante de electrodomésticos Whirlpool Corp. en Benton Harbor, Michigan- apuntan contra los fabricantes coreanos Samsung y LG, que aumentaron sus cuotas de mercado en Estados Unidos en los últimos años.

Otras industrias

La decisión del gobierno de Trump de aumentar los aranceles del 10% al 25% en productos chinos valuados en $200 mil millones podría elevar los precios al consumidor también en otros sectores, incluidos juguetes, computadoras, electrónica y muebles, consideraron analistas y grupos comerciales de la industria.

Los artículos, repuestos o materiales chinos representan aproximadamente el 33% del sector de computadoras y electrónica, y entre el 28% y el 30% de los equipos eléctricos, indicó John Mothersole, director del servicio de precios y compras de la firma de investigación de mercado IHS Markit. “Hablamos de un impuesto significativo... en una porción importante del mercado de Estados Unidos”, dijo. “La suposición es que comenzaremos a ver los dolorosos cambios… en estas áreas primero”.

La Asociación de Juguetes afirmó estar “muy preocupada” por la discusión del pasado viernes, de que Estados Unidos podrían imponer aranceles sobre el resto de los productos chinos que ingresan al mercado, con un valor aproximado de $300 mil millones. Aunque los juguetes tradicionales no están aún sujetos a las tasas actuales, eso podría cambiar si estas amenazas se convierten en una política, expuso Rebecca Mond, vicepresidenta de asuntos del gobierno federal para el grupo comercial. “Ahí es cuando veríamos que los precios afectarían al consumidor de juguetes, y eso podría suceder tan rápido como la próxima temporada festiva”, expresó.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio