Advertisement

¿Podrían haber muerto casi 1,000 personas? Hay un número asombroso de desaparecidos en Paradise

¿Podrían haber muerto casi 1,000 personas? Hay un número asombroso de desaparecidos en Paradise
Familiares y amigos de las víctimas se saludan unos a otros durante una vigilia el domingo en la Primera Iglesia Cristiana de Chico, California, por las víctimas que murieron en el incendio de Camp Fire. (Marcus Yam / Los Angeles Times) (Los Angeles Times)

Eran tan jóvenes como de 8 años. Tan mayores como 101 años. El domingo 18 de noviembre la lista se extendía a lo largo de 26 páginas, ofreciendo asombrosamente 1,202 nombres.

La mayoría están vinculados a ciudades donde podrían haber vivido. Parecían incluir familias enteras. Siete personas de Paradise con el mismo apellido, la de mayor edad con 72 años. Una pareja en sus 80 años, otra de 60 y posiblemente su madre.

Advertisement

La lista es la culminación de todas las personas que fueron reportadas como desaparecidas, y aún permanecen con ese estatus, desde que el devastador incendio de Camp estalló en el Condado de Butte en las primeras horas del 8 de noviembre, consumiendo vecindarios completos en solo unas horas. Ese número se redujo el domingo por primera vez en días, de 1,202 a 993.

Pero plantea una pregunta sorprendente: ¿es posible que tantas personas hayan muerto realmente en el incendio?

Advertisement

Las autoridades dicen que probablemente no.

Los datos están lejos de ser perfectos. Algunas nombres pueden repetirse en la lista dos o más veces. Otros pueden estar a salvo en algún lugar, sin darse cuenta de que alguien los está buscando.

"Esta es una lista dinámica", dijo Kory Honea, el Sheriff del condado de Butte a los reporteros. "Irá hacia arriba y hacia abajo, todos los días".

El número de muertos por el incendio en Camp, que ha arrasado 150,000 acres, ha aumentado a 77, según el Departamento de Bosques y Protección contra Incendios de California. El incendio está contenido en un 65 por ciento.

Advertisement

Lo que empeoraba la situación era que día tras día, antes del domingo, el número aumentaba. Y las autoridades no han ofrecido una indicación clara de qué tan exactas son las cifras y qué podrían significar para el conteo final de muertos. Aileen y Berry Moeller estaban en la lista. También Aileen y Berry Moller. Darel y Joan Brunn, junto con Daryle y Joan Burn.

La lista estaba creciendo a un ritmo alarmante en los últimos días, mucho más rápido de lo que los investigadores podían checar los nombres. El miércoles 14 de noviembre, 130 nombres estaban en la lista, mientras que más de 200 habían sido localizados.

Para el viernes, los investigadores habían podido ubicar a 329 personas, pero la lista había aumentado a 1,011 nombres.

Momentos antes de una conferencia de prensa el sábado 17, una mujer se presentó en el Silver Dollar Fairground y le dijo a los oficiales del Sheriff que ella y su esposo estaban en la lista, pero que ambos estaban a salvo. Su nombre, dijo ella, estaba en la lista dos veces.

Para entonces, las autoridades habían tachado a 714 personas, pero más de 1,200 aún estaban desaparecidas.

La alcaldesa de Paradise, Jody Jones, dijo que no había tenido la oportunidad de revisar la lista, pero que al menos una de las personas que aparecía como perdida estaba viva. Ella dijo que no especularía sobre qué tan alto cree que podría aumentar la cifra de muertos.

Pero la fluctuación ha provocado ansiedad y confusión para quienes buscan a sus seres queridos.

"Cuando uno lo no sabe, el dolor se suspende", dijo Mary Kearns, capellán de la Primera Iglesia Cristiana de Chico, donde se realizó una vigilia el domingo por la noche.

Advertisement

"La gente me ha dicho que es como pisar el agua y no se puede llegar a un lado de la piscina o al otro".

En un momento dado, más de la mitad de los 430 nombres con edades enumeradas tenían entre 70 y 80 años. Algunas edades no eran precisas. Virginia Church: ¿90?; Linda Dickinson: ¿58?; Nick Clark: ¿70+?; Mary Frost: entre 67 y 75.

Maurine Johnson dijo que no puede analizar la lista. Ella ya conoce a una pareja que murió, Paula y Randall Dodge, y otras dos parejas que están desaparecidas.

"Nadie sabe dónde están", dijo en la vigilia Johnson, una antigua residente de Paradise que cumplirá 80 años en una semana. "No he mirado la lista de personas desaparecidas. Me temo que conoceré a más gente".

Solo una de las dos parejas que identificó con el Times, Barbara y Bill Schacht, están en la lista. Ella dijo que saber que sus amigos están muertos es tan horrible como no saber si sobrevivieron.

"Estoy harta de lugares comunes, de personas que dicen: 'Algo bueno saldrá de esto' o 'Dios tiene un plan'", dijo. "Dios. Grítalo si tienes un plan. No lo veo".

Las autoridades están recolectando nombres de tres maneras: a través de llamadas a las líneas directas de personas desaparecidas, correos electrónicos a la Oficina del Sheriff del Condado de Butte y revisando a través de los informes generados en el pico de la caótica evacuación.

A medida que el fuego arrasaba Paradise y las comunidades vecinas, los despachadores respondían a decenas de llamadas y rápidamente conectaban los nombres a su sistema.

Así que los datos están sin procesar, y eso deja a los investigadores con la ardua tarea de revisarlos, descubrir qué nombres son duplicados, cuáles están mal escritos o listados de forma errónea.

El aumento diario se debió a su "mayor capacidad para atender llamadas, recopilar información de los correos electrónicos y volver a revisar las llamadas iniciales que buscaban un servicio para extraer los datos", dijo Megan McMann, portavoz de la Oficina del Sheriff.

"Estamos progresando en la depuración de eso", dijo.
Judy Peterson llamó a la oficina del alguacil el domingo con información sobre su suegra de 83 años, Betty, quien era la número 5 en la lista hasta el sábado por la noche.

Las dos no han hablado durante 18 años, pero la joven Peterson escuchó que su suegra estaba a salvo.

"Alguien la vio ayer en el Casino Feather Falls", dijo Peterson, de 64 años, de Sacramento. "Ya les dije hace un rato que alguien la vio".
Judy Peterson no había estado terriblemente preocupada.

"Sabía que ella se iría. Cuando te piden que desalojes, sales, te vas", dijo. "Es bueno saber que después de todo no estaba desaparecida. No nos llevamos bien, pero aún así, es bueno que la hayan encontrado".

Carmen Titus y su esposo, Tim, también de alguna manera terminaron en la lista. Viven en Portland, Oregon, pero son dueños de una casa en Paradise. Se da cuenta de que alguien encontró sus nombres mientras revisaba los títulos de las casas que fueron destruidas.

"Obviamente no estoy perdida", dijo, con una risa. "No sabemos cómo nuestro nombre figura en esa lista. Pero estamos bien".

Ella dijo que su amiga contactó a la oficina del sheriff para informar a los investigadores.

Algunas personas tomaron la búsqueda en sus propias manos. Durante casi una semana, Laura Cartwright y su hermano buscaron a su tío de 71 años de Helltown, una pequeña comunidad al norte de Paradise.

Intentaron llamarlo por teléfono cuando se desató el incendio de Camp, pero no pudieron comunicarse. Incluso en días normales, el servicio de telefonía celular es irregular.

Revisaron la lista en línea del refugio de la Cruz Roja Americana para ver si su tío se había reportado. No lo había hecho.

Advertisement

Al tercer día, estaban preocupados. Para el quinto día, ya no podían sentarse en casa y conducían desde Concord hasta la zona del desastre. Terminaron vagando por una tienda de campaña en un estacionamiento de Walmart, preguntando si alguien había visto a su tío.

Un voluntario con familia en Helltown los escuchó y llamó a su primo: ¿Estaba Brian Moriarty allí?

"¿Está ahí?", preguntó el voluntario.

Cartwright colocó su mano derecha sobre su corazón.

"¿Está ahí?", dijo ella, llorando.

"Sí. Lo encontramos", dijo el voluntario.

Los hermanos se abrazaron.

"No puedes imaginar los pensamientos que tenía", dijo Cartwright. "Estábamos seguros de que había muerto".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement